archivo de la categoría “la rentrée littéraire”

jueves, julio 9, 2009 categorizado bajo la rentrée littéraire, literatura francesa, obiei, sobreproducción

publicar menos para publicar mejor, según pierre assouline

Esta mañana en La république des livres apareció una interesante entrada titulada “Publier moins pour publier mieux” (“Publicar menos para publicar mejor”) en la que Pierre Assouline va directamente a cuestionar el volumen de novedades editoriales que aparecen cada año. El encabezado de su entrada es el mismo de cada año en esta misma época: cuántas novelas serán publicadas en la próxima rentrée littéraire, si se publican más o menos que en la del año pasado y poca cosa más.

Esta vez, sin embargo, Assouline va un paso más allá y plantea una reflexión que sugiere tímidamente que el volumen de lo que se publica incide sobre la calidad de la oferta editorial. Dice Assouline en su entrada de hoy:

‘¿El Centre National du Livre, que gestiona las ayudas y las subvenciones, no había señalado esto hace dos años bajo la batuta de su antiguo director Benoît Yvert, sugiriendo que ayudaría menos para ayudar mejor? Entonces por qué no publicar menos para publicar mejor, sólo que esta medida habría debido imponerse sin dudarlo hace ya mucho tiempo sin esperar a que la fórmula se convirtiera en un slogan’.




En síntesis, una selección más cuidadosa de lo que se publica debería traer como consecuencia una reducción de los títulos sin por ello afectar la diversidad de la oferta. Como tantas otras cuestiones, en El nuevo paradigma del sector del libro Manuel Gil y Francisco Javier Jiménez formulan mejor que nadie el tema de la sobreproducción injustificada cuando dicen que ‘en la era del hiperconsumo triunfa la lógica de la sobreabundancia: asistimos a una dinámica acelerada donde la lógica del más convive con la del mejor; ambas se desarrollan simultáneamente. Esto supone que la incontinencia editorial en producir más y mejor conlleva una bulimia creciente de títulos impresos que pone a la industria al borde de una reconversión acelerada’. Y luego añaden que ‘a las grandes editoriales les interesa la sobreproducción, al menos en teoría, ya que aumenta las posibilidades de generar un superventas’.


Una reflexión interesante para el sector en su conjunto, ¿no?


Aunque los grandes grupos son en gran parte los responsables de esta situación, valdría la pena ampliar la reflexión a los pequeños y medianos editores porque el tema les concierne a todos independientemente de su tamaño. Desde ya anticipo que la reflexión que estamos planteando y las líneas de trabajo que estamos desarrollando en el Observatorio Iberoamericano de la Edición Independiente (OBIEI) van en esta dirección.


Una última cosa: Assouline se refiere a la disminución del porcentaje de novedades de literatura francesa y al aumento de títulos provenientes del extranjero en la rentrée littéraire de 2009 —curiosamente, la literatura en castellano es una de las beneficiadas en esta tendencia:

‘229 novelas [extranjeras] anunciadas, es decir una veintena más que el año pasado. Un incremento tan notable como la disminución de la de literatura francesa. Basta con mirar un poco más de cerca las listas de los libros de ficción más vendidos en Francia en un año para alegrarse de una cierta liberalización de la curiosidad, fenómeno que nos parece natural pero que no lo es, por ejemplo, en los Estados Unidos donde, por el contrario, se observa un verdadero proteccionismo de la mentalidad, más bien sufrido que elegido, habiendo los editores decidido hace mucho tiempo que ellos tenían allí todo y lo mejor y que, en consecuencia, sus lectores no necesitaban historias de ficción escritas en lenguas distintas del inglés’.


¿Es que ya ni siquiera los franceses se interesan por la literatura francesa?

miércoles, septiembre 17, 2008 categorizado bajo la rentrée littéraire, novedades editoriales

notas de la rentrée littéraire [ 8 ] / la rentrée según pierre assouline

Hace dos días el diario Le Monde invitó a sus lectores a chatear con el escritor, crítico, periodista y bloguero Pierre Assouline sobre la rentrée littéraire. Las respuestas de Assouline son clarísimas, nos ayudan a entender el fenómeno de la rentrée a quienes somos ajenos al ámbito francés y ponen en evidencia que este personaje es un representante oficial de esa entidad que podríamos llamar “la mentalidad francesa”.

Reproduzco las respuestas de Assouline a las dos primeras preguntas que le formularon los lectores de Le Monde:

Lingam: ¿Por qué los editores y los medios decidieron hacer de la rentrée littéraire un evento?


Pierre Assouline: Eso no sucedió así. Toda esta gente no se reunió un día diciendo: ‘mira, vamos a crear algo’. Es un fenómeno que se instaló progresivamente desde principios del siglo XX y que a partir de ahora se inscribe en las costumbres. Pero no ha habido una premeditación ni un plan concertado.


Malou: ¿Sacar 600 y algo nuevos títulos en el mes de septiembre no es suicida? ¿Para los libreros, que no tienen lugar para exponerlos; para los críticos, que no tienen tiempo de leerlos; para los autores, que venderán menos?


Pierre Assouline: Bajo toda lógica usted tiene razón. Pero no se imagine que al repartir estos 600 lanzamientos a lo largo del año estos libros ganarían una mejor visibilidad. La concentración de todos estos títulos en dos períodos del año (septiembre y enero) permite focalizar la atención en lugar de diluirla en doce meses. Quizás no sea el mejor sistema pero no hemos encontrado otro mejor. En los dos casos es injusto para la mayoría de los autores.


Dentro de un par de semanas publicaré la entrevista que le hice hace diez días a Pierre Assouline en la Bibliothèque Nationale de France (BnF).

martes, septiembre 16, 2008 categorizado bajo boca a oreja, la rentrée littéraire, librerías, novedades editoriales, premios literarios

notas de la rentrée littéraire [ 7 ] / 676 novelas: ¿cómo conseguir algo de visibilidad?

Si en Francia durante la rentrée littéraire de este año se publicaron 676 novelas de un sólo golpe —ojo, solamente novelas—; si por todas partes todo el mundo está hablando todo el tiempo de novedades editoriales; si la gente tiene poco tiempo para leer periódicos, revistas y blogs; en fin, si pasan todas estas cosas, ¿cómo consigue una novela tener algo de visibilidad?


A continuación presento algunos factores que pueden contribuir —sobra aclarar que no estoy diciendo nada nuevo— en la medida en que son susceptibles de desencadenar un fenómeno de boca – oreja:

– Cuando se trata de un autor consagrado o por lo menos con una cierta trayectoria, esa notoriedad que le da su nombre a su novela ya le proporciona a ésta una ventaja enorme con respecto a las 675 restantes. Pienso en autores de hoy en día tan distintos como Pascal Quignard, Marc Levy, Maurice Dantec, Fred Vargas o Jean Echenoz.

– Si el autor —consagrado, en proceso de serlo o novel— es una figura pública o que tiene un perfil mediático y un particular gusto por el escándalo, la ventaja puede ser aún mayor que en el caso anterior. Así lo demuestran figuras como Michel Houellebecq, Frédéric Beigbeder, Pierre Assouline o Catherine Millet.

– Un comentario por parte de un líder de opinión —sea en una revista especializada, en la prensa generalista o en un blog— o la invitación del autor a un programa de televisión también puede ayudar de una manera nada despreciable. Esto es particularmente importante en Francia, un país en el que la gente del común lee bastante y tiene una fuerte inclinación a sostener conversaciones densas incluso en torno a los temas más banales y donde históricamente la división entre “la alta cultura” y la cultura mediática no ha sido tan tajante.

– Finalmente estarían las recomendaciones de las librerías y las listas de finalistas de los premios literarios, en las que suele haber algunas coincidencias y se mezclan autores y obras de todo tipo. La semana pasada me referí a las recomendaciones de las grandes cadenas Virgin Megastore – Le Furet du Nord y Fnac. Por otro lado, el blog Prix Littéraires está informando sobre los listados de finalistas de los premios literarios que se entregan en esta época:

Prix Goncourt

Prix de Flore

Prix Wepler-Fondation La Poste

Prix Médicis (francés y extranjero)

Prix Renaudot

Prix Femina (francés y extranjero)



Si en un autor se conjugan varios de estos factores, es muy probable que su novela se meta rápidamente en los listados de los libros más vendidos. En ese momento entrará en un círculo virtuoso que por inercia generará más ventas y éstas, a su vez, seguramente le permitirán cobrar un adelanto un poco mayor por su próximo libro así como algo más de dinero por los derechos de éste.

viernes, septiembre 12, 2008 categorizado bajo la rentrée littéraire, novedades editoriales, publicidad

notas de la rentrée littéraire [ 6 ] / promoción de libros en el metro

Estas fotos de avisos publicitarios tomadas esta semana en el metro de París sugieren que la editorial francesa Flammarion parece entender que los libros hay que promocionarlos allí donde están los lectores —y no sólo en los puntos de venta—.


Inassouvies nos vies, de Fatou Diome

La première nuit de tranquillité, de Stéphane Guibourgué

***




Jour de souffrance, de Catherine Millet

Beijing coma, de Ma Jian

***


Me entusiasmó mucho ver estos anuncios porque aunque soy consciente de las particularidades del libro como bien simbólico, me cuesta trabajo entender esa resistencia contra la idea de promocionarlo como cualquier otro producto. Creo que a la hora de promocionar libros es necesario recurrir a todas las herramientas que hay disponibles sin sonrojarse —según los medios que se tengan porque está claro que sólo las grandes editoriales podrían pagar por un anuncio publicitario como los de las fotos. Al final el balance de una iniciativa de éstas depende de la estrategia de promoción y del uso que se haga de estas herramientas para ponerla en marcha.

miércoles, septiembre 10, 2008 categorizado bajo la rentrée littéraire, librerías, novedades editoriales

notas de la rentrée littéraire [ 5 ] / los más vendidos en la fnac del forum des halles


La sucursal del Forum des Halles, en pleno centro de París, es la más grande de la cadena Fnac. Durante mi visita a la capital francesa estuve varias veces allí y aproveché para tomar nota de los libros más vendidos en esta megatienda por estos días de rentrée littéraire.

Los libros más vendidos en la Fnac de Les Halles son los siguientes:

– Trilogía Millénium (tomo 1: Les hommes qui n’aimaient pas les femmes; tomo 2: La fille qui rêvait d’un bidon d’essence et d’une allumette; tomo 3: La reine dans le palais des courants d’air), de Stieg Larsson

Dans les bois éternels y Un lieu incertain, de Fred Vargas

Sépulcre, de Kate Mosse

Misèrere, de Jean-Christophe Grangé

La fait du prince, de Amélie Nothomb

Les accommodements raisonnables, de Jean-Paul Dubois

Jour de souffrance, de Catherine Millet

La porte des enfers, de Laurent Gaudé

La vie en sourdine, de David Lodge

Les tribulations d’une caissière, de Anne Sam

Les rêves de mon père y L’audace d’espérer, de Barack Obama

Gomorra, de Roberto Saviano

Un arc-en-ciel dans la nuit, de Dominique Lapierre

Le guide Hachette des vins 2008


Como era de esperarse, la mayor parte de los títulos incluidos en este listado de los libros más vendidos son de autores francófonos. Las excepciones son el sueco Stieg Larsson —cuya trilogía Millénium está causando furor en Francia desde hace un tiempo y empezó a ser publicada en España en junio pasado—, Kate Mosse, David Lodge, Barack Obama y Roberto Saviano —su reportaje sobre la camorra napolitana, cuya adaptación cinematográfica salió hace poco, ha sido un éxito desde su publicación en Italia—.

Vale la pena anotar que Les accommodements raisonnables, de Jean-Paul Dubois, es el único título de este listado que está en la selección hecha por la Fnac. Este dato resulta interesante si tenemos en cuenta los testimonios de los vendedores de Virgin y de Le Furet du Nord que cité hace unos días con respecto a las sugerencias de las cadenas y a la relación entre éstas y el comportamiento de las ventas.