archivo del octubre, 2014

jueves, octubre 23, 2014 categorizado bajo concentración, edición, editores independientes, industria editorial, tendencias

de la importancia del tamaño (en la edición)

Dos artículos publicados recientemente han hecho que vuelva a plantearme algunas preguntas con respecto al problema de la concentración de la propiedad en la industria editorial y al impacto que el proceso de consolidación que ésta viene experimentando puede tener sobre la evolución de la convivencia entre editoriales grandes, medianas y pequeñas. Los artículos a los que me refiero son los siguientes:

 

– “El negocio del libro ¿una equivocación de los grandes grupos de comunicación?”, del agente literario Guillermo Schavelzon.

“El mundo editorial se encoge”, del periodista Carles Geli.

 

Ambos artículos abordan desde perspectivas bastante distintas el problema de la concentración de la propiedad en la industria editorial: mientras que Schavelzon lo explora desde una perspectiva histórica que se remonta al papel que hacia mediados del siglo XX jugaron los exiliados españoles en el desarrollo de la edición en países como Argentina y México, Geli lo hace a partir de algunas operaciones recientes como la creación de Penguin Random House, la compra de la división de ediciones generales de Santillana por parte de este grupo y el anuncio de la próxima aparición de los primeros títulos de HarperCollins en España.

 

Es verdad que ante la contracción del mercado que se refleja en la caída de las ventas y en el aumento de las devoluciones, desde 2012 la industria editorial española ha reaccionado reduciendo levemente el número de títulos que publica cada año así como el volumen de ejemplares editados y el tamaño de las tiradas —ver el informe de “Comercio interior del libro 2013″—. Sin embargo, parece que en España sigue produciéndose mucho más de lo que el mercado del libro está en capacidad de absorber en este momento.

 

 

 

TÍTULOS_EDITADOS_2009_2013

 

 

De acuerdo con su tamaño, los diferentes tipos de editoriales tienen distintas fortaleza y debilidades a la hora de hacerle frente a la actual crisis de la industria y del mercado que ha sido provocada por cuestiones tan diversas como las condiciones económicas, los cambios que supone la transición hacia lo digital y las transformaciones de nuestros hábitos de consumo de contenidos.

 

Las principales fortalezas de los grandes grupos están en su músculo financiero, sus recursos, su estructura, su capacidad operativa, su poder de negociación y la diversificación de sus líneas de negocio. Y quizás su mayor debilidad tenga que ver con la magnitud de su costes fijos y en muchos casos de su nivel de endeudamiento así como con el peso y la rigidez de su estructura.

 

Su enfoque en unas pocas áreas bien acotadas, su estructura mínima, tanto la ligereza como la flexibilidad de ésta y su capacidad de reaccionar rápidamente pueden constituir la gran fortaleza de las pequeñas editoriales independientes, que sobre todo en ciertas condiciones críticas son altamente vulnerables.

 

Ante este contexto de crisis de la industria y del mercado me pregunto cuáles son las fortaleza y debilidades de las editoriales medianas que no tienen ni los recursos y la capacidad de negociación de los grandes grupos ni la ligereza y la flexibilidad de la pequeña edición independiente. Hoy en día las editoriales de tamaño mediano podrían encontrarse en una posición particularmente incómoda y desfavorable porque la situación actual del mercado no sólo no les permite crecer, sino que además hace que les resulte difícil tanto sostener su estructura como mantener su posicionamiento. En el catálogo de algunas editoriales de tamaño mediano salta a la vista un cierto nivel de diversificación en las líneas de trabajo que puede verse como una muestra de dispersión de la que podría desprenderse la puesta en evidencia de la falta de una identidad claramente definida.

 

 

 

 

EDITORIALES_GRANDES_MEDIANAS_Y_PEQUEÑAS

 

 

 

Ya sabemos que esas dos insignias de la mediana edición independiente española que hasta hace pocos años fueron Anagrama y Tusquets terminaron siendo compradas por grandes grupos editoriales —tal y como había sucedido anteriormente con LumenSeix Barral y otros sellos que durante sus inicios formaban parte de su misma órbita debido a la existencia de diversas afinidades y similitudes—. Y no sería raro que otras editoriales independientes medianas que hoy en día se consideran emblemáticas como Acantilado y Siruela terminaran siendo vendidas a algún gran grupo. No sobra recordar que para los grandes grupos la adquisición de editoriales de todos los tamaños que estén bien posicionadas y que cuenten con un catálogo interesante —sobre todo si están teniendo dificultades para sobrevivir— es fundamental porque les permite aumentar su cuota de mercado y mejorar su ventaja competitiva frente a sus rivales.

 

¿Será el segmento de la edición de tamaño mediano el mayor perjudicado de este proceso de contracción del mercado en el que los grandes grupos y las pequeñas editoriales independientes pueden seguir encontrando con mayor o menor dificultad la manera de sacarles provecho a las ventajas que se derivan de su tamaño y sobrellevar sus debilidades?

los caminos hacia la publicación

Con frecuencia me pasa que algún amigo, familiar o conocido que sabe que trabajo en edición de libros me dice que le gustaría publicar algo que ha escrito o que tiene un amigo, un familiar o un conocido que se encuentra en esta situación. Generalmente se trata de novelas, de colecciones de relatos, de poemarios, de memorias, de autobiografías, de historias familiares o de textos inclasificables. Mucha gente no sólo está convencida de que tiene cosas que decir, sino que además necesita decirlas. Y quienes no cuentan con esta mezcla de convicción y necesidad seguramente tienen en su entorno cercano al menos a un par de personas que han pasado decenas de horas de su vida escribiendo. No importa si escriben a mano o si lo hacen en una máquina de escribir o en un ordenador. En los cajones de los muebles de las casas, en los discos duros de los ordenadores y en la nube se almacenan millones de manuscritos inéditos que esperan ver la luz algún día —o mejor dicho: que a sus autores les gustaría publicar—.

 

En esta entrada me ocuparé de situaciones a las que con frecuencia tienen que enfrentarse los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos, de manera que quizás muy poco o casi nada de lo que diga a continuación sea aplicable a figuras reconocidas o consagradas. Aunque es probable que en los inicios de su carrera Ken Follet, Javier Marías, Paulo Coelho, Milan Kundera, Javier Sierra y otros autores cuyos libros hoy en día venden decenas de miles de ejemplares —y cuya última novedad actualmente se encuentra en la lista de los más vendidos en España— hayan tenido que enfrentarse a algunas de las circunstancias que describiré a continuación.

 

 

 

RAYMOND_CARVER_ESCRIBIENDO

 

 

 

Cuando un autor primerizo, desconocido o poco conocido que quiere publicar algo me aborda para hacerme una consulta normalmente le pregunto si sabe cómo funciona el proceso de publicación y comercialización de un libro, en caso de que su respuesta sea negativa se lo explico brevemente y finalmente le pido que me describa a grandes rasgos su manuscrito para saber de qué tipo de texto estamos hablando. En ocasiones los autores simplemente han escrito algo y quieren averiguar qué tienen que hacer para publicarlo. Otras veces los autores ya han enviado sus manuscritos tanto a editoriales como a concursos, obteniendo una amplia gama de posibles resultados: premios, menciones y otros reconocimientos, elogios y muestras de interés, declaraciones de intenciones de publicarlos, mensajes de rechazo —personalizados o genéricos— y silencio administrativo. Cuando los dos últimos casos se han repetido sistemáticamente, la mayor parte de las veces tengo la impresión de que los autores sienten que ya han agotado todas las opciones posibles y que creen que contar con la orientación de alguien que está metido en el mundo editorial podría suponer el renacer de la esperanza de publicar su manuscrito.

 

Ante este panorama es comprensible que las actitudes de estos autores vayan desde el entusiasmo, la confianza en sí mismos y en su trabajo, la expectación o la arrogancia hasta la frustración, la baja autoestima, la desesperanza y las ganas de tirar la toalla. A menudo estos autores quieren recibir un feedback o una valoración con respecto a su manuscrito aunque tampoco falta el que afirma que éste es la última maravilla, que quienes lo han leído hasta ahora pueden dar fe de ello y que no entiende por qué los editores no le hacen caso.

 

Los autores que aspiren a publicar su primer libro deberían saber que no existe un único camino hacia la publicación y que cada vez tienen más alternativas a su disposición para darle salida a su trabajo. Los principales caminos que hoy en día puede tomar un autor para publicar son los siguientes:

 

la edición tradicional: una editorial compra los derechos para publicar y comercializar las obras de los autores y les paga a éstos unas regalías sobre las ventas.

la edición a cuenta del autor: una editorial perteneciente al circuito del vanity publishing les cobra a los autores por publicar sus obras bajo su sello así como por la prestación de servicios editoriales. Algunas editoriales que se dedican al negocio de la edición a cuenta del autor prefieren llamarla “coedición”.

la autopublicación en plataformas en línea: los autores pueden transformar sus manuscritos en e-books para publicarlos y venderlos u ofrecerlos para descarga gratuita en las plataformas de autopublicación en línea —que cobran un porcentaje sobre las ventas—. Algunas de estas plataformas también les permiten a los autores ofrecer sus libros en papel a través de un sistema de impresión bajo demanda.

– la publicación vía micromecenazgo —o crowdfunding: los autores montan campañas para recoger pequeñas aportaciones económicas del mayor número posible de donantes con el propósito de financiar la publicación de su manuscrito. Estas campañas normalmente se desarrollan en plataformas de crowdfunding que funcionan en línea.

 

 

 

MANUSCRITO_2

 

 

 

Como el mercado está dividido en una gran variedad de circuitos, segmentos y nichos, es importante que cada manuscrito encuentre su lugar en él de acuerdo con aspectos como el género y el subgénero a los que pertenece, su temática, el perfil del autor e incluso el estilo de su escritura. Debido a lo anterior es importante que los autores se familiaricen con el entorno editorial y que identifiquen los espacios donde su manuscrito podría tener posibilidades de ser publicado de manera que una vez hayan hecho estas dos tareas examinen minuciosa y detenidamente las distintas alternativas existentes para su publicación, valoren los pros y los contras de cada una de ellas, tomen una decisión con respecto al camino a seguir para alcanzar su objetivo y se pongan manos a la obra.

 

La planificación y la puesta en marcha de estas gestiones es justamente uno de los servicios que les prestan las agencias literarias a los autores. Optar por gestionar personalmente todas estas acciones o verse obligado a hacerlo puede suponer grandes dificultades para los autores que no tienen un agente literario. Y si nos ponemos a hablar de todo lo relacionado con la negociación de las cláusulas de los contratos, con la venta de derechos subsidiarios y con las liquidaciones, es evidente que para los autores que por la razón que sea no son representados por un agente literario las dificultades prácticas son todavía mayores.

 

Hay otro detalle importante que los autores poco o nada experimentados en el campo de la publicación deberían saber: cuando se termina y se publica un libro todavía queda mucho por hacer. Es decir, que para los autores acabar y publicar un libro marca la exitosa superación de las dos primeras fases de una carrera de largo aliento en la que hay una serie de acciones de distribución, comercialización, comunicación, promoción, marketing, relaciones públicas y seguimiento cuya puesta en marcha es fundamental para llegar a la meta en una buena posición. En fin, la escritura y la publicación de un libro son el principio y no el final de un proceso.

 

A quienes les interese este tema les recomiendo los siguientes libros que tocan muchos de los aspectos a los que he hecho referencia en esta entrada:

 

– Marketing para escritores, de Neus Arqués

Éxito, de Íñigo García Ureta

¡Quiero publicar mi libro!, de Juan Triviño Guirado

 

 

 

RECURSOS_PARA_ESCRITORES

 

 

 

Próximamente publicaré algunas entradas en las que analizaré las posibilidades y las limitaciones de los diferentes caminos que los autores pueden tomar para publicar sus manuscritos.