archivo de la categoría “industria editorial italiana”

miércoles, julio 16, 2008 categorizado bajo edición, industria editorial, industria editorial italiana

interrogante sobre la producción editorial en italia

Siempre he creído que en Italia la producción editorial es enorme y que allí los libros son baratísimos. No sé si esto es el producto de la imagen idílica que tenía de Italia una ex alumna del colegio italiano de Bogotá con la que salí cuando estaba en la universidad o de una simple idea preconcebida carente de fundamento. Si tenemos en cuenta que Italia tiene alrededor de sesenta millones de habitantes y que por fuera de su territorio sólo se habla italiano en unos cuantos pequeños puntos de Europa del Este y África —y, claro, en el seno de las comunidades italianas que hay regadas por todo el mundo—, ¿en el caso hipotético de que la producción editorial de ese país sea enorme quién compra y lee todos esos libros que se publican?

Este fin de semana mientras conversaba con Paolo Vignolo —un economista milanés que cuando estaba terminando la universidad se fue de intercambio a Bogotá y que, para no alargar el rollo, nunca regresó del todo a Italia, ahora es profesor de Historia de la Universidad Nacional de Colombia y tiene un acento bogotano encantador— aproveché para pedirle que me diera sus impresiones con respecto al mercado editorial italiano.


La respuesta de Paolo va por partes:

En primer lugar, esa cosa que llamamos “la lengua italiana” no existe. Cada zona de Italia tiene su dialecto y en ocasiones la gente tiene dificultades para entenderse con los del pueblo vecino. El italiano oficial sería el de los telediarios, que es absolutamente soso.

En segundo lugar, la tradición conformada por Dante, Petrarca y Boccaccio dio origen tanto a una lengua literaria sobre la que se funda la cultura escrita italiana como al status literario del italiano.

Y, por último, un alto porcentaje de los libros que salen en Italia no se venden simplemente porque su publicación es el resultado de intercambios de favores, chanchullos y jugadas políticas.

¿Y entonces? No quiero quedarme con la curiosidad, así que seguiré intentando encontrar respuestas a mi pregunta inicial. Si alguien tiene pistas al respecto, le agradecería que las compartiera.