la independencia en la edición colombiana: ¿una fuente de valor añadido o un simple eslogan?

Hace cerca de dos años Margarita Valencia estaba coordinando un número monográfico del Boletín cultural y bibliográfico del Banco de la República dedicado a la edición en Colombia, en el cual me invitó a participar. Para este monográfico Margarita me propuso que escribiera un artículo sobre la edición independiente en Colombia. El resultado de mi participación en el número 86 del Boletín cultural y bibliográfico es el artículo “La independencia en la edición colombiana: ¿una fuente de valor añadido o un simple eslogan?”.

 

 

 

BOLETÍN_CULTURAL_Y_BIBLIOGRÁFICO_86

 

 

 

El artículo empieza con un análisis de las consecuencias que podría haber tenido el desmantelamiento de una parte importante de las operaciones del Grupo Editorial Norma tras el replanteamiento del enfoque del negocio editorial de Carvajal y en él abordo los siguientes temas con respecto a la edición independiente en Colombia: los criterios a partir de los cuales considero que podría definirse la pequeña edición independiente; la convivencia entre la tendencia hacia la creciente concentración de la propiedad en el ámbito de los grandes grupos y el robustecimiento del segmento de la edición independiente, en el que hay un número cada vez mayor de editoriales; las distintas generaciones de editoriales independientes y las diferencias existentes entre ellas; el bajo número de títulos escritos en lengua extranjera que las editoriales colombianas están traduciendo y publicando actualmente; el asociacionismo en la edición independiente; los nuevos filones que la edición independiente está explorando y explotando hoy en día; y las perspectivas a corto, mediano y largo plazo tanto del conjunto de la edición independiente como de las editoriales que lo componen.

 

 

 

LA_INDEPENDENCIA_EN_LA_EDICIÓN_COLOMBIANA

 

 

Aunque sigo siendo tan entusiasta de la edición independiente como lo era hace unos años, con el paso del tiempo he conseguido tomar distancia y construir una visión más crítica con respecto a ésta gracias a una serie de lecturas, experiencias y conversaciones que me han permitido adquirir un conocimiento más amplio y profundo del sector, descubrir una amplia variedad de matices que antes no percibía y deshacerme de algunos prejuicios que quizás me llevaban no sólo a simplificar diversas cuestiones clave sino también a abordarlas desde una perspectiva ingenua y sesgada.

 

Con respecto al uso del término “independencia” como etiqueta o eslogan cito la siguiente observación que hice en la entrada “la atomización de la edición independiente”, que publiqué a finales de febrero de este año:

 

‘Desde hace un tiempo tengo la impresión de que por más que la proclamen como condición esencial de su existencia, convicción, compromiso o militancia, para ciertos editores a menudo la independencia no es más que una etiqueta o un eslogan claramente efectista. Es muy sugestivo el hecho de que en algunos de los discursos sobre la independencia que resultan más seductores y eficaces con frecuencia se haga un mayor énfasis en el status asociado a la etiqueta que en su contenido mismo’.

 

Antes de terminar me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que en algunos países latinoamericanos como Chile y Colombia esté desarrollándose y fortaleciéndose una industria editorial nacional cuyos actores no sólo atienden y satisfacen las necesidades del mercado interno, sino que además empiezan a proyectarse internacionalmente. Es verdad que la aparición durante los últimos años de una cantidad importante de nuevas editoriales independientes que se dirigen a distintos segmentos del mercado sugiere que el espectro de la edición en Colombia está ampliándose y enriqueciéndose. Me pregunto en qué medida este fenómeno está contribuyendo a favorecer el aumento de la diversidad de la oferta editorial.

 

Entre las editoriales independientes colombianas, las que más encuentro interesantes son Babel, Jardín, Laguna, La Silueta, La valija de fuegoRey + Naranjo, Robot y Tragaluz. Les recomiendo que le echen un ojo al catálogo de estas editoriales y que estén pendientes de sus novedades.

 

Quienes quieran leer el artículo pueden descargarlo apretando aquí.

deje un comentario