archivo de la categoría “nuevas tecnologías”

imaginar el futuro y contribuir a su construcción

Cuando abrí [ el ojo fisgón ] a principios de 2007 circulaban por la red algunas imágenes con respecto al futuro del libro y de la lectura. Estas representaciones gráficas daban cuenta del estado evolutivo de ambas cosas en ese momento así como de las formas que entonces se creía que adoptarían más adelante. Se trata de imágenes que hoy en día parecen sacadas de la prehistoria, que en esa época circularon mucho en la blogosfera, que yo mismo usé en varias ocasiones y cuyos orígenes no consigo establecer en este momento —si alguien los conoce, le agradecería que me pasara las referencias—.

 

 

 

 

 

 

¿Cómo creen quienes viven en una época determinada que será el mundo al cabo de 10, 25, 50 o 100 años? Explorar cómo se han imaginado diferentes momentos del futuro en distintos contextos históricos puede decirnos mucho con respecto a una época: ¿cuáles son los intereses, las expectativas, las ideas fijas, las aspiraciones, las proyecciones o los imaginarios colectivos predominantes, subordinados y marginales? ¿qué valoraciones se hacen de tal o cual cosa? ¿de qué recursos se dispone?

 

Pensemos en hitos como ciertas obras de Julio Verne, Metropolis, las historias de Buck RogersUn mundo feliz1984, Fahrenheit 451Los Supersónicos, Volver al futuro, etc. —seguro que los amantes de la ciencia ficción o de lo distópico podrían citar varias decenas más de ejemplos representativos—.

 

 

 

 

 

 

En el caso de las ideas con respecto al futuro tanto del libro como de la lectura el discurso especulativo y prospectivo ha tendido a centrarse más en el soporte que en el contenido. Podríamos decir que este enfoque es perfectamente comprensible debido a la imposibilidad de disociar soporte y contenido en el libro en papel. Por otro lado, supongo que nuestra capacidad de especular y de construir imágenes con respecto al futuro está bastante limitada por aquello que conocemos o que nos resulta familiar —me pregunto hasta qué punto podemos desconocerlo y salirnos de los esquemas con los que hemos crecido—.

 

Y si las representaciones literarias, televisivas o cinematográficas del futuro del mundo occidental son un reflejo de la sociedad que las ha producido en un momento histórico determinado, las que se habían hecho hasta hace muy poco con respecto a la evolución de lo libresco y de la lectura como experiencia se centraban demasiado en el libro como concepto paradigmático y en el ordenador como dispositivo fundamental de acceso a lo digital —antes de la aparición del Kindle en noviembre de 2007 todos los lectores de tinta electrónica habían sido un fracaso, los teléfonos inteligentes hasta ahora empezaban a popularizarse y el iPad que desde un principio ha sido la tableta de referencia salió al mercado en abril de 2010—. Al fin y al cabo el libro y el ordenador son dos tecnologías con historias, desarrollos, usos y alcances muy diferentes cuya evolución las llevó con los años a terminar ocupando un lugar central en nuestra época debido a que su presencia en una amplia variedad de ámbitos cada vez es mayor y más fuerte.

 

 

 

 

 

 

Me parece que el ejercicio especulativo con respecto a la futura evolución del libro debería centrarse más en algunos aspectos relacionados con el contenido como tal en lugar de poner un énfasis tan marcado en el soporte. Teniendo en cuenta las puertas que abre el desarrollo tecnológico en el ámbito de la producción, la circulación y el consumo de contenidos digitales, creo que algunas preguntas relacionadas con temas sobre los que se viene discutiendo recurrentemente desde hace un tiempo podrían ayudar a orientar la reflexión —vale la pena leer los reportes que han aparecido de lo que se dijo al respecto en el Congreso del Libro Electrónico, cuya primera edición se celebró los días 24 y 25 de octubre en Barbastro—:

 

– ¿cómo pueden estructurarse y empaquetarse los contenidos?

– ¿de qué manera se pueden crear nuevas formas narrativas y experiencias de lectura?

– ¿cómo y dónde hacer accesibles los contenidos?

– ¿de qué manera se generarán ingresos con la comercialización de los contenidos*?

– ¿cómo amortizar las enormes inversiones que supone el desarrollo de aplicaciones y libros enriquecidos?

 

Como lo han señalado Joe Wikert y Jaume Balmes en diferentes ocasiones, muchos de los archivos que hoy en día se venden como e-books son el producto de conversiones cuyo resultado es una mala copia en soporte digital del libro en papel. De hecho, tengo entendido que éste fue uno de los temas en los que se centraron las intervenciones de quienes participaron en la mesa redonda “Tecnología para la edición de libros electrónicos” del congreso de Barbastro. En este sentido está claro que aún hay mucho por hacer no sólo para ampliar la oferta de e-books, sino también para garantizar que éstos salgan al mercado en óptimas condiciones técnicas. En algunos casos se trata de cuestiones en las que el componente técnico que en ocasiones es dominante se mezcla con la concepción de los contenidos independientemente de su naturaleza y con el diseño y la implementación tanto de modelos de negocio como de estrategias de promoción y comercialización.

 

 

 

 

 

 

Con respecto a las perspectivas de desarrollo del mercado de los libros enriquecidos y a la frustración producida por las expectativas insatisfechas en este campo recomiendo leer el artículo “Why it’s Too Early for Publishers to Give up on Media-Rich Ebooks”, que David Wilk publicó el pasado 24 de octubre en Digital Book World. Wilk dice en su artículo:

 

‘Algunos observadores de la edición digital han cuestionado por qué las muchas y potentes tabletas que hay en el mercado no han traído una nueva generación de e-books con medios enriquecidos que deleiten a los lectores con nuevas formas de experiencias de lectura digital. Mientras tanto el sentido común de los editores dice que no es viable un mercado para lo que actualmente se conoce como “e-books enriquecidos”‘.

(…)

‘No pienso que podamos decir si hay un mercado para inventos que todavía no hemos visto. Los editores no ven (aún) un mercado para la edición digital inventiva, lo cual es lo suficientemente justo, dado que aún tiene que haber un e-book innovador que pruebe que lo hay. ¿Pero y si la razón por la que todavía no hemos visto ningún éxito en el campo de los e-books innovadores no es una falta de mercado sino de algo completamente distinto?

Las plataformas de lectura digital les ofrecen a los escritores, a los narradores y a los productores la oportunidad de enriquecer, animar y profundizar la experiencia de la lectura’.

 

Siempre es posible dejar que otros moldeen su entorno e impongan sus reglas de juego o contribuir en la medida de lo posible a configurarlo. Si se quiere jugar un papel activo en la configuración de su entorno y en la construcción del futuro de éste, es necesario detectar y conocer los desafíos a los que hay que enfrentarse, reconocer las fortalezas y debilidades propias, estar bien informado de lo que está sucediendo alrededor suyo, revisar las bases y los esquemas a partir de los cuales se ha construido su negocio, deshacerse de los prejuicios que se tienen y cuestionar la validez actual de todo aquello que hasta el momento se ha dado por cierto, destinar recursos de todo tipo a la investigación, identificar aliados potenciales para trabajar colaborativamente con ellos, atreverse a probar y estar dispuesto a fracasar, hacer un balance de cada experiencia y ser capaz tanto de identificar puntos muertos como de reformular los planes sobre los que se ha estado trabajando.

 

A propósito de este tema me parecen reveladoras las palabras de Julieta Lionetti en el especial Un estado de ánimo de la revista Texturas:

 

‘Me ha tocado vivir el final de muchas cosas: de los barrios como lugar de socialización y aprendizaje; del tabaco como signo de sofisticación; del cine como arte; del colmado como sitio privilegiado de abastecimiento. Que todos esos finales dieron lugar a nuevos comienzos a los que debí adaptarme. Ahora me toca el final de la edición tal y como la conocemos desde 1930. Y esta vez, en lugar de adaptarme, he decidido ser protagonista del nuevo comienzo’.

 

***

 

 

 

 

 

 

Para terminar, ya que estamos hablando de las maneras como nos imaginamos el futuro les recomiendo echarles un ojo a la fascinante historia de la Enciclopedia Mecánica de Ángela Ruiz Robles —a la que algunos se han referido como “precursora del libro electrónico”—, a The Usborne Book of the Future —fue publicado en 1979 por Usborne Books y sus autores son Kenneth Gatland y David Jefferis— y al blog Paleofuture. Son tres auténticas maravillas.

 

 

 

 

 

 

 

* nota: el proceso de búsqueda de respuestas a esta pregunta ayuda a entender por qué temas como el precio, la viabilidad de los modelos de suscripción, las modalidades de préstamo de e-books a bibliotecas, la venta directa y el DRM siguen siendo críticos hoy en día.

el bookcamp III de kosmopolis 2013: algunas impresiones

En el marco del festival Kosmopolis 2013 que fue organizado por el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) los pasados viernes 15 y 16 de marzo se celebró el BookCamp III, en el que participé en distintas mesas redondas de presentación de casos en relación con los nichos en la edición, la literatura infantil, las posibilidades de lo digital y la situación actual de las librerías. Esta experiencia en el BookCamp III fue riquísima porque en las conversaciones que tuvieron lugar en las mesas redondas tuve la oportunidad no sólo de descubrir distintos proyectos emergentes en el campo de la edición, sino también de conocer tanto la evolución de iniciativas que tienen una trayectoria más larga como las posiciones de sus responsables con respecto a los temas que se abordaron allí.

 

 

 

Bookcamp Kosmopolis’13 (C) CCCB. Foto: Carlos Cazurro, 2013

 

Entre las cosas que pude observar en las mesas redondas de presentación de casos del BookCamp III, las que más me llamaron la atención son las siguientes:

 

– la gran cantidad de iniciativas de emprendimiento que desde hace un tiempo vienen surgiendo en el campo de la gestión de contenidos dentro del sector editorial, alrededor suyo y/o relacionadas con él.

– la participación en la puesta en marcha de estas iniciativas de profesionales que aportan diferentes conocimientos y competencias que se derivan de su experiencia en diversos sectores.

– el surgimiento de iniciativas en el interior de estructuras pequeñas que tienen unos costes fijos mínimos y que no necesariamente encuentran en la escasez de recursos o en la falta de un modelo de negocio claro una fuente de limitaciones para su desarrollo.

– la enorme variedad de iniciativas nativas digitales o híbridas en las que lo análogico es un factor bien sea secundario o bien marginal.

– la importancia que los gestores de estas iniciativas le dan a la colaboración para desarrollar herramientas, acciones o campañas de manera conjunta mediante la agregación de los recursos, de los conocimientos y del know-how que cada uno tiene a su disposición.

– la percepción de que a pesar de las dificultades existentes actualmente no todo está perdido para las librerías tradicionales que al tener un cierto nivel de especialización, al prestar diferentes servicios con un alto valor agregado y al jugar un rol de dinamización cultural en su entorno han conseguido no sólo convertirse en una referencia en sus respectivos segmentos y ámbitos de acción sino también fidelizar al menos a una parte de su clientela.

 

***

 

 

Vale la pena hacerle seguimiento tanto a la emergencia de nuevas iniciativas en el ámbito de la edición, del libro y de los contenidos en general como a la evolución de las ya existentes que tienen una trayectoria más larga. Y al ser un punto de encuentro y de intercambio de experiencias el BookCamp es un escenario propicio para que los gestores de estas iniciativas las den a conocer y entren en contacto tanto con otros actores del sector como con sus públicos reales y potenciales.

curso de libro 2.0: la nueva cadena de valor del libro, en el idec de la universitat pompeu fabra

El próximo mes de junio se realizará en el IDEC-Universitat Pompeu Fabra el curso Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro, que codirigen la escritora, analista y empresaria de temas de gestión digital Neus Arqués y el editor Roger Domingo.

 

En la sesión del próximo miércoles 13 de junio estaré en este curso hablando de críticos, influentials y lectores.

 

 

 

 

A continuación reproduzco el programa del curso:

 

Sesión 1: El futuro ya no es lo que era: Panorámica de la edición 2.0

 

1.1. Presentación del curso, de los ponentes y de los asistentes. Neus Arqués y Roger Domingo. (1 h)

1.2. El futuro ya no es lo que era: Panorámica de la edición 2.0. Neus Arqués. (1 h)

 

Sesión 2: Autores y agentes: Del “libro” al “activo”

 

2.1. “Autoemprendedores”. El autor como marca. La relación con el lector. La gestión del propio patrimonio editorial. Neus Arqués. (1 h)

 2.2. Los nuevos royalties: ¿Dónde está el dinero? Nuevos formatos y nuevos modelos de cesión de derechos. ¿Cuál es la aportación de valor del agente en la actualidad? Representante de la Asociación de Agencias Literarias – ADAL. (1 h)

 

Sesión 3: El editor: del papel a la pantalla

 

3.1. Jesús Badenes. Grupo Planeta. (1 h)

3.2. Carles Revés. Grupo Planeta. (1 h)

3.3. Claudio López de Lamadrid. Random House Mondadori. (1 h)

3.4. Ernest Folch. Ediciones B. (1 h)

 

Sesión 4: La librería y el lector

 

4.1. La librería y las nuevas tecnologías. Antoni Daura. Gremi de Llibreters. (1 h)

4.2. Críticos, influentials y lectores. Martín Gómez. El ojo fisgón. (1 h)

 

Sesión 5: Del libro al libro digital

 

Cambios en la escritura, en la lectura y en los hábitos de compra.

5.1. Luis González. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. (2 h)

 

Sesión 6: Los nuevos actores

 

6.1. Luis Collado. Google Books. (1 h)

6.2. Koro Castellano. Amazon España. (1 h) (Pendiente de confirmación)

 

Sesión 7: Taller práctico de publicación digital

 

6.3. Steven Tolliver. Hooked. (2 h)

 

Sesión 8: Visibilidad en línea

 

8.01. El plan de visibilidad. Neus Arqués. Manfatta. (1 h)

8.02. Visibilidad. Buenas prácticas. Roger Domingo. Grupo Planeta. (1 h)

 

Sesión 9: Libro 2.0

 

Debate sobre las opciones y los retos. Neus Arqués, Roger Domingo, participantes. (1 h)

 

Sesión 10: Evaluación y entrega de diplomas

 

Neus Arqués y Roger Domingo. (1 h)

 

Titulación y Valor Académico

 

Certificado en Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro expedido por el IDEC-Universitat Pompeu Fabra.

 

 ***

 

Creo que el programa es bastante interesante y pertinente, que éste está sólidamente estructurado y que los profesores del curso pueden aportar una gran variedad de elementos para comprender los temas que se propone abordar en él, por lo cual hay mucho que aprender de ellos.

 

A quienes se animen a inscribirse en el curso Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro, allí los esperamos —ver los apartados correspondientes tanto a calendario y horario como a importe y financiación—.

mis descubrimientos blogosféricos de 2011

Cada cierto tiempo me encuentro con algún blog nuevo o hasta entonces desconocido para mí cuyos contenidos se ocupan de algunos de los temas que más me interesan: los libros, la evolución del sector editorial, el proceso de reconversión de éste a raíz de la emergencia de lo digital, la economía de los contenidos y los usos sociales de las tecnologías de la información y la comunicación. Entre los blogs de este tipo que conocí durante 2011, los siguiente son los que ahora forman parte de mis lecturas imprescindibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Winch 5, de Francis Pisani (ver versión en español y en inglés)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

verba volant, scripta manent, de Bernat Ruiz Domènech

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– Joe Wikert’s Publishing 2020 Blog

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– Appazoogle, de autores varios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BibliogTecarios, de autores varios

 

 

– Disquisiciones, de Jorge Portland

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Editar en voz alta, de Elsa Aguiar

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Blog de Mariana Eguaras

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La amena biblioteca de Redfield Hall, de Belén Bermejo

 

***

 

A quienes le interesen tanto el mundo del libro y sus alrededores como las tecnologías y los contenidos digitales, les recomiendo seguir atentamente estos blogs.

entrevista a enrique dans en la revista texturas / “los lectores quieren acceder a los contenidos en cualquier momento, dispositivo y formato”

El número 16 de la revista Texturas que está circulando desde hace un par de semanas incluye la entrevista que le hice en junio de 2011 a Enrique Dans —a la cual me referí hace unos meses—. Dans habla en esta entrevista acerca de la disrupción tecnológica, del impacto que ésta está teniendo en la industria de los contenidos, de las distintas estrategias y líneas de acción que el sector editorial podría adoptar para gestionar su reconversión hacia lo digital, de la manera como la llegada a España de los nuevos actores de la distribución de contenidos digitales puede transformar tanto la estructura como la dinámica de la cadena de valor del libro, de la necesidad de construir entornos abiertos, convergentes e integrados, de los cambios que están teniendo lugar en las prácticas lectoras gracias a las funciones sociales de ciertas tecnologías, de las necesidades y expectativas de los lectores de hoy en día, de la circulación de los contenidos, de la capacidad de generación de atención y de la monetización de ésta.

 

 

 

 

Uno de los aspectos que me parecen más significativos de esta entrevista es el énfasis que Dans pone en la experiencia del usuario, para el cual en este momento es crítico poder acceder a los contenidos en cualquier formato, dispositivo, momento y lugar según sus necesidades puntuales —es decir, de una manera sencilla, eficiente y flexible—.

 

 

 

A continuación reproduzco algunos fragmentos de la entrevista que creo que vale la pena destacar:

 

‘[Los usuarios] Queremos información con capacidad de profundizar en ella o de hacer clic y ver por qué se dice algo, en qué se basan las fuentes para decirlo y por qué se opina una u otra cosa. Por tanto, exigimos profundidad en forma de hipervínculos y capacidades sociales en la información: es decir, que no sólo la asumamos sino que también podamos reenviarla, comentarla, votarla, promoverla, etc. En fin, un montón de funciones sociales sin las que ahora nos sentimos incómodos porque nos falta algo’.

 

(…)

 

‘La gente paga por aquello que le aporta valor. ¿Qué se puede hacer con un libro en Internet? Se pueden hacer un montón de cosas: una edición social de la obra, un libro que esté abierto a que la gente comente lo que va leyendo o permitirle al lector poner sus marcadores, sus ideas y sus vínculos. Lo que quieras. Se puede hacer que la experiencia de lectura mejore porque ya no estás limitado al formato habitual del libro’*.

 

(…)

 

‘El problema es que la industria editorial no sabe qué hacer. Es lo mismo que ocurre con la música. La industria de la música sabe vender CDs y si la pones a hacer otra cosa no sabe hacerlo o lo hace mal, se niega a hacerlo y lo desprecia porque no sabe vender. Al final lo que tenemos es un problema de auténtica adaptación. Actualmente nos estamos encontrando con empresas que no saben desvincularse del libro y que si pretenden vender otras cosas no saben hacerlo cuando en realidad lo que deben hacer hoy en día es clarísimo: en cuanto tengan un contenido, sacarlo en todos los formatos posibles’.

 

(…)

 

‘Lo que tenemos que plantearnos es que hay una diversidad enorme de dispositivos y que yo como usuario quiero que el contenido sea accesible desde todos —cada uno con su limitación de formato, de tamaño de pantalla, etc.— y con una continuidad. Kindle lo ha hecho muy bien. Yo compré un Kindle y ya lo tengo instalado en mi laptop, en mi ordenador de sobremesa, en mi iPad y en mi Blackberry. No me voy a poner a leer un libro en mi Blackberry pero me gusta tener la posibilidad de abrirlo y encontrarme con que la lectura está parada justo allí donde la dejé en cualquiera de mis otros dispositivos, en la misma referencia, y que lo que yo marqué está ahí porque me viene comodísimo en algunos momentos cuando quiero citar un libro o revisar algo que anoté. Cuando yo estoy leyendo un libro éste está en mi cabeza y quiero que esté presente en cualquiera de mis dispositivos. Entonces si se llega a inventar un dispositivo en forma de pantalla enrollable y semitransparente, quiero que mi libro también esté ahí y que no existan restricciones de ningún tipo para que sea así. Estamos hablando de contenidos digitales que por naturaleza son líquidos, de bits que se mueven por todas partes’.

 

(…)

 

‘Para empezar, en el diseño de esta estrategia [de reconversión] se tendría que pensar en el producto digital como el primer producto y eso es muy difícil para quien ha defendido toda su vida el libro físico y que aún cree que el libro digital es cosa de freaks o de minorías. La industria tiene que plantearse que su producto es digital porque se expresa, se vende, se usa y se consume en la red y que en caso de que alguien lo quiera puede imprimírselo pero teniendo en cuenta que el libro en papel es un subproducto. El libro impreso pasa a ser un subproducto y el libro digital es el producto principal que se consume en la red’.

 

(…)

 

‘Cuando en una industria irrumpe una innovación disruptiva, la mayoría de los que eran líderes en la época anterior adopta una postura defensiva y de intentar no hacer nada, de preservar su modelo de negocio, de protestar contra la innovación, de intentar ilegalizarla y cosas de ese tipo. La innovación siempre proviene de fuera, de los que no estaban antes. En Estados Unidos tienes modelos como los de The Huffington Post, Weblogs, Inc., Gawker Media y toda una serie de medios que han ido apareciendo y que han aprovechado muchísimo más las características del nuevo entorno debido a que no tienen las mismas condicionantes del escenario anterior, que es lo que permite que se adapten mucho mejor’.

 

(…)

 

‘Diría que quien produce contenidos debe tener claro que cuanto más circulen éstos mejor, sea en el régimen que sea: gratuito, de pago o restringido. A mí me va mejor cuanto más se mueve mi contenido. Yo soy consciente de que en cuanto publico un contenido en mi blog éste es reproducido automáticamente en una veintena de páginas web. La licencia bajo la cual publico mi blog permite hacerlo y gracias a eso a mí me va mejor. Si yo fuera un editor clásico, tendría que perseguir a esas páginas web y denunciarlas por aprovecharse de mi contenido. Pero no me interesa porque me va mejor así. Hacer este tipo de reflexión cuesta, lleva tiempo y exige una cierta experiencia pero vamos a acabar allí. Al final te tienes que acostumbrar a que tu contenido circule mejor porque te consigue una mayor capacidad de generación de atención. Y mientras más atención tengas, mejor porque puedes monetizarla. Lo que no podemos hacer es tener un contenido, renunciar a monetizar la atención y pretender cobrar simplemente por quien quiera comprarse el ejemplar de nuestra publicación como se hacía en el quiosco porque esto ya no funciona así’.

 

***

 

Las cosas que han sucedido entre mi conversación con Enrique Dans en junio de 2011 y la publicación de esta entrevista en el número 16 de la revista Texturas permiten hacerse una idea con respecto a la creciente aceleración del ritmo de las transformaciones que el sector editorial está sufriendo actualmente:

 

‘Esta entrevista tuvo lugar el miércoles 1 de junio de 2011 mientras se celebraba la Feria del Libro de Madrid, por lo que es bastante probable que entre su realización y su publicación se hayan registrado ciertos cambios en la situación de algunos de los aspectos abordados en ella —lo cual da cuenta de la velocidad a la que se están produciendo las transformaciones que la industria de los contenidos viene viviendo desde hace unos años—. Es indudable que el panorama de la industria editorial española no volverá a ser el mismo una vez desembarquen actores extranjeros provenientes del mundo tecnológico como Amazon, Google ebooks o Kobo, que ya anunciaron que este otoño empezarán a operar en España’.

 

 

 

 

Quienes quieran descargar la entrevista pueden hacerlo apretando aquí.

 

Aprovecho la ocasión para agradecerles no sólo a Margarita María Pérez Barón por la transcripción de esta entrevista, sino también a Manuel Gil y a Manuel Ortuño por sus comentarios y recomendaciones durante el proceso de edición de ésta.

 

* Aquí pueden echarle un ojo a la edición social de Todo va a cambiar, de Enrique Dans.