lunes, abril 26, 2010 entrada categorizada en: 1, prescripción, sant jordi, sant jordi 2010

sí, necesitamos prescriptores

Quienes teman que la emergencia de lo digital traiga como consecuencia la desaparición de editores, libreros y otros mediadores y prescriptores pueden estar tranquilos porque por lo menos de momento esto no va a suceder.

Los lectores seguimos necesitando que alguien nos oriente a la hora de elegir nuestras lecturas entre las decenas de miles de títulos que se editan anualmente. ¿Cómo no va a ser así si a los 72.982 títulos editados en 2008 por la industria editorial española —ver el “Informe sobre el sector editorial español” que sacó la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) en enero de 2010— les sumamos los publicados por las plataformas de autoedición?

El comportamiento del tráfico de [ el ojo fisgón ] durante la semana del lunes 19 al viernes 23 de abril —en la cual publiqué el especial de recomendaciones para Sant Jordi / Día del libro—  lo pone en evidencia no sólo porque en ese período el número de visitas a esta página fue seis veces mayor que el habitual, sino también por las palabras clave que utilizaron quienes llegaron a ella a través de motores de búsqueda.

Viernes 16 de abril, 16.23

***

Lunes 19 de abril, 19.38

***

Martes 20 de abril, 12.03

***

Miércoles 21 de abril, 15.48

***

Jueves 22 de abril, 20.24

***

Viernes 23 de abril, 13.55

***

¿Por qué toda esta gente necesitaba una orientación pare seleccionar el libro que regalaría el pasado viernes 23 de abril?

Supongo que porque o bien no tenía claro qué regalar o bien no lo sabía en absoluto. Y está claro que si los editores, los libreros y otros mediadores que juegan un rol prescriptor no estuvieran ahí para orientarlos seguramente se quedarían con la duda y que la probabilidad de que desacertaran en su decisión sería mayor.

Ahora más que nunca quien quiera escribir y/o editar un libro debería pensárselo dos veces antes de hacerlo no sólo para evitar desorientar más al lector o por contribuir a la sostenibilidad ambiental, sino también porque la pelea por el espacio físico y la visibilidad es cada vez más dura.

Así como a la hora de seleccionar nuestras lecturas los lectores nos preguntamos por los libros que han sido hechos pensando en nosotros, es importante que los autores y editores también se pregunten para cuáles lectores están haciendo los libros que escriben y publican.

deje un comentario