archivo del Febrero, 2013

¡ya vienen kosmopolis 2013 y el bookcamp III!

El festival Kosmopolis 2013 se celebrará del jueves 14 al sábado 16 de marzo próximos en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). A lo largo de sus seis ediciones Kosmopolis se ha consolidado como un espacio para la reflexión con respecto a la literatura y a los géneros literarios, a las diversas manifestaciones que se generan alrededor suyo y a la disolución de las fronteras entre éstas gracias en parte a su vinculación tanto con otras disciplinas artísticas como con la ciencia.

 

La programación de Kosmopolis 2013 puede consultarse en este enlace.

 

 

 

 

Juan Insua, quien es el director de Kosmopolis, presenta la séptima edición del festival definiéndolo como ‘un evento que continua apostando por amplificar el concepto de literatura en todas aquellas manifestaciones de la palabra —oral, impresa y electrónica— que erosionan las divisiones entre géneros, asumen la evolución de los soportes de lectoescritura y sortean las sucesivas muertes anunciadas’.

 

Una de las actividades más importantes de Kosmopolis 2013 es el BookCamp III, un ‘encuentro dedicado al mundo de los libros y la edición’ que es presentado así:

 

‘La tercera edición del Bookcamp Kosmopolis se centra en ofrecer nuevas perspectivas, soluciones profesionales e ideas para emprender o consolidar proyectos vinculados con la literatura. Expertos en el mundo de la edición, la empresa y la comunicación (editores, libreros, analistas web, desarrolladores de proyectos, etc.) impartirán talleres, conferencias y asesorías, dinamizarán charlas y presentarán casos paradigmáticos. Dos jornadas abiertas y gratuitas para ofrecer recursos y soluciones prácticas a proyectos literarios en tiempos de crisis’.

 

La programación del BookCamp III es la siguiente:

 

Xavier Dumont (Barcelona Activa) y Edgar Garcia (director de l’Àrea de Desenvolupament Empresarial-ICEC) 15/03/2013 – 11:00

Arrancar y desarrollar un proyecto – taller BookCamp

– Marisol López (directora del área de promoción internacional del ICEC) 15/03/2013 – 11:30

Internacionalización de proyectos – conferencia Bookcamp

– Enric Senabre (Goteo) 15/03/2013 – 12:00

Introducción al micromecenazgo o crowdfunding – taller BookCamp

– Alexandra Rueda e Itziar Blasco (Barcelona Activa) 15/03/2013 – 12:30

Ideas creativas: ¿cómo conseguir que tengan éxito? – conferencia BookCamp

– Joan Subirats, Rubén Martínez 15/03/2013 – 12:30

Comunidades de creación online y nuevas empresas – conferencia BookCamp

– Sven Huber (Boolino), Jordi Ingerto (BookMovies), Fernando Diego Garcia (Libros del Zorro Rojo) 15/03/2013 – 13:00

Emprendeduría en el sector editorial – presentación de casos BookCamp

– Ernest Pons 15/03/2013 – 16:00

Formas de organización alternativas. Cooperativa o asociación – taller Bookcamp

– Silvia Clemares (Kobo Inc.) 15/03/2013 – 16:00

Del autor al lector. El sector del libro ante el reto digital – conferencia BookCamp

Radamés Molina (Red Ediciones) 15/03/2013 – 16:30

Plataformas de venta – taller BookCamp

– Martín Gómez (Elojofisgon.com) 15/03/2013 – 17:00

Los nichos de mercado como alternativa al sector editorial – conferencia BookCamp

– Arantxa Mellado (Actualidad editorial) 15/03/2013 – 17:15

Tendencias de la promoción editorial: mercados y clientes – conferencia BookCamp

– Ignasi Labastida (Oficina de Difusión del Conocimiento de la Universidad de Barcelona (UB) y presidente de Creative Commons España) 15/03/2013 – 18:00

Marco legal en el sector del libro – taller BookCamp

– Valeria Bergalli (Editorial Minúscula), Ester Andorrà (LaBreu edicions), Jan Martí (Blackie Books) i Aniol Rafel (Edicions del Periscopi). Modera Martín Gómez (Elojofisgon.com) 15/03/2013 – 18:30

La exploración de los nichos de la edición – presentación de casos Bookcamp

– Alexandra Büchler, Francesc Serés, Eman Abd El-Hamid, Sònia Garcia 15/03/2013 – 18:30

Tramlines. Cruzando fronteras lingüísticas – conferencia BookCamp

– Jaume Balmes (El Taller Editorial) 16/03/2013 – 11:00

Introducción al libro digital – taller BookCamp

– LiterDig: Tradición e innovación: la transformación del periodismo cultural 16/03/2013 – 11:00

– Lucrecia Baquero (Guia minúscula), Lluís M. Abián (Ilubuc), Paula Jarrin (Llibreria Al·lots). Modera Martín Gómez (Elojofisgon.com) 16/03/2013 – 11:00

La literatura infantil: ampliación de su público – presentación de casos BookCamp

– Maria Cardona 16/03/2013 – 11:30

Consejos para la autoedición o cómo publicar tu propia novela – taller Bookcamp

– Noemí Pes (La tortuga Casiopea), Pablo Barrio Aller (Ganso y pulpo), Radamés Molina, Ed Maklouf (Siine). Modera Martín Gómez (Elojofisgon.com) 16/03/2013 – 12:30

Nuevos propuestas en formato digital – presentación de casos BookCamp

– LiterDig: Viabilidad de proyectos y modelos de negocio para mantener las publicaciones digitales 16/03/2013 – 12:30

– LiterDig: De la actualidad a la actualización: creación de nuevos contenidos para compartir, innovación de formatos para difundir la literatura 16/03/2013 – 16:00

– Karma Peiró 16/03/2013 – 16:00

Introducción al oficio del Community Manager – taller Bookcamp

– Carlos A. Scolari 16/03/2013 – 16:30

Narrativas transmedia: estrategias para la extensión de un relato más allá de un libro – taller BookCamp

– Damià Gallardo (Laie CCCB), Ricardo Rendon (Abracadabra llibres), Josep Cots (Llibreria Documenta), Paco Camarassa (Negra y Criminal). Modera Martín Gómez (Elojofisgon.com) 16/03/2013 – 17:00

El futuro de las librerías – presentación de casos BookCamp

– Ricard Mateu 16/03/2013 – 17:30

Planteamientos para la elaboración de una app móvil – taller BookCamp

– LiterDig: Revistas de creación literaria. Nuevos lenguajes, géneros y canales de lectura 16/03/2013 – 17:30

– Àlex Espinós (La Magnética) 16/03/2013 – 18:00

Analítica web: aprender a leer los números para tomar decisiones sobre la estrategia digital- taller BookCamp

 

 

 

 

El BookCamp III es un escenario propicio para explorar las profundas transformaciones que actualmente están sufriendo la industria y el mercado editorial desde la perspectiva de los actores establecidos en España en un momento en el que la crisis económica está ralentizando la reconversión del sector hacia lo digital, amenazando la supervivencia de muchas empresas de la cadena de valor tradicional y provocando un creciente número de cierres.

 

En medio de esta coyuntura de crisis cada vez son más los profesionales de todas las edades y de los más diversos oficios relacionados con la edición que al encontrarse en pleno proceso de reinvención están respondiendo al panorama poco o nada alentador del sector —destrucción de empleo, falta de nuevos puestos de trabajo, precariedad laboral, etc.— con el montaje de sus propios proyectos, con la creación de pequeñas empresas y con la construcción de una carrera como proveedores independientes de servicios. Y ésta es una realidad que indudablemente se ve reflejada en la programación del BookCamp III, sobre todo en las mesas redondas de presentación de casos en las que editores, libreros y proveedores de servicios compartirán sus experiencias en diferentes ámbitos y darán cuenta tanto de las dificultades que se les han atravesado en el camino como de las estrategias a las que están recurriendo para enfrentarlas.

 

Si se animan a pasarse por el BookCamp III ya nos veremos allí, que estaremos esperándolos.

 

Para terminar, gracias a Maria Farràs del CCCB LAB por la invitación a participar en el BookCamp III.

 

***

 

Bonus (para los amantes de la obra de Roberto Bolaño —y para los numerosos fans de éste): el CCCB conmemora los diez años de la muerte del escritor chileno con la exposición “Archivo Bolaño. 1977- 2003”, que estará abierta desde el 5 de marzo hasta el 30 de junio de 2013.

 

 

 


A.G. Porta, Pere Gimferrer, Jorge Herralde, Jaume Vallcorba y José Antonio Masoliver Ródenas participarán en el debate “Roberto Bolaño: la gestación de un mito”, que tendrá lugar en el marco de Kosmopolis 2013 el día viernes 15 de marzo a las 19.00.

Miércoles, Febrero 20, 2013 categorizado bajo periodismo, prescripción, verificación de datos

la verificación de datos y la credibilidad en la producción de contenidos

¿Qué tienen en común la acusación del escritor Suso de Toro contra el crítico Ignacio Echevarría en el artículo “Sobre los placeres del látigo”, el caso “Amy Martin” protagonizado por la escritora Irene Zoe Alameda y por su esposo Carlos Mulas —que hasta el estallido del escándalo dirigía la Fundación Ideas— y la reciente publicación en la primera página del diario El País de una una foto falsa en la que se veía al presidente venezolano Hugo Chávez entubado en una cama de hospital?

 

 

 

 

En los tres casos el dispositivo de verificación de datos —conocido en inglés como fact checkingparece haber fallado en algún momento. De hecho, en dos de ellos probablemente este dispositivo ni siquiera se puso en marcha.

 

Presuntamente de Toro no se tomó el trabajo de releer la crítica de su novela Trece campanadas que erróneamente le atribuyó a Echevarría en su artículo “Sobre los placeres del látigo” —publicado a mediados de diciembre pasado en Diario Kafka—; presuntamente en la Fundación Ideas se investigó muy poco o casi nada sobre la trayectoria de Amy Martin antes de contratar (según han afirmado algunos medios) por varias decenas de miles de euros sus servicios de escritura —asumiendo que es cierto todo lo que dice Zoe Alameda en el comunicado en el que reveló que ella era quien se escondía detrás de ese seudónimo, aunque quizás no lo sea—; y, presuntamente, la agencia Gtres Online fue engañada por la persona que le proporcionó la foto falsa de Chávez por la que se rumorea que El País pagó unos cuantos miles de euros.

 

Hay algo que falla en los tres casos. Se trata de errores que podrían haberse evitado con un poco más de rigor en el manejo de la información, particularmente en lo concerniente a la verificación de datos.

 

 

 

 

 

Nunca se habían producido tantos contenidos como ahora y debido al fácil acceso a éstos nunca antes habíamos tenido al alcance de la mano tantas herramientas al servicio de la verificación de datos, que es una tarea a la que hoy en día se le debería dar la mayor importancia. Actualmente una porción importante de la información que forma parte de la esfera pública es verificable con relativa facilidad mediante una búsqueda en Internet, lo cual permite zanjar rápidamente muchas discusiones que antes podían prolongarse durante horas. Basta con tener un par de pistas, con echar mano de una pequeña dosis de intuición y con utilizar unos términos de búsqueda que remitan con más o menos precisión al campo de la cuestión que se pretende resolver —si el primer intento falla, para dar con la respuesta que se busca suele ser necesario hacer como mucho dos o tres más dependiendo de la complejidad de la consulta—. Aunque también es cierto que hay ámbitos en los que el acceso a la información no está al alcance de cualquiera, lo cual dificulta la verificación sobre todo cuando no se cuenta con respaldos institucionales y/o corporativos o con conexiones de alto nivel que permitan bien sea entrar en contacto con los protagonistas y expertos del caso que se está investigando para recoger sus declaraciones o bien acceder a fuentes documentales confiables en relación con éste.

 

Si asumimos que la credibilidad es el capital más valioso que tienen quienes producen contenidos o generan opinión, el coste de una imprecisión en los datos como consecuencia de una omisión o de un descuido en la verificación puede llegar a ser altísimo. De Toro no tardó en reconocer su metedura de pata en el artículo “Agujeros negros, literatura y política” en el que calificó su artículo anterior de ‘desafortunado’, la Fundación Ideas anunció mediante un comunicado la destitución de Carlos Mulas —de quien Zoe Alameda afirmó que en 2009 estaba separada sentimental y físicamente— y El País no sólo retiró la falsa foto de Chávez y les pidió disculpas a sus lectores sino que además hizo un relato del que considera ‘uno de los mayores errores de su historia’. Supongo que a pesar de las rectificaciones públicas y de los mea culpa hechos a posteriori de Toro, la Fundación Ideas y El País tuvieron que asumir algún coste por su error: además de que sus detractores, opositores y/o enemigos seguramente encontraron una oportunidad perfecta para saltarles a la yugular, lo normal sería que su credibilidad se hubiera visto afectada negativamente como consecuencia no sólo de los hechos en sí mismos sino también de los cuestionamientos y de las acusaciones que éstos provocaron.

 

Con respecto a Zoe Alameda, si en lugar de una muestra de cinismo puro y duro su comunicado es una declaración honesta y sincera podríamos calificar su caso como un intento fallido de juego metaliterario. Tras explicar el origen de Amy Martin, Zoe Alameda dice en su comunicado:

 

‘Mi pretensión era mantener a Amy Martin activa a lo largo de toda mi vida, de mantener una doble. Para ella, por ejemplo, estaba escribiendo un libro de investigación política en Senegal. La idea era comparar, al cabo de las décadas, los rastros dejados por una autora real (yo) y una ficticia. Como he dicho, en gran parte sobre esta premisa se erige la novela Warla Alkman‘.

 

Presumiblemente para reafirmar su compromiso con su ingenioso juego metaliterario y su intención de llevarlo hasta las últimas consecuencias pero tal vez también para mostrar que es responsable no sólo como autora sino también como ciudadana, Zoe Alameda luego añade:

 

‘Asumo, en cualquier caso, cuantas consecuencias puedan venir sobre mí a causa de mi atrevimiento al haber creado, al modo en que se narra en mi próxima novela, una autora ficticia. Públicamente pido perdón por haber inventado y hecho trabajar a Amy Martin’.

 

 

 

 

Pero estoy desviándome del tema que me ocupa, así que si les interesa el comunicado de Zoe Alameda mejor léanlo ustedes mismos —los dos fragmentos que he citado son sólo muestras en las que me he apoyado para ilustrar mis planteamientos pero les aseguro que al leerlo se encontrarán montones de perlas como éstas e incluso mejores—.

 

El bombardeo continuo de contenidos al que estamos expuestos actualmente y la inmediatez de un medio como Twitter a menudo pueden llevarnos fácilmente a caer en el error de divulgar sin verificación previa información no confirmada o de darla por verdadera cuando en realidad es bien sea falsa o bien de dudosa veracidad. El pasado viernes 15 de febrero yo mismo me pregunté por la veracidad de la información que había tuiteado con respecto a los abusos cometidos por los guardias de seguridad de un almacén de Amazon en Alemania. Tras haber tuiteado sin pensarlo mucho el artículo “Amazon ‘used neo-Nazi guards to keep immigrant workforce under control’ in Germany” publicado en el periódico británico The Independent me planteé la posibilidad de que lo que se decía en él fuera parcial o totalmente falso. Casos de este tipo ponen en evidencia los riesgos que corremos no sólo como público sino también como difusores debido a lo poco que en ocasiones reflexionamos a la hora de divulgar la información que recibimos así como a la velocidad a la que ésta circula por las redes.

 

 

 

 

El lunes 18 de febrero The Bookseller disipó mis dudas con un artículo según el cual Amazon rompió su relación contractual con Hensel European Security Services (HESS), la firma encargada de la seguridad de algunos de sus almacenes en Alemania como consecuencia de las denuncias con respecto a los actos de intimidación y discriminación que sus guardias habían cometido contra algunos trabajadores españoles contratados temporalmente para la campaña navideña.

 

Aquellos productores de contenidos que aspiren a tener un cierto grado de credibilidad, autoridad y prestigio e incluso a convertirse en generadores de opinión deben demostrar que conocen aquellos temas de los que se ocupan y que tienen un criterio sólido, gestionar la información con cuidado y rigor y desarrollar la capacidad de asumir la responsabilidad de los errores que cometen en lugar de limitarse solamente a esperar el reconocimiento de sus aciertos. Siempre tenemos la posibilidad de gestionar la información a la ligera y de introducir en cada frase expresiones como presuntamente, se rumorea, quizás, supuestamente, se sospecha, probablemente, al parecer, presumiblemente o entre dimes y diretes para zafarnos de nuestra responsabilidad pero las chapuzas de este tipo al final nunca dejarán de pasarnos factura.

 

Una pregunta antes de terminar: ¿hay alguien que comparta conmigo la fascinación por el oficio de la verificación de datos?

Jueves, Febrero 14, 2013 categorizado bajo donde pongo el ojo, mis libros favoritos, mis recomendados, series

donde pongo el ojo… [ 142 ]

 

 

Lecturas en curso

 

Revista Texturas, número 19 (de varios autores)

Trama editorial

Madrid, 2012


Mi recomendado de la semana

 

Tentativa de agotamiento de un lugar parisino, de Georges Perec

Editorial Gustavo Gili

Barcelona, 2013

 

Mis libros favoritos

 

Cuentos pintados, de Rafael Pombo (con ilustraciones de Ivar Da Coll)

Babel libros

Bogotá, 2008


Me llama la atención

 

Donde mueren los payasos, de Luis Noriega

Blackie Books

Barcelona, 2013

Martes, Febrero 12, 2013 categorizado bajo grandes superficies, librerías, librerías independientes, libreros

¿quién quiere un mundo sin librerías?

Yo no. Las librerías son un elemento fundamental del mundo en el que me muevo y en el que quiero seguir moviéndome. Creo que las librerías enriquecen en muchos sentidos la vida de las ciudades y de las personas que viven en ellas. De hecho, cada vez que voy a una ciudad procuro visitar sus librerías —tanto las que me han recomendado previamente como las que voy encontrándome por el camino—. Sin embargo, hay quienes ven las cosas de otra manera. Y la evolución de las ventas de libros podría estar dándoles la razón a quienes ven las librerías como un elemento anacrónico, casi inútil y absolutamente prescindible en el mundo de hoy.

 

Los argumentos en defensa de las librerías que apelan a su rol cultural y a su valor simbólico —algunos de los cuales yo mismo comparto— son válidos en los planos emotivo, histórico y sociológico pero si se miran desde un punto de vista pragmático basado en la racionalidad económica no se sostienen. Ninguna ley natural, divina o de vida estipula que las librerías deban seguir estando presentes en este mundo porque su existencia es el resultado de una creación humana en un momento histórico específico. Los tiempos cambian y con ellos los elementos que conforman nuestro entorno, así que no hay razón para creer que alguno de ellos tenga garantizada su existencia hasta el fin de los días o para basar la defensa de su supervivencia argumentando que ‘es imprescindible porque ha estado ahí desde siempre’.

 

 

 

Portada de la edición de junio 9 y 16 de 2008 de la revista The New Yorker.

(Ilustración de Adrian Tomine)

 

 

En estos tiempos de cambios en los que las ventas de libros a través de grandes plataformas de comercio electrónico son cada vez mayores las librerías de bricks-and-mortar tienen el reto de demostrarles tanto a los demás actores de la cadena de valor del libro como a sus clientes potenciales que siguen teniendo algo valioso que aportarles. Y para hacerlo es necesario que pasen por un proceso de reinvención y de reconversión —un tema que fue abordado en el especial “Jaque o gambito: librerías y entorno digital” del número 14 de de la revista Texturas—. Mientras las librerías continúen canalizando una parte importante de las ventas de libros seguirán siendo fundamentales para los editores, que por lo menos de momento todavía necesitan mesas y estanterías en las que exhibir sus títulos para que muchos consumidores puedan acceder a ellos.

 

Entre las medidas cuya adopción puede ayudar al fortalecimiento del sector librero vale la pena tomar como punto de partida las siguientes, que son tan elementales que pueden sonar a obviedad —en la medida de lo posible trataré de apoyarme en ejemplos de mi entorno cercano que conozco más o menos bien para ilustrar cada planteamiento—:

 

– la especialización en áreas temáticas, disciplinas o géneros para construir una clientela de públicos de nicho: crear una oferta amplia, sólida y diversa alrededor de un número limitado de temas para llegar a nichos de lectores con necesidades e intereses específicos. Pienso en librerías como Abracadabra llibres, Le NuvoleNegra y Criminal o Xoroi.

– el mejoramiento de su capacidad de responder rápidamente a la demanda de los consumidores: como está claro que debido a diversas limitaciones una librería sólo puede tener en sus estanterías una pequeña parte de la oferta editorial existente en el mercado, es importante que pueda hacerle llegar en el menor tiempo posible a su clientela aquellos títulos que no tenga disponibles en sus locales y almacenes cuando ésta los solicite —justamente una de las ventajas competitivas de las grandes tiendas de comercio electrónico consiste en su capacidad de responder inmediatamente a la demanda de los consumidores, que desde un punto de vista operativo es donde radica una de las mayores fortalezas de Amazon—. ¿Es posible pensar en una alianza entre distribuidores y libreros para que las librerías puedan hacerle llegar a su clientela en un par de días los libros que solicite y que éstas no tengan en stock?

– el ejercicio de un rol de dinamización cultural en su entorno: la propuesta de una oferta de actividades culturales que estén en sintonía con los intereses de su público objetivo por cuestiones tanto temáticas como de proximidad geográfica. Abracadabra llibresLa CentralLaieLe NuvoleNegra y Criminal y Pequod llibres constituyen buenos ejemplos.

– el desarrollo de una buena presencia en línea: por un lado, montar una página Web que cuente con una base de datos en la que pueda consultarse el fondo que conforma la oferta de la librería y que permita gestionar ventas a través de una plataforma de comercio electrónico; y, por el otro lado, poner en marcha una estrategia de comunicación y marketing en entornos de generación Web 2.0.

– la diversificación de la oferta de productos: vender otros artículos asociados bien sea al mundo del libro o bien a los campos temáticos relacionados con las áreas de especialidad de la librería. LaieLa Central vienen explotando muy bien este aspecto en sus locales, sobre todo en sus librerías boutique de museos y centros culturales.

 – last but not least, el fortalecimiento de su rol prescriptor: además de un catálogo compuesto por una buena selección de títulos, el conocimiento por parte de los libreros de los intereses y hábitos lectores de su clientela es fundamental para la prescripción. Todas las librerías mencionadas anteriormente son bastante fuertes en este aspecto.

 

En síntesis, es fundamental que las librerías demuestren cada día que tienen un valor que aportar y que éste sea percibido por los consumidores —con respecto a este tema recomiendo leer el artículo “Novel Ideas For Indie Bookstores” que Josep M. Vinyes comentó recientemente en la entrada “El modelo de negocio de las librerías está cambiando”, del blog Actualidad editorial—.

 

 

 

Portada de la edición de diciembre 5 de 2011 de la revista The New Yorker.

(Ilustración de Daniel Clowes)

 

 

No tengo mayor cosa que decir con respecto a todo lo relacionado con la gestión económica, financiera y comercial de las librerías, que es un tema sobre el que algunos de sus mayores conocedores en nuestro medio como Manuel Gil y Txetxu Barandiarán suelen ofrecernos reflexiones, análisis y propuestas de una riqueza enorme.

 

En un momento en el que incluso el futuro de Barnes & Noble parece ser incierto —por no hablar de otras grandes cadenas de venta de libros, música, películas y artículos de electrónica de consumo como HMV, la filial francesa de Virgin Megastore y Fnac— vale la pena preguntarse no sólo cuáles son las posibilidades de supervivencia de las librerías teniendo en cuenta aspectos como su tamaño, su enfoque y su ubicación, sino también por dónde deben pasar éstas.

 

Con respecto a la situación actual de Barnes & Noble y a su posible evolución a futuro vale la pena leer los siguientes artículos:

 

– “B&N results are disappointing, and one wonders if prior success with NOOK might deserve part of the blame”“More thoughts about the future of bookstores, triggered by Barnes & Noble’s own predictions for itself”, de Mike Shatzkin.

– “Barnes & Noble’s Big Problem —and What to Do About It”, de Jeremy Greenfield.

 

Recomiendo prestarles mucha atención a las palabras de Laura Hazard Owen de paidContent en este vídeo de BiblioStarTV que fue realizado durante la conferencia Digital Book World 2013 —ojo al comentario según el cual a menudo la única librería que muchos estadounidenses tienen cerca es una tienda de Barnes & Noble y a la alerta sobre el riesgo de que a esta cadena de aquí a un par de años le pase lo mismo que a Borders—:

 

 

 

 

El material promocional del Día de las Librerías de 2011 incluía las siguientes diez razones para comprar los libros en las librerías:

 

Comprando aquí tus libros…

1/ Apoyas la economía local

2/ Ayudas al medio ambiente

3/ Creas empleo en tu comunidad

4/ Fomentas un bien cultural

5/ Compartes nuestra experiencia

6/ Alimentas la red social

7/ Apoyas a los emprendedores

8/ Dinamizas el tejido cultural y social de tu barrio

9/ Favoreces la libertad de elección y la diversidad

10/ Haces de tu librería un destino único’

 

 

 

 

Algunos de estos planteamientos me parecen parcial o totalmente razonables y válidos pero otros, por el contrario, no sólo me resultan poco o nada convincentes sino que además me suenan a retórica vacía. ¿Qué opinan ustedes al respecto?

Jueves, Febrero 7, 2013 categorizado bajo donde pongo el ojo, mis libros favoritos, mis recomendados

donde pongo el ojo… [ 141 ]

 

 

Lecturas en curso

 

Barcelona pam a pam, de Alexandre Cirici i Pellicer

Comanegra

Barcelona, 2012


Mi recomendado de la semana

 

The Year of Magical Thinking, de Joan Didion

Vintage

Nueva York, 2007

 

Mis libros favoritos

 

Le Spleen de Paris, de Charles Baudelaire

Folio

París, 2006

 

Me llama la atención

 

Editorial eCícero

Madrid