archivo del Enero, 2008

edición 2.0. los futuros del libro [ 2 ] / digitalización de contenidos y librerías en línea: reinventarse o morir

Leyendo Edición 2.0. Los futuros del libro me doy cuenta de que uno de los temas que Joaquín Rodríguez ha abordado recurrentemente en su blog es el impacto que tienen la aparición y la consolidación de las grandes librerías en línea sobre el futuro de las librerías independientes. Al contrario de quienes asumen una posición apocalíptica frente a las implicaciones que tiene el desarrollo de las nuevas tecnologías en la cadena de producción y distribución del libro, Rodríguez plantea dos puntos de manera insistente: primero, que la digitalización y la expansión del canal de venta en línea no son el origen de los problemas de los pequeños editores y libreros; y, segundo, que quien quiera sobrevivir en el panorama que se está configurando actualmente debe replantear su modelo de negocio —es decir, reinventarse—.

Dice Rodríguez en su entrada “El (decepcionante) debate sobre el futuro del libro (I)” que ‘los canales tradicionales tendrán que cambiar, eso es cierto, pero no sólo por el empuje de Google, sino porque su modelo de negocio es obsoleto —una masa inasumible de novedades, clientes escasos, etc.—‘.


En su entrada “Los libreros en la tormenta o por qué se equivocan de enemigo” Rodríguez dice lo siguiente:


‘El pequeño librero independiente se enfrenta a multitud de problemas y su figura y su misión no serán nunca lo suficientemente reconocidas, pero se equivocan de enemigos y yerran en sus denuncias e imputaciones. La superproducción editorial, los márgenes de descuento, el trato desigual que les dispensan las grandes editoriales, el incremento del precio de los alquileres en los centros urbanos, la falta de lectores, la tecnificación cada vez más necesaria para gestionar el negocio son aspectos que deberán resolverse al margen de un fenómeno positivo e imparable, el de la digitalización y difusión públicas de los contenidos’.


Edición 2.0. Los futuros del libro, pág. 73

Melusina

Barcelona, 2007

Miércoles, Enero 30, 2008 categorizado bajo edición, edición 2.0, edición digital, editores, editores independientes

edición 2.0. los futuros del libro [ 1 ] / el soporte y los contenidos

Edición 2.0. Los futuros del libro recopila en soporte papel algunas de las entradas del blog Los futuros del libro, de Joaquín Rodríguez. Es curioso trasladar un blog al papel sobre todo cuando su propósito consiste en dar pistas con respecto a la evolución de la actividad editorial y del soporte libro tal y como lo conocemos, ¿no?

Algunos dirán incluso que es un contrasentido porque leyendo Edición 2.0. Los futuros del libro queda claro que en el libro en papel se pierde esa ventaja fundamental del texto en soporte digital que menciona el mismo Rodríguez: la generación de ‘una experiencia lectora más rica, al integrar sonidos, imágenes y enlaces hipertextuales que rompen con la experiencia de la racionalización y lectura lineales; nos proporciona mecanismos de búsqueda, de marcado, de vuelta atrás, de forma que la localización de los nombres, términos o conceptos es mucho más sencilla’.

Personalmente considero acertadísima la decisión de Joaquín Rodríguez y del editor José Pons Bertran de Melusina de hacer un compendio del blog Los futuros del libro en el que las entradas son agrupadas temáticamente para ofrecerle al lector un hilo conductor coherente a la hora de leer las reflexiones y las discusiones que plantea el autor.


Reproduzco el siguiente fragmento de la entrada “El (insuficiente) debate sobre el futuro del libro (II)”, que entiendo como la declaración de principios de la iniciativa emprendida por Joaquín Rodríguez en su blog:

‘Existen libros, incluso, tipos de libros en papel, al menos, que nos han dejado de interesar en cuanto talesenciclopedias, diccionarios, obras de referencia y consulta, guías de viaje, incluso libros de texto y, sobre todo, literatura profesional—, porque, en primer lugar, puede que no nos interese monolíticamente todo el contenido que nos ofrecen —queremos consultar sólo una parte, una porción, un fragmento— y, en segundo lugar, porque nos importe más la riqueza de las relaciones que pueda proporcionarnos mediante el hipertexto o porque valoremos más el tipo de contenidos añadidos que nos puedan suministrarimagen en movimiento, audio, grafismos, etc.—. Es muy posible, en consecuencia, que tuviéramos que plantear el debate no como el de una unidad inseparable —el futuro del libro, a secas— sino como el de destinos y futuros paralelos en función del tipo de contenidos que se comuniquen, las ventajas que se obtengan transmitiéndolos de una u otra forma y el tipo de público al que vayan dirigidos. En suma, para avanzar en este debate deberíamos comenzar a hablar, comenzar a pensar, en términos de “los futuros del libro”’.


Edición 2.0. Los futuros del libro, pp. 128 – 129

Melusina

Barcelona, 2007


Siendo coherente con las reflexiones que plantea en torno al tema de los derechos de autor, Joaquín Rodríguez ha colgado en la página Web de la editorial Melusina una versión beta de Edición 2.0. Los futuros del libro bajo licencia Creative Commons que proclama lo siguiente:

Usted es libre de:


• copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra

• hacer obras derivadas


Bajo las condiciones siguientes:

• Reconocimiento. Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciador (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o apoyan el uso que hace de su obra).

• No comercial. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.

• Compartir bajo la misma licencia. Si altera o transforma esta obra, o genera una obra derivada, sólo puede distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a ésta.

• Al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra.

• Alguna de estas condiciones puede no aplicarse si se obtiene el permiso del titular de los derechos de autor.

• Nada en esta licencia menoscaba o restringe los derechos morales del autor’.


Muchas gracias a Joaquín Rodríguez y a José Pons Bertran por este libro y a Arantxa Martínez por hacer todo lo posible para que llegara a mis manos.


Nota: las negrillas son mías.

preguntas a propósito del artículo “lost in translation no more”, publicado en the economist

“Lost in translation no more”, el artículo de The Economist del que hablé el martes pasado, me suscita algunas preguntas que hoy quisiera plantear pero que de momento no estoy en capacidad de responder por falta de información. Supongo que estas preguntas y la imposibilidad momentánea de responderlas surgen del hecho de que The Economist no presente ni mencione ni las cifras ni las fuentes en las cuales se basa la descripción que hace el artículo.

Seguramente encontremos algunas respuestas —no sé si muy confiables— haciendo una revisión de las publicaciones que producen en cada país fuentes como los centros de estadística, los gremios de editores, las cámaras del libro y el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).


Dice el artículo:


‘Since many of the world’s 400m Spanish-speakers live in developing countries, it has great potential: literacy rates are high and incomes are rising’.


Preguntas: ¿Es cierto que los índices de alfabetización en América Latina son altos? ¿En qué países y en qué sectores de la población concretamente están aumentando los ingresos?


Dice el artículo:


‘And although the number of titles published in Spain has declined slightly for the past few years, it is growing strongly in Latin America. Five Latin American countries now have higher rates of book readership than Spain’.


Preguntas: ¿Qué significa la existencia de esa leve caída durante los últimos años del número de títulos publicados en España? ¿Cómo han contribuido a ella tanto las editoriales independientes como los grandes grupos? ¿Cuáles son sus causas y sus consecuencias? ¿Cuáles son los cinco países latinoamericanos que tienen tasas de lectura de libros más altas que España?


Dice el artículo:


‘In the past five years big international publishers such as Planeta, Santillana and Random House Mondadori have bought local imprints throughout the Spanish-speaking world’.


Pregunta: ¿Qué repercusiones tienen estas compras de sellos locales por parte de los grandes grupos en términos del cambio del tamaño del mercado, de las posibilidades de supervivencia de un sector editorial independiente y de la diversidad de la oferta?


Nota: las negrillas son mías.

Lunes, Enero 28, 2008 categorizado bajo donde pongo el ojo, mis libros favoritos, mis recomendados

donde pongo el ojo… [ 19 ]

Lecturas en curso

Edición 2.0. Los futuros del libro, de Joaquín Rodríguez

Melusina

Barcelona, 2007

Mi recomendado de la semana

Un relato policíaco, de Imre Kertész

Acantilado

Barcelona, 2007

Mis libros favoritos

El ruido y la furia, de William Faulkner

Alianza editorial

Madrid, 2004

Me llama la atención

Los culpables, de Juan Villoro

Anagrama

Barcelona, 2008

Viernes, Enero 25, 2008 categorizado bajo concentración, edición, editores, editores independientes, redes sociales

dinámica de trabajo cooperativo en red entre pequeños editores

Antes de que empezara la segunda mesa redonda del ciclo “Gutemberg tras la red”, Enrique Redel —el editor de Impedimenta— me contó que de manera informal él y algunos editores amigos se mantienen al tanto con respecto a los autores que van a publicar y que cuando alguno de ellos se encuentra con un texto, un autor o una información que pueda interesarle a algún otro se lo comunica inmediatamente. Según entendí, a este grupo pertenecen los editores de Libros del Asteroide, Periférica, Bartleby, Sexto Piso, Gadir, Nórdica, Impedimenta y algunos otros.


Lo que están haciendo estos editores no es más que poner en funcionamiento una dinámica de trabajo cooperativo en red basada en el intercambio de información que comparten porque cada quien tiene muy clara su línea y la de los demás en la medida en que cada uno de ellos ha identificado el segmento del mercado en el que quiere posicionarse. La cooperación entre editores que compiten entre sí por el tiempo, la atención y el dinero de los lectores es posible porque cada editor parece haber definido muy bien los intereses específicos del tipo de lector al que quiere llegar.


Está claro que en ocasiones los registros que manejan algunas de estas editoriales coinciden debido a la existencia de intereses afines y que la evolución de la línea editorial de cada una de ellas puede llevar a la aparición de nuevas coincidencias. Sin embargo, la competencia entre amigos dentro de un mismo segmento de mercado no necesariamente es un problema porque con el tiempo cada editorial ha ido y seguirá encontrando su lugar a través de la manera como se define y se posiciona de cara no sólo a los lectores sino también a los demás actores del sector.


Me parece que este tipo de iniciativas que buscan sumar esfuerzos constituyen una excelente estrategia de los editores pequeños para garantizar su supervivencia contrarrestando lo que podríamos llamar “el efecto aplanadora” que produce la concentración de la propiedad de la industria editorial en unos pocos grandes grupos.