archivo del noviembre, 2012

el día de las librerías

Mañana viernes 30 de noviembre se celebra en España el Día de las Librerías, que es organizado por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL). Así se presenta el Día de las Librerías en su página Web:

 

‘El día 30 de noviembre de 2012 es nuestro día, el Día de las Librerías.

 

También es el día de todos los lectores, de los que nos visitan asiduamente y de aquellos que lo hacen de forma esporádica. Ese día las puertas de las librerías españolas estarán más abiertas que nunca para todos, no cerraremos hasta las diez de la noche.

 

Las librerías trabajamos para difundir el libro y fomentar la lectura y para conseguirlo ofrecemos un marco ideal, el marco cultural que necesita el libro. Las librerías independientes españolas somos un espacio que propicia el encuentro entre lectores y libros en un entorno lleno de alicientes culturales y donde prima la atención personalizada de libreras y libreros comprometidos con su oficio. Comprar un libro en una librería independiente tiene valor añadido y los lectores lo saben.

 

El viernes 30 de noviembre queremos que sea un día especial para todas las personas que entren en una librería. Todos los lectores que nos visiten disfrutaran de una gran variedad de actividades culturales, obsequios y descuentos especiales.

 

A los libreros y libreras nos gusta leer y nos encanta aconsejar libros a nuestros clientes. El viernes 30 acércate a las librerías, tenemos tu libro‘.

 

 

 

 

Todas las actividades programadas para el Día de las Librerías pueden consultarse aquí.

 

Para promocionar el Día de las Librerías sus organizadores han recurrido a una serie de ingeniosas imágenes cuyos juegos de palabras me recuerdan los anuncios de las librerías Gandhi de México.

 

 

 

 

En un momento particularmente difícil para las librerías esta campaña de CEGAL puede contribuir a dirigir tráfico hacia éstas, a llamar la atención sobre su importancia en la articulación de una dinámica cultural en la vida de su entorno y a darles un pequeño impulso a las ventas.

 

¿El Día de las Librerías forma parte de una estrategia de CEGAL a mediano y largo plazo o es una iniciativa suelta que carece de continuidad? Creo que de la respuesta a esta pregunta dependen en gran parte los resultados de este esfuerzo.

 

De momento, esta entrada es una invitación a participar mañana en el Día de las Librerías.

“el sector editorial español se afianza en el exterior” (y compensa la caída de la facturación en el mercado interno)

El pasado jueves 15 de noviembre apareció en la página Web del ICEX la noticia “El sector editorial español se afianza en el exterior”. La noticia destaca que ‘a cierre de 2011, las exportaciones del libro ascendieron a 482,44 millones de euros, un 5,38% más que en 2010, con un saldo comercial positivo de 262,32 millones de euros’.

 

 

 

 

Si en 2011 las exportaciones de libros alcanzaron los 482,444 millones de euros y se registraron importaciones solamente por 220.127 millones de euros, la balanza comercial de la industria editorial española tiene un saldo favorable de 262,317 millones de euros —ojo, como bien anota la noticia en estas cifras no se tiene en cuenta la facturación de las filiales existentes en el extranjero—. La noticia es buena sobre todo porque da cuenta de una tendencia progresiva hacia la recuperación de las exportaciones tras la fuerte caída registrada en 2009 —que, además, le hace contrapeso a la evolución negativa de las ventas en el mercado interno—.

 

 

 

 

Tanto el posicionamiento no sólo de los grandes grupos sino también de algunas editoriales medianas y pequeñas en Latinoamérica como la evolución del comportamiento de las ventas en esa región dan cuenta de la importancia estratégica que tiene en este momento el mercado latinoamericano para la industria editorial española. Los grandes grupos tienen tres importantes ventajas: en primer lugar, que producen la mayor parte de los libros que se publican y se comercializan en muchos países latinoamericanos —claro, no siempre se trata de títulos producidos en el país o escritos por autores nacionales—; en segundo lugar, que su estructura operativa y su capacidad logística les permiten cubrir un alto porcentaje de los puntos de venta a la hora de implantar sus títulos; y, por último, que gracias a su volumen tanto de producción como de negocio tienen una posición fuerte para negociar márgenes y otras condiciones con los puntos de venta.

 

El latinoamericano es un buen mercado para la edición española pero también es cierto que en éste la competencia con los actores locales es cada vez mayor debido en gran parte a que en distintos países de la región —Argentina, Colombia, Chile, México, Perú, etc.— vienen emergiendo y/o consolidándose editoriales con propuestas interesantes que tienen una gran proyección y muy buenas perspectivas a futuro. El problema para estas editoriales locales es que a menudo tienen un poder de negociación de cara tanto a los distribuidores como a los libreros y una capacidad de implantación mucho menores que los grandes grupos, lo cual supone una desventaja competitiva significativa frente a éstos que se deriva directamente de la disponibilidad de todo tipo de recursos.

 

Es cierto que las exportaciones hacia América pueden ayudarle a la industria española a atenuar el impacto de la caída de las ventas en el mercado interno pero también lo es que en los distintos países latinoamericanos cada vez hay más actores locales posicionados, por lo cual los editores extranjeros que quieran abrirse un lugar allí —sobre todo los pequeños— deberán no sólo destacar de una manera muy enfática el valor que aporta su propuesta editorial sino también manejar unos precios razonables de acuerdo con el poder adquisitivo de la población de las distintas zonas de la región a las que pretendan llegar. Sería interesante conocer el balance de la experiencia de pequeñas editoriales españolas como Alpha Decay, Blackie BooksFórcola, Impedimenta, Libros del asteroide, Melusina, minúsculaNórdica, Páginas de EspumaPeriféricaSins entidoTrama editorial o Veintisiete letras, que desde hace un tiempo han empezado a tener una presencia en algunos países de América.

 

Aunque en términos absolutos el sector del libro exporta hacia América mucho menos que hacia los países europeos*, en esta entrada prefiero hablar sólo de la importancia del mercado latinoamericano porque lo conozco mejor y por el valor estratégico que para la industria editorial española tienen como target los millones de lectores hispanohablantes potenciales que hay del otro lado del Atlántico. Me pregunto si en el largo plazo los recortes que se le están aplicando al presupuesto del Instituto Cervantes —una de cuyas consecuencias directas es el cierre de varios centros— repercutirán de manera negativa sobre las exportaciones hacia países no hispanohablantes, en muchos de los cuales se supone que hay un interés creciente por el español.

 

 

 

 

El entusiasmo que suscitan los resultados de las exportaciones reportados en esta noticia contrasta radicalmente con el comportamiento de las ventas en el mercado interno —ver el borrador del informe Comercio Interior del Libro en España 2011 y el avance del informe Comercio Exterior del Libro 2011—. Aunque el titular de la noticia deja claro que ésta se refiere únicamente al comportamiento de las exportaciones del sector editorial español, como lector me queda haciendo falta una breve alusión a la evolución y al estado actual de las ventas en el mercado interno para poder hacerme a una idea más global y fiel con respecto a la situación del sector a día de hoy. Debido a su triunfalismo esta noticia que sólo cuenta una parte de la historia me suena a propaganda y a verdad a medias.

 

 

 

 

Una última cosa: si como dice la noticia el sector editorial es ‘la principal industria cultural’ de España, no estaría del todo mal que su estatus y su rol estratégico se vieran reflejados tanto en las políticas públicas como en la valoración que las distintas instancias de la sociedad hacen de su trabajo y del valor que éste aporta.

 

A propósito de este tema recomiendo echarle un ojo a la entrada “el mercado latinoamericano y la industria editorial española”, que publiqué el año pasado por esta misma época.

 

* nota: la diferencia significativa entre los mercados europeo y americano en términos de comercio exterior en realidad la marcan las exportaciones del sector gráfico, que hacia Europa son 38 veces más grandes que hacia América. En 2011 las exportaciones del sector editorial hacia América alcanzaron los 163,794 millones de euros y hacia Europa los 145,096 millones de euros; en 2011 las exportaciones del sector gráfico hacia América alcanzaron los 4,179 millones de euros y hacia Europa los 159,803 millones de euros.

miércoles, noviembre 7, 2012 categorizado bajo destacados, oficios

enséñame lo que haces y así podré saber quién eres

El currículo es una de esas herramientas que debería caer en desuso en la industria de los contenidos —de hecho, salvo bajo ciertas circunstancias especiales en este momento me parece bastante inútil—. Por lo menos en los oficios relacionados con la gestión de contenidos, deberían contar más los resultados concretos del trabajo de las personas sobre todo porque mostrar lo que se ha hecho es la manera más honesta y eficaz de darse a conocer.

 

Es verdad que el currículo es el espacio apropiado para dar cuenta de la trayectoria que se ha seguido profesionalmente mediante un inventario de los estudios realizados, de la experiencia laboral que se tiene y de los conocimientos, las competencias y las destrezas que se han desarrollado gracias a ambos. Con respecto a los estudios y a la experiencia laboral tengo poco que decir porque se trata de hechos más o menos fácilmente comprobables. Sin embargo, la cosa es muy distinta cuando entramos en el terreno de los conocimientos, las competencias y las destrezas.

 

 

 

 

Me explico: es justamente en el terreno de los conocimientos, las competencias y las destrezas donde un currículo puede adquirir tintes de ficción bien sea porque algunos elementos se inflan o bien porque se ennoblecen con eufemismos —cuando no se trata directamente de invenciones de la imaginación—. Es por esto que a menudo los currículos están llenos de promesas no cumplidas y que a menudo dan mejor cuenta de lo que se pretende ser o de la imagen que se busca proyectar que de lo que realmente se es. Y es que cuando los currículos están llenos de bluffs puede empezar a haber sorpresas y problemas.

 

Debido a lo anterior creo que el mayor acierto del planteamiento de Ediciona consistió en ofrecerles a los usuarios la posibilidad de exhibir muestras de su trabajo, que es un aspecto del portal al que Arantxa Mellado siempre le dio un papel central.

 

(Eslogan de la agencia de publicidad BBDO)

 

 

Quizás para quienes trabajamos en el ámbito de la gestión de contenidos un portafolio que reúna las muestras más significativas de nuestro trabajo sea más importante que el currículo. Es en el portafolio y no en el currículo donde podemos dar cuenta de nuestras aptitudes, capacidades y limitaciones. En el caso de quienes hacen oficios relacionados con lo gráfico el book es esencial como lo es el reel para los que trabajan en el sector audiovisual. Sin embargo, tengo la impresión de que en el campo del trabajo de texto el uso del portafolio o de una herramienta similar es más bien poco frecuente —en caso de que esté parcial o totalmente equivocado, por favor corríjanme—. En fin, creo que en todos los oficios asociados a la gestión de contenidos se le debería dar menos importancia al currículo y más peso al portafolio. Y en el caso de la industria editorial esto debería aplicar no sólo para diseñadores, maquetadores, ilustradores o fotógrafos, sino también para lectores, redactores, correctores, traductores, editores, encargados de comunicación y prensa, etc.

 

La presencia en redes sociales especializadas y profesionales es otro aspecto importante a tener en cuenta para los profesionales de la industria de los contenidos —ojo, creo que es conveniente aunque no indispensable—. Si lo nuestro es gestionar contenidos, qué mejor manera de darse a conocer y de posicionarse que generando y/o diseminando contenidos. Con respecto a este tema recomiendo seguir de cerca el trabajo de Neus Arqués y leer la entrada “Si no te ven, no te compran”, publicada en su blog el pasado lunes 29 de octubre. Dice Neus en esta entrada:

 

‘La visibilidad es un activo profesional estratégico. En el actual contexto socioeconómico, el principal acerbo de los profesionales es, precisamente, ser visibles. Hoy el recurso escaso no es el tiempo ni es el petróleo. Es la capacidad de atención. Si no nos ven, no nos dedican atención. No podemos ofertar, ni contratar, ni promocionar. Como digo siempre: Sin visibilidad no hay venta (…).

 

Por suerte, la tecnología ha democratizado la visibilidad. Internet nos permite dar a conocer nuestra propuesta de valor a aquellos a quienes la dirigimos. Podemos optimizar nuestra visibilidad construyendo una buena marca personal y gestionando nuestra reputación, de forma que seamos visibles en el seno de la organización en la que queremos promocionar o a los ojos de los clientes con quienes queremos trabajar. Hoy todos podemos ser visibles a los ojos de nuestro mercado objetivo.

 

El proceso pasa, a mi entender, por construir una marca personal sólida, asociándola a una estrategia de visibilidad correcta. No queremos ser visibles al tun-tún, sino ser relevantes. Para ello, trazamos un plan que explicite cuál es nuestra misión y qué objetivos nos proponemos. Que nos permita conocer cuál es nuestra reputación de partida y crear un plan de posicionamiento que muestre nuestra propuesta profesional a quienes queremos que la contraten o compren’.

 

Tanto a quienes estén empezando su carrera y quieran entrar a trabajar en la industria de los contenidos como a los profesionales de ésta que quieran o necesiten reconvertirse para encontrar un nuevo lugar en el mercado laboral y seguir siendo competitivos, les recomiendo que apuesten más tanto por mostrar su trabajo como por generar o compartir contenidos relacionados con su campo de acción en entornos sociales que por intentar llamar la atención de sus potenciales empleadores o clientes mediante un currículo.

lunes, noviembre 5, 2012 categorizado bajo donde pongo el ojo, mis libros favoritos, mis recomendados, series

donde pongo el ojo… [ 139 ]

 

 

Lecturas en curso

 

Los hermanos cuervo, de Andrés Felipe Solano

Alfaguara

Bogotá, 2012


Mi recomendado de la semana

 

Correspondencia, de Thomas Bernhard y Siegfried Unseld

Cómplices editorial

Barcelona, 2012

 

Mis libros favoritos

 

A Room of One’s Own, de Virginia Woolf

Penguin

Londres, 2012

 

Me llama la atención

 

Barcelona pam a pam, de Alexandre Cirici i Pellicer

Comanegra

Barcelona, 2012