archivo de la categoría “oficios”

miércoles, diciembre 31, 2014 categorizado bajo oficios

¡se va 2014, llega 2015!

Terminamos 2014 y empezamos 2015 en un trabajo nuevo, en una ciudad nueva, en una casa nueva llena de cajas por desempacar y con un nuevo miembro de la familia a punto de llegar, lo cual es absolutamente fascinante. Poco a poco vamos descubriendo Madrid y encontrando nuestro lugar en una ciudad que sólo conocemos superficialmente, que nos gusta mucho y que nos resulta familiar y extraña a la vez. Hemos tenido la fortuna de que algunos buenos amigos que están echándonos una mano desde antes de mudarnos han hecho que todo sea mucho más fácil: desde el conocimiento y la comprensión de la ciudad hasta la construcción de un pequeño círculo familiar madrileño, pasando por la búsqueda de piso. Aprovecho esta entrada para darle las gracias a cada uno de ellos.

 

 

 

2015

 

 

 

Tras casi una década de vivir en Barcelona le digo hasta pronto a la ciudad donde he pasado los mejores años de mi vida y a la que tengo todo que agradecerle. En Barcelona dejo muchas cosas maravillosas que extrañaré —el mar, primero que todo— pero son más las que me traigo conmigo.

 

A pesar de algunas dificultades derivadas del impacto que la crisis económica ha tenido últimamente sobre el desempeño financiero de algunos de mis clientes, 2014 fue un año estupendo porque tuve la oportunidad de colaborar en varios proyectos en los que aprendí muchas cosas debido en gran parte a la cercanía y al apoyo de equipos de trabajo altamente comprometidos y profesionales. Y la verdad es que 2015 pinta aún mejor.

 

Espero que 2015 venga lleno de retos, oportunidades y logros para todos, así que les deseo lo mejor para este nuevo año que empieza.

jueves, diciembre 11, 2014 categorizado bajo contenidos digitales, verificación de datos

copiar + pegar (sin verificar) = desinformar

El martes 28 de octubre leí en The Digital Reader la entrada “Skoobe Expands Into Spain”. El jueves 30 de octubre leí la entrada “Le service Skoobe s’étend sur le territoire espagnol”, publicada en ActuaLitté. Hasta aquí todo más o menos bien: dos medios digitales utilizan titulares bastante similares para informar sobre la implantación en España de Skoobe, una empresa que presta un servicio de lectura de e-books por suscripción.

 

 

 

SKOOBE_THE_DIGITAL_READER

 

 

 

Según indica The Digital Reader, su entrada se basa en información proveniente de Boersenblatt y de BuchReportActuaLitté señala a BuchReport y a The Digital Reader como las fuentes de la información que publica en su entrada. Es evidente que la entrada de The Digital Reader es anterior a la publicada por ActuaLitté.

 

En el artículo “Ins Ursprungsland der Flatrates” publicado en BuchReport se afirma que la plataforma Nubico pertenece al grupo Bertelsmann. Aquí nos encontramos con un error que tanto The Digital Reader como ActuaLitté reproducen posteriormente en sus respectivas entradas.

 

Dice la entrada de The Digital Reader:

 

‘Launched in Germany in early 2012, Skoobe faces competition from Scribd and Kindle Unlimited in Germany, and in Spain it will have to compete with 24Symbols, Scribd again, and Skoobe will also have to compete against a corporate cousin.

As you may know, Skoobe is owned by Georg von Holtzbrinck GmbH and Bertelsmann, 2 publishing and media conglomerates. Bertelsmann also owns Nubico, a subscription ebook service which launched in Spain in October 2013′.

 

En la entrada de ActuaLitté se comenta lo siguiente:

 

‘Le service [Skoobe] a d’abord été lancé en Allemagne, début 2012, où il concurrence d’autres services de lecture contre souscription comme Scribd, ou Kindle Unlimited. En Espagne, où le dernier cité n’est pas encore disponible, s’ajoute à la liste 24Symbols ainsi que Nubico, lointain cousin. Car Skoobe appartient notamment à Georg von Holtzbrinck, mais aussi à Random House et à Bertelsmann, qui détient également Nubico‘.

 

Nótese que en sus respectivas entradas tanto The Digital Reader como ActuaLitté se refieren a Nubico como un cousin de Skoobe —y aunque no soy desconfiado, más adelante entenderán por qué en este caso particular dudo que el uso del mismo término por parte de ambas fuentes sea el resultado de una casualidad—.

 

 

 

SKOOBE_ACTUALITTÉ

 

 

 

El error del artículo de BuchReport que se repite en la entrada de The Digital Reader así como en la de ActuaLitté es muy sencillo: Nubico no es propiedad de Bertelsmann —aunque hasta hace unos meses este grupo contaba con una participación en su estructura accionarial—. En realidad Nubico es una joint venture creada por Círculo de lectores y Telefónica, cuya propiedad está repartida en partes iguales entre ambas empresas.

 

Es verdad que hasta hace poco más de cuatro años Círculo de lectores era propiedad de Bertelsmann. En 2010 Bertelsmann le vendió el 50% de Círculo de lectores a Planeta. Y a mediados de 2014 Planeta se hizo con el control total de Círculo de lectores tras comprar el 50% restante de la empresa que todavía estaba en manos de Bertelsmann. En conclusión, hoy en día Nubico no tiene nada que ver con Bertelsmann —aunque su sede siga estando en el mismo edificio de Barcelona donde se encuentran la oficinas principales de Penguin Random House Grupo Editorial—.

 

Como puede verse, estamos frente a información que por su naturaleza pública hoy en día puede rastrearse, contrastarse y verificarse con mucha facilidad y en unos pocos minutos. Para no extenderme de manera innecesaria, me remito a lo que dije hace ya casi dos años en la entrada “la verificación de datos y la credibilidad en la producción de contenidos”:

 

‘Nunca se habían producido tantos contenidos como ahora y debido al fácil acceso a éstos nunca antes habíamos tenido al alcance de la mano tantas herramientas al servicio de la verificación de datos, que es una tarea a la que hoy en día se le debería dar la mayor importancia. Actualmente una porción importante de la información que forma parte de la esfera pública es verificable con relativa facilidad mediante una búsqueda en Internet, lo cual permite zanjar rápidamente muchas discusiones que antes podían prolongarse durante horas. Basta con tener un par de pistas, con echar mano de una pequeña dosis de intuición y con utilizar unos términos de búsqueda que remitan con más o menos precisión al campo de la cuestión que se pretende resolver —si el primer intento falla, para dar con la respuesta que se busca suele ser necesario hacer como mucho dos o tres más dependiendo de la complejidad de la consulta—’.

 

Los errores de carácter fáctico como éste son frecuentes cuando la información se reproduce sin haberla sometido previamente a un proceso de verificación, como seguramente hicieron los responsables de The Digital Reader y de ActuaLitté en este caso. Cuando un medio de comunicación comete errores de este tipo por manejar la información de una manera poco rigurosa en realidad está desinformando y confundiendo al lector, que en estos casos termina siendo el gran perjudicado. Al parecer el “copiar y pegar” no es una práctica exclusiva de estudiantes de colegio y de universidad que recurren a todo tipo de artimañas para hacer sus trabajos, aprobar sus asignaturas y hasta sacar una buena nota haciendo el mínimo esfuerzo posible. Y quien dice “copiar y pegar” muchas veces dice directamente fusilar, refritar e incluso plagiar contenidos producidos por otros —una práctica cada vez más frecuente en medios tanto tradicionales como digitales—. Si para un estudiante ser sorprendido recurriendo a estas malas prácticas supone algún tipo de sanción, para un medio de comunicación, para un periodista, para un especialista o para un líder de opinión implica una pérdida de su credibilidad y de la confianza de su audiencia.

 

Está claro que si en este caso BuchReport, The Digital Reader y ActuaLitté hubieran tratado la información con rigor a la hora de establecer un supuesto vínculo entre Skoobe y Nubico vía Bertelsmann no se habría salvado ninguna vida, tampoco se habría mejorado el comportamiento de los mercados y mucho menos se habría reducido la pobreza en el mundo. Pero también es verdad que si BuchReport, The Digital Reader y ActuaLitté hubieran hecho bien su trabajo los lectores estaríamos mejor informados y tendríamos menos razones para desconfiar de la información que publican.

 

 

 

FUSILAR

 

 

 

Desde hace casi diez años soy un lector asiduo de blogs. Y de hecho, casi todas las fuentes de información y análisis con respecto a ciertos temas específicos que considero más confiables son blogs cuyos contenidos cuentan con una calidad significativamente más alta que los de la prensa generalista y no tienen nada que envidiarles a los de muchas publicaciones especializadas. Me gustan y me interesan sobre todo los blogs que hacen un aporte propio, singular y auténtico que ninguna otra fuente está en capacidad de ofrecer porque sus autores tienen bagajes, marcos de referencia, posiciones, puntos de vista, perspectivas, líneas de análisis y voces particulares que se reflejan en lo que escriben. Por el contrario, aquellos blogs que se dedican solamente a referenciar y a comentar contenidos producidos y publicados por otros o directamente a fusilarlos, a refritarlos e incluso a plagiarlos reproduciéndolos de manera literal o parafraseada me despiertan un interés mínimo —sólo me interesan en la medida en que me permiten detectar con retraso artículos valiosos que por alguna razón se me pudieron haber escapado cuando fueron publicados por las fuentes que los produjeron originalmente—.

 

Cuando se toma en serio, la producción de contenidos es un trabajo exigente al servicio del cual es necesario poner una amplia variedad de recursos. Dedicarse sólo a referenciar, a comentar, a fusilar, a refritar o a plagiar lo que otros producen y publican es una estrategia muy sencilla, barata y eficaz que mediante un esfuerzo mínimo basado en la explotación del trabajo de los demás permite construir una red robusta de contenidos, mantener la frecuencia de las actualizaciones a un buen ritmo, optimizar el posicionamiento en los motores de búsqueda, generar tráfico y ganar visibilidad.

 

Como productores y consumidores de contenidos todo el tiempo tenemos que optar por uno u otro modelo —o por una mezcla de ambos— de acuerdo con nuestras necesidades de cada momento, por lo que es importante que seamos conscientes del coste que tienen para nosotros todas las decisiones que tomemos al respecto.

miércoles, noviembre 5, 2014 categorizado bajo agentes literarios, edición, industria editorial, marketing, promoción

los caminos hacia la publicación: la edición tradicional

En la entrada “los caminos hacia la publicación” que publiqué hace unas semanas me refería a las distintas opciones que actualmente tienen los autores para publicar las obras que escriben. La existencia de diferentes opciones es el resultado de la aparición de nuevos actores, servicios y procedimientos al servicio de la publicación que además suponen la emergencia de nuevos modelos de negocio.

 

La opción más clásica que tienen los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos para publicar sus obras —y la primera que se nos viene a la cabeza a personas como yo— consiste en recurrir a una editorial tradicional. Debido sobre todo al descenso de las barreras de entrada para publicar porque acceder a diversas herramientas que lo hacen posible hoy en día no supone mayores obstáculos así como al auge de las plataformas de autopublicación en línea, desde hace unos años vienen surgiendo y propagándose con relativo éxito los discursos que afirman con vehemencia que en el contexto actual las editoriales han dejado de ser un intermediario necesario y que incluso invitan a prescindir de ellas.

 

 

 

FRANKFURTER_BUCHMESSE_2014

 

 

 

Veamos cuáles son los aportes que hacen las editoriales tradicionales en el proceso de publicación de una obra:

 

– ponen los manuscritos en condiciones para publicarlos y sacarlos al mercado mediante su experticia, que se expresa en el cumplimiento de diversas funciones: acompañamiento en el desarrollo de los manuscritos, asesoría en la reformulación de aquellos aspectos de éstos que no funcionan del todo bien, coordinación y ejecución de las distintas fases del proceso tanto de edición como de producción y gestión de la comunicación, la promoción y el marketing.

– invierten recursos de distintos tipos en los títulos que publican —y quien dice invertir, dice asumir un riesgo—: compra de derechos, horas de trabajo de sus empleados, pago a colaboradores externos, acciones promocionales, etc.

– colocan los libros en los puntos de venta a través de sus distribuidores y contribuyen a darles visibilidad allí, en los medios de comunicación tradicionales y en los entornos de generación Web 2.0.

– ofrecen como respaldo el reconocimiento y el prestigio de su marca: posicionamiento de cara a los distintos actores de su entorno —autores, agentes literarios, editores, distribuidores, libreros, medios de comunicación, críticos y comentaristas, bibliotecarios, lectores, etc.—.

 

Estos aportes justifican el porcentaje que en su condición de intermediario cobran las editoriales tradicionales sobre las ventas de los libros que publican.

 

Es necesario que el autor primerizo, desconocido o poco conocido que opte por buscar una editorial tradicional para publicar su manuscrito sea consciente de que cada obra debe encontrar su lugar. Dicho de otro modo: dado que en teoría cada editorial tiene unas líneas editoriales más o menos claramente definidas, está claro que una obra no puede ser publicada en cualquier editorial. Se supone que cada editorial sólo publica ciertos tipos de libros, por lo que en principio en su catálogo no hay un lugar para aquellas obras que no vayan en la línea de éstos. Lo anterior implica que según el tipo de obra que haya escrito el autor debe identificar cuáles son las editoriales más apropiadas para publicarla teniendo en cuenta las líneas de su catálogo. El buen posicionamiento y el prestigio de muchas editoriales está relacionado con la manera como los títulos de su catálogo dialogan y establecen entre sí una relación armónica porque tienen una serie de similitudes y/o de afinidades compartidas.

 

 

 

MANUCRITOS_ANILLADOS

 

 

 

A la hora de buscar una editorial para publicar su obra los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos deben tener en cuenta que normalmente muchas editoriales no aceptan manuscritos no solicitados o que no lleguen a través de agencias literarias y que tampoco dan razón sobre ellos. Quien no sepa esto corre el riesgo de hacerse falsas expectativas, de desperdiciar sus esfuerzos al dirigirlos hacia la dirección equivocada, de gestionar sus recursos de manera errática y de llevarse grandes decepciones que pueden desanimarlo. Un conocimiento mínimo de la dinámica de funcionamiento del circuito de la edición de libros puede ahorrarles una buena cantidad de malentendidos, disgustos y frustraciones a los autores.

 

Salvo en el caso de los títulos de autores de mucho renombre y de apuestas de otro tipo o de los éxitos inesperados, normalmente las editoriales le asignan a la promoción de los libros que publican recursos muy limitados que tienen que distribuir entre sus distintos títulos. Y a menudo los autores no son conscientes de esta situación o les cuesta trabajo entenderla, por lo que se quejan de que las editoriales no hacen lo suficiente para promocionar sus libros. Los editores y los encargados de comunicación, promoción y marketing reciben cada día decenas de llamadas, cartas y mensaje de correo electrónico de autores que quieren saber por qué su libro no ha aparecido en tal o cual suplemento cultural o revista, que se quejan de que no está disponible en una librería que acaban de visitar o que preguntan cuántos ejemplares se han vendido desde el último fin de semana. Con frecuencia los autores sienten que las editoriales no ponen suficientes recursos y esfuerzos al servicio de la comunicación, la promoción y el marketing de sus libros, esperan que ellas hagan hasta lo inimaginable para venderlos y no están dispuestos a mover un dedo en este campo porque consideran que no les corresponde hacerlo. Aunque también es verdad que gracias a las herramientas de comunicación que existen actualmente —sobre todo a las de generación Web 2.0— cada vez son más los autores que juegan un papel bastante activo en la promoción de sus libros.

 

Dicho todo lo anterior, invito a los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos que hoy en día quieran publicar su manuscrito a preguntarse si recurrir a una editorial tradicional es la opción que más les conviene, si consideran que al menos parcialmente constituye una alternativa viable o si definitivamente les resulta mejor tomar otro camino hacia la publicación.

los caminos hacia la publicación

Con frecuencia me pasa que algún amigo, familiar o conocido que sabe que trabajo en edición de libros me dice que le gustaría publicar algo que ha escrito o que tiene un amigo, un familiar o un conocido que se encuentra en esta situación. Generalmente se trata de novelas, de colecciones de relatos, de poemarios, de memorias, de autobiografías, de historias familiares o de textos inclasificables. Mucha gente no sólo está convencida de que tiene cosas que decir, sino que además necesita decirlas. Y quienes no cuentan con esta mezcla de convicción y necesidad seguramente tienen en su entorno cercano al menos a un par de personas que han pasado decenas de horas de su vida escribiendo. No importa si escriben a mano o si lo hacen en una máquina de escribir o en un ordenador. En los cajones de los muebles de las casas, en los discos duros de los ordenadores y en la nube se almacenan millones de manuscritos inéditos que esperan ver la luz algún día —o mejor dicho: que a sus autores les gustaría publicar—.

 

En esta entrada me ocuparé de situaciones a las que con frecuencia tienen que enfrentarse los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos, de manera que quizás muy poco o casi nada de lo que diga a continuación sea aplicable a figuras reconocidas o consagradas. Aunque es probable que en los inicios de su carrera Ken Follet, Javier Marías, Paulo Coelho, Milan Kundera, Javier Sierra y otros autores cuyos libros hoy en día venden decenas de miles de ejemplares —y cuya última novedad actualmente se encuentra en la lista de los más vendidos en España— hayan tenido que enfrentarse a algunas de las circunstancias que describiré a continuación.

 

 

 

RAYMOND_CARVER_ESCRIBIENDO

 

 

 

Cuando un autor primerizo, desconocido o poco conocido que quiere publicar algo me aborda para hacerme una consulta normalmente le pregunto si sabe cómo funciona el proceso de publicación y comercialización de un libro, en caso de que su respuesta sea negativa se lo explico brevemente y finalmente le pido que me describa a grandes rasgos su manuscrito para saber de qué tipo de texto estamos hablando. En ocasiones los autores simplemente han escrito algo y quieren averiguar qué tienen que hacer para publicarlo. Otras veces los autores ya han enviado sus manuscritos tanto a editoriales como a concursos, obteniendo una amplia gama de posibles resultados: premios, menciones y otros reconocimientos, elogios y muestras de interés, declaraciones de intenciones de publicarlos, mensajes de rechazo —personalizados o genéricos— y silencio administrativo. Cuando los dos últimos casos se han repetido sistemáticamente, la mayor parte de las veces tengo la impresión de que los autores sienten que ya han agotado todas las opciones posibles y que creen que contar con la orientación de alguien que está metido en el mundo editorial podría suponer el renacer de la esperanza de publicar su manuscrito.

 

Ante este panorama es comprensible que las actitudes de estos autores vayan desde el entusiasmo, la confianza en sí mismos y en su trabajo, la expectación o la arrogancia hasta la frustración, la baja autoestima, la desesperanza y las ganas de tirar la toalla. A menudo estos autores quieren recibir un feedback o una valoración con respecto a su manuscrito aunque tampoco falta el que afirma que éste es la última maravilla, que quienes lo han leído hasta ahora pueden dar fe de ello y que no entiende por qué los editores no le hacen caso.

 

Los autores que aspiren a publicar su primer libro deberían saber que no existe un único camino hacia la publicación y que cada vez tienen más alternativas a su disposición para darle salida a su trabajo. Los principales caminos que hoy en día puede tomar un autor para publicar son los siguientes:

 

la edición tradicional: una editorial compra los derechos para publicar y comercializar las obras de los autores y les paga a éstos unas regalías sobre las ventas.

la edición a cuenta del autor: una editorial perteneciente al circuito del vanity publishing les cobra a los autores por publicar sus obras bajo su sello así como por la prestación de servicios editoriales. Algunas editoriales que se dedican al negocio de la edición a cuenta del autor prefieren llamarla “coedición”.

la autopublicación en plataformas en línea: los autores pueden transformar sus manuscritos en e-books para publicarlos y venderlos u ofrecerlos para descarga gratuita en las plataformas de autopublicación en línea —que cobran un porcentaje sobre las ventas—. Algunas de estas plataformas también les permiten a los autores ofrecer sus libros en papel a través de un sistema de impresión bajo demanda.

– la publicación vía micromecenazgo —o crowdfunding: los autores montan campañas para recoger pequeñas aportaciones económicas del mayor número posible de donantes con el propósito de financiar la publicación de su manuscrito. Estas campañas normalmente se desarrollan en plataformas de crowdfunding que funcionan en línea.

 

 

 

MANUSCRITO_2

 

 

 

Como el mercado está dividido en una gran variedad de circuitos, segmentos y nichos, es importante que cada manuscrito encuentre su lugar en él de acuerdo con aspectos como el género y el subgénero a los que pertenece, su temática, el perfil del autor e incluso el estilo de su escritura. Debido a lo anterior es importante que los autores se familiaricen con el entorno editorial y que identifiquen los espacios donde su manuscrito podría tener posibilidades de ser publicado de manera que una vez hayan hecho estas dos tareas examinen minuciosa y detenidamente las distintas alternativas existentes para su publicación, valoren los pros y los contras de cada una de ellas, tomen una decisión con respecto al camino a seguir para alcanzar su objetivo y se pongan manos a la obra.

 

La planificación y la puesta en marcha de estas gestiones es justamente uno de los servicios que les prestan las agencias literarias a los autores. Optar por gestionar personalmente todas estas acciones o verse obligado a hacerlo puede suponer grandes dificultades para los autores que no tienen un agente literario. Y si nos ponemos a hablar de todo lo relacionado con la negociación de las cláusulas de los contratos, con la venta de derechos subsidiarios y con las liquidaciones, es evidente que para los autores que por la razón que sea no son representados por un agente literario las dificultades prácticas son todavía mayores.

 

Hay otro detalle importante que los autores poco o nada experimentados en el campo de la publicación deberían saber: cuando se termina y se publica un libro todavía queda mucho por hacer. Es decir, que para los autores acabar y publicar un libro marca la exitosa superación de las dos primeras fases de una carrera de largo aliento en la que hay una serie de acciones de distribución, comercialización, comunicación, promoción, marketing, relaciones públicas y seguimiento cuya puesta en marcha es fundamental para llegar a la meta en una buena posición. En fin, la escritura y la publicación de un libro son el principio y no el final de un proceso.

 

A quienes les interese este tema les recomiendo los siguientes libros que tocan muchos de los aspectos a los que he hecho referencia en esta entrada:

 

– Marketing para escritores, de Neus Arqués

Éxito, de Íñigo García Ureta

¡Quiero publicar mi libro!, de Juan Triviño Guirado

 

 

 

RECURSOS_PARA_ESCRITORES

 

 

 

Próximamente publicaré algunas entradas en las que analizaré las posibilidades y las limitaciones de los diferentes caminos que los autores pueden tomar para publicar sus manuscritos.

rigor, control de calidad y veracidad en la edición de no ficción

El pasado 3 de septiembre apareció en The Atlantic el interesante artículo “Book Publishing, Not Fact-Checking”, de Kate Newman. En su artículo Newman aborda el problema de la verificación de datos en la edición de libros de no ficción. Newman cita a Craig Silverman, quien mientras escribía su libro Regret the Error hizo un sondeo con respecto al nivel de verificación de datos que la gente creía que se aplicaba en tres tipos diferentes de publicaciones: libros, revistas y periódicos. Según Silverman, la mayor parte de la gente con la que habló creía que el nivel de verificación de datos era más alto en los libros que en las revistas y en los periódicos.

 

 

 

BOOK_PUBLISHING_NOT_FACT_CHECKING

 

 

Tras presentar en la parte inicial de su artículo el caso de dos libros que se basan en la historia de la activista por los derechos humanos Somaly Mam —que desde que salió a la luz fue dada por verdadera pero que presuntamente es falsa, según se denunció hace un tiempo— sobre la manera como fue prostituida durante su niñez en Camboya y mencionar algunos ejemplos más, Newman hace dos afirmaciones que desvirtúan la creencia popular según la cual en los libros hay un alto nivel de verificación de datos:

 

1. la mayoría de los libros no son sometidos a verificación de datos.

2. muchos lectores no se dan cuenta de que la verificación de datos nunca ha sido una práctica habitual en el mundo de la edición de libros.

 

Newman destaca el hecho de que ante un fraude como el de Mam las críticas hayan recaído más sobre los autores que en sus libros han dado cuenta de su “heroica” historia y sobre ella misma que sobre las editoriales que han publicado dichos libros. En su artículo Newman comenta que ‘las casas editoriales carecen de los fondos para realizar operaciones de verificación de datos pero este argumento cada vez es más difícil de aceptar, particularmente cuando se trata de grandes sellos’.

 

Para mí está claro que en el caso de la no ficción tanto los autores como las editoriales tienen una responsabilidad con respecto a la veracidad, a la exactitud y a la fiabilidad de los contenidos que se publican. Más vale que durante el proceso de edición los contenidos sean sometidos a los controles de calidad más estrictos para que en caso de enfrentarse a cuestionamientos o polémicas los autores y las editoriales puedan defender el valor y la solidez de su trabajo, evitando así poner en peligro la credibilidad y el prestigio que han construido. Lo que no tengo tan claro es hasta dónde llega la responsabilidad de los autores y dónde empiezan las editoriales a ser responsables. En mi opinión, estamos ante una frontera bastante difusa pero quisiera hacer algunas consideraciones con respecto a la importancia de que las editoriales asuman una parte importante de esta responsabilidad. Como soy plenamente consciente de que se trata de una responsabilidad compartida, no pretendo liberar a los autores de ésta y atribuírsela totalmente a las editoriales. Quiero más bien llamar la atención sobre las diferencias existentes entre la naturaleza y el estatus de las editoriales y los autores.

 

 

 

TRUTHOMETER

 

 

 

Hay algunos factores de carácter estructural en los que las editoriales se diferencian significativamente de los autores:

 

– tienen una capacidad operativa y una disponibilidad de recursos mayores.

– cuentan con una experticia y un know-how bastante amplios y profundos en relación con los procesos de edición de contenidos.

– son marcas corporativas que tienen un entorno, un abanico de productos y servicios, una proyección y un ciclo de vida muchos más amplios que los autores, que son marcas personales.

 

Estos tres factores de carácter estructural son la fuente de un factor diferencial necesario para explicar por qué en términos de veracidad, credibilidad y fiabilidad los contenidos de no ficción que las editoriales publican podrían ser más confiables que aquellos que sean publicados directamente por sus autores sin someterlos a ningún filtro previo. Si ahora que las barreras de entrada para producir y publicar contenidos se han venido abajo hasta prácticamente desaparecer se necesitan argumentos en defensa del valor que aportan las editoriales, creo que en factores como éstos podríamos encontrarlos. Ahora bien, en este contexto las editoriales tendrían que demostrarnos que efectivamente están aportando un valor que los autores que se autopublican no están en capacidad de ofrecer. Para bien o para mal las editoriales ya no son los guardianes exclusivos del acceso a la publicación, por lo que su autoridad no puede seguir dándose por sentado así como hoy en día la naturaleza física del libro en papel tampoco es garantía de nada.

 

 

 

FACTCHECK

 

 

 

En el vasto campo de la no ficción hoy en día las editoriales pueden aportar el valor necesario para ganar autoridad y reforzarla de cara tanto a sus competidores como a los autores que se autopublican no sólo mediante la verificación de datos, sino también a través de la inclusión en sus libros de piezas complementarias de diversos tipos que enriquezcan el contenido y que al ampliar la perspectiva permitan profundizar en los temas de los que éste se ocupa: índices onomásticos, aparatos críticos, elementos contextuales, glosarios, listados exhaustivos de fuentes documentales de diferentes naturalezas, tablas y gráficos, infografías, ilustraciones, líneas de tiempo, recursos multimedia, etc.

 

Aunque es verdad que los autores que se autopublican también están en capacidad de producir estas piezas complementarias para enriquecer los contenidos de sus libros, las editoriales pueden hacerlo más cómodamente porque su capacidad operativa y los recursos que tienen a su disposición son mucho mayores. La inclusión de este tipo de piezas complementarias en el contenido de una obra de no ficción aporta un valor que marca una diferencia entre los libros que las tienen y aquellos que no. Como lector valoro particularmente los libros que me suministran un conjunto de contenidos de esta naturaleza.

 

Quizás la amenaza que las editoriales ven en los autores que se autopublican se convierta en un incentivo para que muchas de las que trabajan en el ámbito de la no ficción no sólo apuesten por tratar la información con más rigor con el propósito de reforzar su credibilidad de cara a sus públicos, sino que además aprovechen los recursos que tienen a su disposición para producir contenidos más ricos y mejores.

 

A quien le interese profundizar en este tema le recomiendo echarle un ojo a la entrada “la verificación de datos y la credibilidad en la producción de contenidos”, que publiqué en febrero de 2013.