archivo del Febrero, 2008

Miércoles, Febrero 27, 2008 categorizado bajo edición, editores, editores independientes, industria editorial, traducción

¡y el traductor es …!

A muchos el detalle puede parecerles irrelevante pero para mí es de lo más significativo: la aparición del nombre del traductor en la cubierta de un libro.

Esta práctica es bastante frecuente en los sellos que se dedican a editar obras críticas y en las editoriales universitarias porque en el ámbito académico la acogida de un trabajo depende en gran parte del reconocimiento del traductor y del investigador encargado de la edición, cuyo prestigio es una fuente de legitimidad.


En la edición meramente literaria, en cambio, el papel del traductor —como el de muchos otros—no suele gozar de mayor reconocimiento y visibilidad a pesar de la importancia que tiene. Es justamente por eso que me gusta y me entusiasma tanto ver el nombre del traductor en las portadas de Acantilado y de la colección PoliRitmos de Global Rhythm Press.


Los comentarios de algunos amigos traductores me hacen pensar que para ellos y para muchos colegas suyos este gesto es una forma de hacerle justicia a su trabajo.

_______________

En las imágenes:


No matarían ni una mosca, de Slavenka Drakulić (traducción de Isabel Núñez). Global Rhythm Press.

Orwell periodista, de George Orwell (traducción de Miguel Aguilar). Global Rhythm Press.

Dossier K., de Imre Kertész (traducción de Adan Kovacsics). Acantilado.

A lo largo del camino, de Julien Gracq (traducción de Cecilia Yepes). Acantilado.

Martes, Febrero 26, 2008 categorizado bajo 1

sin señal

Por motivos de fuerza mayor, hoy [ el ojo fisgón ] no emitirá señal. Vuelvo mañana.

Lunes, Febrero 25, 2008 categorizado bajo donde pongo el ojo, mis libros favoritos, mis recomendados

donde pongo el ojo… [ 23 ]

Lecturas en curso

Libros o Velocidad “Reflexiones Sobre el Oficio Editorial”, de Jordi Nadal y Francisco García

Fondo de Cultura Económica

México D.F., 2005

Mi recomendado de la semana

Revista Hermano Cerdo, número 19 (de varios autores)

Mis libros favoritos

Todos estábamos a la espera, de Álvaro Cepeda Samudio

El Áncora editores

Bogotá, 1993

Me llama la atención

Bouvard y Pécuchet, de Gustave Flaubert.

Tusquets

Barcelona, 1999

Viernes, Febrero 22, 2008 categorizado bajo autoedición, edición, industria editorial

dos artículos sobre la autopublicación

La autopublicación es un tema que nunca me había interesado mucho pero que a raíz de dos artículos que me encontré esta semana empieza a suscitarme algunas preguntas a las que me referiré en los próximos días. Los artículos en cuestión son los siguientes:

“borders self-publishing and the idea of vanity”, en el blog if:book

“self-publish boom challenging old order”, en The Guardian


Sobre la idea de vanidad, la entrada de if:book dice los siguiente:


‘In the realm of print, there is (or traditionally has been) something vain, pretentious, even delusional, in the laying out of cash to simulate a kind of publication that is normally granted, by the forces of economics and cultural arbitration, to a talented or lucky few. Of course, so-called vanity publishing can also come from a pure impulse to get something out into the world that no one is willing to pay for, but generally speaking, it is something we’ve looked down on. Blogs, MySpace, personal web pages and the like arise out of a different set of socio-economic conditions. The barriers to publication are incredibly low (digital divide notwithstanding), and so authorship online is perceived differently than in print, even if it still arises out of the same basic need to communicate. It feels more like simply taking part in a conversation, participating in a commons. One is not immediately suspicious of the author’s credibility in quite the same way as when the self-financed publication is in print’.


Acerca de iniciativas de autopublicación como la de Lulu y Borders, la de Booksurge —comprada hace poco por Amazon—, la de iUniverse, la de Blurb o la de ColdTreePress, el artículo de The Guardian se refiere a los esfuerzos que están haciendo estas empresas para que incluso quienes menos saben de informática puedan gestionar fácilmente desde su ordenador personal la publicación de sus libros y, de esta manera, ampliar su mercado al máximo. Dice el artículo:


‘While self-publish companies stress the ease-of-use of their tools there is no doubt that authors – particularly those older and less computer-savvy – may be intimidated by going it totally alone. This has led to a subset of the self-publishing trend … the rise in “assisted self-publishing” or “subsidy publishing” from companies such as Ecademy Press and AuthorHouse.


According to self-publish consultant, Mindy Gibbins-Klein, who operates The Book Midwife in St. Albans, Herts, that option could also be a better bet particularly for business people who want to write a book to demonstrate their insider knowledge on a particular subject.


“Using a cooperative publisher also ensures a greater level of quality control. If people are publishing to declare their expertise and raise their credibility in business, they need to make sure their books reflect that,” she says.


It is not only business people who want to self-publish. Lulu’s Pate says an ageing population, with more money, more life experience and more time on their hands to write will combine with the new and improving technologies to help drive the self-publish business.


“The ubiquitous use of Microsoft Word together with desktop publishing software, digital printing technologies and workflow solutions linked to the internet and “bang, you have got a whole new market that could not exist without each of those pieces together”’.

Jueves, Febrero 21, 2008 categorizado bajo marketing

el punto de vista de una agencia de publicidad acerca de la campaña de buzzparadise para promocionar la colección de rba sobre la 2ª guerra mundial

A las observaciones hechas por José Antonio Millán y Txetxu Barandiarán con respecto a la campaña de marketing de influencia organizada por BuzzParadise para RBA, desde otro sector de la blogósfera ahora se suman las de la agencia interactiva Territorio creativo que a través de su blog eTc aborda el mismo caso desde un punto de vista que hace énfasis en los aciertos y los desatinos de la estrategia de comunicación y marketing.

Dice Juan Luis Polo:

‘no soy un blogger que escriba sobre historia, pero lo que le interesa es mi opinión acerca de la estrategia de marketing que han llevado a cabo: ¿es un buen concepto acercarse a los bloggers a través de esta fórmula?’

Polo constata dos hechos que por muy conocidos que sean vale la pena destacar: en primer lugar, las dificultades que representa la emergencia de los medios digitales para el soporte papel; y, en segundo lugar, el rezago del sector editorial en lo que a estrategias de promoción en Internet se refiere.

De hecho, a continuación Polo menciona el estudio “Tendencias Web 2.0 en el sector editorial” hecho por Javier Celaya porque el entorno en el que los usuarios empiezan a tener la posibilidad de difundir ampliamente sus opiniones gracias al uso de las herramientas participativas es justamente el eje alrededor del cual se articulará su análisis de la campaña de marketing de influencia hecha por BuzzParadise para RBA.

El autor de la entrada no tiene nada que objetar frente a los contenidos o a la calidad de la producción de la colección. Con respecto a la estrategia de promoción dice lo siguiente:

‘¿Y desde el punto de vista del marketing? Pues nada nuevo en el fondo: se quiere dar a conocer a gente que pueda extender el boca a boca o boca a oreja. ¿Es a través de bloggers la mejor manera? bueno, yo pienso que es una de las maneras, muy efectiva si se hace bien. ¿pero como se puede deducir que se está haciendo bien? (…) lo más importante es entender que cada blogger es diferente’.

Al final parece que aunque Polo opina que la campaña está bien orientada, considera que el kit de marketing ‘no motiva especialmente al blogger. Vamos, a mí no me ha motivado. Unas fotos nada espectaculares, hechas sin gana y un word con el texto corrido no me parecen excitantes: si queremos que hablen de nosotros, demos motivos para ello, ¿no? ;-)’.

Creo que la entrada de Juan Luis Polo destaca algunos elementos importantes a tener en cuenta a la hora de abordar una campaña para promocionar un producto cualquiera a través de los bloggers. Sin embargo, lo que más me parece interesante de traer a colación sus comentarios es la posibilidad de establecer un contraste entre los criterios que él considera importantes y los que tienen en cuenta quienes como José Antonio Millán y Txetxu Barandiarán están en el lado del sector del libro.