archivo de la categoría “formación de editores”

2º diplomado en estudios editoriales del instituto caro y cuervo: experiencia con balance positivo

Durante las dos últimas semanas de septiembre estuve en Bogotá dando clases en el 2º Diplomado en Estudios Editoriales del Instituto Caro y Cuervo, una experiencia cuyo balance ha sido 100% positivo en todos los sentidos. Para empezar quisiera hacer algunas observaciones de carácter descriptivo con respecto a los estudiantes del diplomado:

 

– número de estudiantes: +/- 24 (repartidos prácticamente de manera equitativa entre hombres y mujeres)

– edades: entre 22 y 57 años

– campos de trabajo: editoriales (de diferentes áreas temáticas y tamaños), librerías, entidades públicas de gestión cultural, publicaciones periódicas (culturales y académicas) e instituciones educativas (colegios y universidades).

– oficios que ejercen: libreros, editores en distintos tipos de estructuras (editoriales y entidades públicas del sector cultural), correctores de estilo, profesores, periodistas, gestores culturales de entidades públicas y emprendedores.

– tipos de relaciones laborales que tienen con sus empleadores y/o clientes: freelance, funcionarios públicos, empleados, contratistas y emprendedores.

 

 

 

 

Al principio me llamó mucho la atención la enorme diversidad de edades, perfiles profesionales, actividades, intereses e inclinaciones que me encontré entre los estudiantes del diplomado. Al favorecer el intercambio de testimonios con respecto a las experiencias personales y profesionales de cada uno, esta diversidad fue una fuente inagotable de temas de conversación y de discusiones que en mi opinión contribuyeron a enriquecer el aprendizaje de todos durante las clases. Al fin y al cabo la confrontación de puntos de vista desde perspectivas y experiencias diferentes siempre suma y resulta estimulante porque permite cuestionar, complementar, revaluar y/o reforzar las intuiciones, ideas y convicciones que se tienen en un momento dado.

 

 

 

 

Y a lo largo de mis clases lo que más gratamente me llamó la atención fue la actitud entusiasta, inquieta, curiosa y comprometida de los estudiantes, que se ve reflejada en sus ganas de hacer cosas y en los proyectos que están concibiendo, impulsando, poniendo en marcha y/o desarrollando —lo cual en parte es un reflejo de la efervescencia que hay en este momento en la movida cultural de Bogotá—. Todos los estudiantes del diplomado son profesionales en activo y seguramente para muchos de ellos no siempre es fácil asistir cada tarde durante dos o tres horas a las clases después de terminar su jornada laboral, sobre todo si tenemos en cuenta el tamaño de Bogotá y  las dificultades que suponen para la movilidad algunos factores como las distancias que es necesario recorrer para ir de un lugar a otro y los tiempos de desplazamiento.

 

Espero que el diplomado les sirva a los estudiantes tanto para mejorar sus competencias profesionales como para aportarles cada vez más valor bien sea a las organizaciones para las que trabajan o bien a sus propios proyectos.

 

Gracias a Margarita Valencia y a Javier Fandiño por la invitación a participar en el diplomado así como al personal administrativo del Instituto Caro y Cuervo por sus gestiones para hacer posible el buen desarrollo de mi trabajo.

 

A propósito de la formación de editores en el ámbito hispanohablante, antes de terminar quisiera recomendar las siguientes entradas publicadas en Antinomias libro por  Manuel Gil —quien estuvo participando en la primera edición del diplomado—:

 

Formación editorial en Colombia

– Crónicas bogotanas 1, 2 y 3

curso de libro 2.0: la nueva cadena de valor del libro, en el idec de la universitat pompeu fabra

El próximo mes de junio se realizará en el IDEC-Universitat Pompeu Fabra el curso Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro, que codirigen la escritora, analista y empresaria de temas de gestión digital Neus Arqués y el editor Roger Domingo.

 

En la sesión del próximo miércoles 13 de junio estaré en este curso hablando de críticos, influentials y lectores.

 

 

 

 

A continuación reproduzco el programa del curso:

 

Sesión 1: El futuro ya no es lo que era: Panorámica de la edición 2.0

 

1.1. Presentación del curso, de los ponentes y de los asistentes. Neus Arqués y Roger Domingo. (1 h)

1.2. El futuro ya no es lo que era: Panorámica de la edición 2.0. Neus Arqués. (1 h)

 

Sesión 2: Autores y agentes: Del “libro” al “activo”

 

2.1. “Autoemprendedores”. El autor como marca. La relación con el lector. La gestión del propio patrimonio editorial. Neus Arqués. (1 h)

 2.2. Los nuevos royalties: ¿Dónde está el dinero? Nuevos formatos y nuevos modelos de cesión de derechos. ¿Cuál es la aportación de valor del agente en la actualidad? Representante de la Asociación de Agencias Literarias – ADAL. (1 h)

 

Sesión 3: El editor: del papel a la pantalla

 

3.1. Jesús Badenes. Grupo Planeta. (1 h)

3.2. Carles Revés. Grupo Planeta. (1 h)

3.3. Claudio López de Lamadrid. Random House Mondadori. (1 h)

3.4. Ernest Folch. Ediciones B. (1 h)

 

Sesión 4: La librería y el lector

 

4.1. La librería y las nuevas tecnologías. Antoni Daura. Gremi de Llibreters. (1 h)

4.2. Críticos, influentials y lectores. Martín Gómez. El ojo fisgón. (1 h)

 

Sesión 5: Del libro al libro digital

 

Cambios en la escritura, en la lectura y en los hábitos de compra.

5.1. Luis González. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. (2 h)

 

Sesión 6: Los nuevos actores

 

6.1. Luis Collado. Google Books. (1 h)

6.2. Koro Castellano. Amazon España. (1 h) (Pendiente de confirmación)

 

Sesión 7: Taller práctico de publicación digital

 

6.3. Steven Tolliver. Hooked. (2 h)

 

Sesión 8: Visibilidad en línea

 

8.01. El plan de visibilidad. Neus Arqués. Manfatta. (1 h)

8.02. Visibilidad. Buenas prácticas. Roger Domingo. Grupo Planeta. (1 h)

 

Sesión 9: Libro 2.0

 

Debate sobre las opciones y los retos. Neus Arqués, Roger Domingo, participantes. (1 h)

 

Sesión 10: Evaluación y entrega de diplomas

 

Neus Arqués y Roger Domingo. (1 h)

 

Titulación y Valor Académico

 

Certificado en Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro expedido por el IDEC-Universitat Pompeu Fabra.

 

 ***

 

Creo que el programa es bastante interesante y pertinente, que éste está sólidamente estructurado y que los profesores del curso pueden aportar una gran variedad de elementos para comprender los temas que se propone abordar en él, por lo cual hay mucho que aprender de ellos.

 

A quienes se animen a inscribirse en el curso Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro, allí los esperamos —ver los apartados correspondientes tanto a calendario y horario como a importe y financiación—.

martes, abril 3, 2012 categorizado bajo formación, formación de editores, instituto caro y cuervo

arrancó en bogotá el diplomado en estudios editoriales del instituto caro y cuervo

La semana pasada empezó en Bogotá la primera edición del Diplomado en Estudios Editoriales que organiza el Instituto Caro y Cuervo. El diplomado consta de tres unidades que están divididas en once módulos, durará diez semanas y se dictará en la Casa de Cuervo del instituto —que se encuentra en el barrio La Candelaria—.

 

La articulación los contenidos del diplomado corrió por cuenta de Margarita Valencia, quien además tiene a cargo la coordinación y la asesoría en la ejecución de programas académicos en temas editoriales del Instituto Caro y Cuervo así como el apoyo a diferentes procesos académicos.

 

Considero que son varias las razones que explican la necesidad de que en un país como Colombia haya programas de formación de editores y profesionales del sector editorial como este Diplomado en Estudios Editoriales del Instituto Caro y Cuervo: en primer lugar, el volumen de la producción editorial nacional y el tamaño del mercado interno; en segundo lugar, el surgimiento durante los últimos años de una gran cantidad de editoriales, revistas y proyectos independientes de generación de contenidos en distintos formatos y soportes; y, por último, la demanda de profesionales de la edición por parte de organizaciones tanto públicas como privadas que tienen diversas necesidades en el ámbito de las publicaciones y/o de las comunicaciones.

 

Además del Diplomado en Estudios Editoriales del Instituto Caro y Cuervo, en el ámbito de los oficios relacionados con la cadena de valor del libro también vale la pena destacar la oferta de formación propuesta tanto por el Campo Editorial de la carrera de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana como por el Centro para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC).

 

 

 

 

La siguiente es la descripción del diplomado, del cual espero que en un futuro cercano se programe una segunda edición:

 

DIRIGIDO A:

 

Comunidad Académica: Profesionales y estudiantes de últimos semestres interesados en la teoría y la práctica en el campo del libro y de la edición (editores, lectores, investigadores, maestros, libreros, entre otros).

 

CALENDARIO:

 

Inscripciones del 01 al 14 de Marzo de 2012 a través de la pagina Web del instituto. Nota: En el caso en que la demanda sea superior al cupo, se seleccionarán los aspirantes de acuerdo a su experiencia en el campo.

 

– Matriculas del 16 al 23 de marzo de 2012

– Inicio de clases: 27 de marzo de 2012

– Final de clases: 08 de junio 2012

– Horario 5:00 pm a 8:00 pm – lunes a viernes

 

CARACTERÍSTICAS GENERALES:

 

– Duración: diez semanas

– Modalidad: presencial – 11 Módulos

– Intensidad horaria: 106 horas

– Cupo máximo: 20 estudiantes.

– Costo: $500.000 (contado)

 

PROCESO DE SELECCIÓN DE ASPIRANTES:

 

Los aspirantes al Diplomado en Estudios Editoriales deberán diligenciar el formulario de inscripción que se encuentra en la página institucional del Instituto Caro y Cuervo www.caroycuervo.gov.co y adjuntar los siguientes documentos un día después de diligenciar el formulario y presentarlos en la Secretaría del S.A.B:

 

– Hoja de vida

– Fotocopia del documento de identidad

– Diploma de estudios profesionales, acta de grado y/o constancia de estar cursando últmos semestres de universidad.

 

REQUISITOS PARA LA CERTIFICACIÓN:

 

– Llevar a cabo las lecturas previas exigidas por el profesor (algunas de las cuales serán en inglés).

– Participar como mínimo en el 80% de las sesiones de cada uno de los módulos.

– Obtener una nota mínima de 3.0 (escala de 1.0 a 5.0) en cada una de los temas de los módulos.

– Presentar un ensayo final, el cual debe ser aprobado por uno de los docentes.

 

PROCESO DE MATRICULA:

 

Una vez se publique la lista de admitidos, el aspirante debe consignar la suma de QUINIENTOS MIL PESOS M/CTE ($500.000.oo) en cualquier sucursal del Banco Popular, en la cuenta corriente # 09006009-6 a nombre del Instituto Caro y Cuervo. El recibo de consignación deberá entregarse en la Tesorería del Instituto como requisito para firmar la matrícula.

 

OBJETIVOS:

 

– Propiciar el espacio para emprender una reflexión seria en torno a las implicaciones sociales y económicas del libro, en particular, y del texto, en general, en entornos como el latinoamericano y en especial el colombiano.

– Avanzar activamente en la formulación y desarrollo de propuestas de producción y circulación de contenidos propios, teniendo en cuenta el cambio de paradigma que actualmente transforma el sector del libro en el mundo.

– Promover una nueva mirada sobre el ejercicio del oficio editorial, el cual debe buscar en forma eficiente un acercamiento entre escritor y lector, en un mundo en el que prevalece la diversidad (de emisores, de receptores y de soportes) y se borran las fronteras físicas

 

CONTENIDO:

 

El Diplomado se desarrolla alrededor de los tres fundamentos del mundo editorial: el escritor, el editor y el lector. A continuación se presenta un esquema de las módulos con sus respectivas temáticas y docentes responsables.

 

EL ESCRITOR

 

Módulo 1

 

– La edición académica desde la perspectiva de la circulación del conocimiento

– Responsable: José Luis Falconi

– Fecha: 27 al 30 de marzo 2012 (semana 1)

– Intensidad Horaria: 6 horas, martes a viernes

 

Módulo 2

 

– La profesionalización del escritor: derechos de autor y nuevas formas de circulación.

– Responsable: Marc Caellas

– Fecha: 23 al 27 de abril 2012 (semana 4)

– Intensidad Horaria: 10 horas, lunes a viernes

 

Módulo 3

 

– La pregunta por el texto en el siglo XX.

– Responsable: Alberto Bejarano

– Fecha: 28 de mayo a 01 de junio 2012 (semana 9)

– Intensidad Horaria: 10 horas, lunes a viernes

 

EL EDITOR

 

Módulo 1

 

– La imagen en la edición actual: “La edición y la imagen”

– Responsable: Arturo Higa

– Fecha: 27 de marzo a 30 de marzo 2012 (semana 1)

– Intensidad Horaria: 6 horas, martes a viernes

 

Módulo 2

 

– La comercialización – Viejos soportes y nuevos formatos

– Responsable: Manuel Gil

– Fecha: 16 al 20 de Abril 2012 (semana 3)

– Intensidad Horaria: 10 horas, lunes a viernes

 

Módulo 3

 

– Los soportes físicos del texto: “Criterios de corrección en las decisiones editoriales”.

– Responsable: Margarita Valencia

– Fecha: 7 al 11 de mayo 2012 (semana 6)

– Intensidad Horaria: 10 horas, lunes a viernes

 

Módulo 4

 

– La edición digital

– Responsable

– Olga Lucía Lozano

– Fecha: 4 al 8 de junio 2012 (semana 10)

– Intensidad Horaria: 15 horas, lunes a viernes

 

EL LECTOR

 

Módulo 1

 

– El libro como producto cultural v/s. el libro como producto de consumo ¿Para quién se edita?

– Responsable: Julio Paredes

– Fecha: 9 a 13 de abril 2012 (semana 2)

– Intensidad Horaria: 12 horas, martes a viernes

 

Módulo 2

 

– La lectura y la historia. ¿Desde dónde se lee?

– Responsable: Paula Ronderos

– Fecha: 2 al 4 de mayo 2012 (semana 5)

– Intensidad Horaria: 9 horas, miércoles a viernes

 

Módulo 3

 

– Función y conformación del canon. ¿Qué se debe leer?

– Responsable: Erna von der Walde

– Fecha: 14 al 18 de mayo 2012 (semana 7)

– Intensidad Horaria: 10 horas, lunes a viernes

 

Módulo 4

 

– La lectura desde la perspectiva de la neurología y de la psicología cognitiva. ¿Cómo se lee?

– Parte 1: Desarrollo neurológico

– Parte 2: Etapas del aprendizaje de la lectura en el niño

– Responsables: Alberto Vélez VanMerbeeke y Claudia Talero-Gutiérrez

– Fecha: 22 al 25 de mayo 2012 (semana 8)

– Intensidad Horaria: 8 horas, martes a viernes

 

SESIONES ESPECIALES

 

– 26 de marzo de 2012: Inauguración del Diplomado y de la nueva sede del Seminario Andrés Bello, del Centro de Documentación del Instituto Caro y Cuervo y de la nueva sede GOBERNA en Bogotá D.C.

 

– 18 de abril al 1 de mayo de 2012: Programación en la Feria del libro

 

– 8 de junio de 2012: Cierre del Diplomado con una conferencia magistral en el nuevo centro de Documentación del Seminario Andrés Bello del Instituto Caro y Cuervo.

 

 

 

***

 

Las noticias que han empezado a llegar con respecto a lo que sucedió durante la primera semana del Diplomado en Estudios Editoriales del Instituto Caro y Cuervo alimentan el entusiasmo y presagian que las expectativas generadas por éste serán satisfechas con creces.

 

A quienes estén interesados en los oficios de la edición y les interese pasar una temporada en Bogotá aprendiendo sobre todos estos temas, les recomiendo estar pendientes de las siguientes convocatorias del Diplomado en Estudios Editoriales del Instituto Caro y Cuervo.

fil 2011 [ 2 ] / “libraria le ofrece herramientas prácticas a la industria editorial”: la labor de editor de tomás granados salinas antes del fondo de cultura económica (fce)

Durante nuestra visita a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) de 2009, Margarita Valencia, Leroy Gutiérrez, Pablo Odell y yo tuvimos la oportunidad de sostener una rica conversación con Tomás Granados Salinas en el stand de la Asociación de Revistas Culturales de España (ARCE). En ese momento Tomás llevaba unos meses trabajando como coordinador editorial del Fondo de Cultura Económica de México (FCE) pero su historia como editor se remonta a la fundación y dirección de la editorial independiente Libraria, cuyas principales líneas de trabajo son las siguientes:

 

– la colección Libros sobre libros, ‘que ofrece a los profesionales del libro, bajo un solo sello y de manera sistemática, herramientas prácticas para la diaria ejecución de sus labores y reflexiones sobre los alcances y limitaciones de su quehacer’ —coeditada con el FCE—.

 

– la colección Gestión cultural, en la que se publican textos que abordan la relación entre la economía y la cultura —coeditada con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta)—.

 

– el suplemento de crítica bibliográfica Hoja por hoja —que dejó de circular a principios de 2009, tras doce años de existencia—.

 

– el Directorio de la Industria Editorial Mexicana (DIEM).

 

– actividades de formación como el Seminario Internacional para Editores y Libreros.

 

De acuerdo con Tomás, lo que desde un principio definió la vocación de Libraria es la intención de ofrecerle herramientas prácticas a la industria editorial mexicana a través tanto de sus publicaciones como de la organización de actividades de formación para profesionales. Hoja por hoja y la colección Libros sobre libros fueron una respuesta al que Tomás considera que es uno de los grandes problemas de la industria editorial mexicana: la ausencia de publicaciones que susciten el debate y el intercambio de ideas en el interior del gremio.

 

Tomás fundó Libraria para publicar aquello que le habría gustado leer pero que no encontraba en la oferta editorial existente. La motivación que condujo a la creación de Hoja por hoja fue el hecho de que aunque ‘en México hay suplementos culturales, no había ninguno que sólo hablara de libros. Siempre el libro era como un apéndice y nuestra línea siempre fue claramente hablar de los libros y no del autor para contrarrestar la frivolización de los medios de comunicación’. El suplemento subsistió durante doce años pero al igual que muchas otras publicaciones tuvo que cerrar como consecuencia de la crisis económica.

 

La colección Libros sobre libros, por su parte, surgió después de que Tomás hizo una maestría en Edición que se abrió hace más de quince años en Guadalajara y que sólo tuvo dos generaciones. Esta experiencia puso en evidencia ‘la falta de información y de textos reflexivos en español sobre edición. A partir de ahí maduró la idea de proponer contenidos con un carácter integral, acotado y técnico’. Tomás percibe en la industria editorial hispanohablante una fuerte reticencia frente a los contenidos prácticos y de reflexión sobre el sector, así como frente a la formación porque ‘se aprecia mucho la experiencia del viejo librero o distribuidor que ya sabe hacer su trabajo, que no siente la necesidad de sistematizar y que no cree que alguien pueda enseñarle algo. Hay una idea de que la experiencia es la que te enseña y de que no te queda otro camino que empezar desde abajo para que al cabo de muchísimos años puedas tener un conocimiento sólido de tu oficio. Hay una suerte de desdén hacia la formación “académica”‘.

 

 

 

En el catálogo de Libros sobre libros hay un interés particular por los libreros, que surge como una consecuencia de la fragilidad del tejido de la red de las librerías en México —y en muchos otros países—. Tomás anota que ‘si no hay librerías, los editores que subsisten la tienen muy difícil. Habría que poner más énfasis en que hubiera más librerías’.

 

Quisiera llamar la atención sobre dos aspectos de esta charla que tuvo lugar hace dos años pero cuyos planteamientos siguen vigentes: en primer lugar, la propuesta de que los editores iberoamericanos recurran a las coediciones y a la impresión bajo demanda para incentivar la publicación de sus autores en otros países de la región y, de esta manera, estimular el intercambio y ampliar el ámbito de circulación de lo que se publica en el mundo hispanohablante; y, en segundo lugar, la importancia que Tomás le ha dado en su trabajo como editor a la formación y al debate a través de las colecciones Libros sobre libros y Gestión cultural, de Hoja por hoja y de los eventos profesionales organizados por Libraria.

 

 

Afortunadamente el vacío de textos reflexivos sobre el sector editorial que Tomás detectó mientras hacía su maestría en Edición ahora lo llenan no sólo Libros sobre libros sino también la colección Tipos móviles y la revista Texturas, de Trama editorial.

miércoles, septiembre 21, 2011 categorizado bajo formación, formación de editores

entrevista a ana maría aragón, coordinadora del campo editorial (carrera de comunicación social, universidad javeriana) / “formamos profesionales con un perfil amplio que les abre perspectivas laborales a futuro”

El Campo Editorial que coordina Ana María Aragón es una de las áreas de concentración de la carrera de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. En esta entrevista Ana llama la atención sobre la importancia que tienen la construcción de un criterio, la adquisición de unos ciertos conocimientos relacionados tanto con las artes como con las humanidades y el desarrollo de algunas competencias prácticas durante el proceso de formación de los estudiantes. Ana expresa sus reservas con respecto al entusiasmo que en ocasiones despierta el uso de las tecnologías digitales en el sector del libro e insiste en que lo más importante son los contenidos y los criterios en los que se basa el proceso de toma de decisiones a la hora de gestionarlos.

 

Además de destacar tanto las ventajas como las limitaciones que tiene la formación de profesionales polivalentes y con un perfil amplio, Ana se refiere a la manera como algunos rasgos de la industria editorial colombiana están dificultando la inserción laboral de los egresados del Campo y su desarrollo profesional.

 

Con esta entrevista a Ana María Aragón retomamos el especial sobre formación de editores en el que venimos trabajando conjuntamente con Leroy Gutiérrez desde mediados de 2010.

 

Leroy Gutiérrez & Martín Gómez: ¿Cuál es el objetivo del Campo Editorial de la carrera de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana?

 

Ana María Aragón: El objetivo del Campo consiste en formar a los estudiantes como editores. Hacemos una formación en lo profesional que comprende tanto el uso de herramientas como todo lo que tiene que ver con la parte operativa del oficio editorial. También queremos hacer énfasis en la formación de un editor que reflexiona y que es crítico frente a los temas de la sociedad. Eso nos parece importantísimo.

 

En la formación no nos gusta hacer distinciones entre diferentes soportes porque creemos que lo editorial es independiente del soporte en el que se trabaje. El énfasis está en los contenidos aunque teniendo en cuenta el soporte. Ahora muchas universidades le dan un lugar especial a lo digital en sus maestrías y especializaciones, que es algo que no tiene sentido porque no podemos decir “editor-papel” o “editor-digital”.

 

L.G. & M.G.: ¿Qué tipos de conocimientos y herramientas adquieren los estudiantes en los cursos del Campo Editorial?

 

A.M.A.: Es muy importante hacer que el estudiante construya criterios y defina algunos aspectos fundamentales: por qué publicar algo o por qué no, a quién va a estar dirigido lo que publica y cómo va a comercializarlo. Es lo más importante y lo más difícil porque, ¿cómo logras que los estudiantes o las personas en general construyan un criterio? Se trata entonces de un trabajo a largo plazo que parte de la intención de lograr que los estudiantes lleguen a tener un criterio que les permita evaluar un contenido.

 

Ya en lo operativo, los estudiantes aprender a hacer corrección de estilo y aspectos básicos de la diagramación —equilibrio en la página, tipografía, teoría del color, etc—. Los estudiantes también alcanzan a aprender algo sobre impresión y gestión —cómo hacer un presupuesto y cómo funciona la comercialización—. Además, estudian lo relacionado con los derechos de autor y con la propiedad de las obras y aprenden a manejar las herramientas de edición tanto para papel como para pantalla.

 

Tratamos de dar un contexto en lo estético porque es necesario que los estudiantes vean que aunque el gusto importa, también hay que seguir algunos criterios. Hay clases en las que el estudiante aprende a ver lo que transmite una imagen y a construir una riqueza estética observando el arte, la literatura y el cine y viendo qué ha pasado con los nuevos medios. En esta pequeña formación les damos a los estudiantes un poco de todo lo que debe aprender y saber un editor.

 

También hay especialidades dependiendo de lo que el estudiante prefiera: hacer un libro de arte, editar un texto escolar, programación de juegos o animación digital. De acuerdo con sus capacidades los estudiantes pueden entrar a cualquiera de estos laboratorios, que son más especializados. Les presentamos el panorama, los roles y las partes del oficio. Pero para formar a un editor pasan años…

 

Ésta es una especie de introducción al quehacer editorial pero es cierto que nuestros estudiantes salen con unas competencias que los de otras carreras no tienen. Y esas competencias son herramientas importantes. Pero los contenidos y la calidad de éstos son aún más importantes.

 

 

L.G. & M.G.: ¿De qué manera los cursos del Campo Editorial contribuyen a reforzar aquellos aspectos de los oficios relacionados con la actividad editorial que los profesionales sólo pueden aprender mediante la práctica?

 

A.M.A.: Mediante algunas clases que son de laboratorio, cuya metodología consiste en reproducir lo que sucede en una editorial. Por ejemplo, hay un comité editorial y los estudiantes deciden por qué van a publicar algo, hacen la armada —aunque no sean diagramadores— y montan la pieza. La evaluación casi siempre se hace mediante un proyecto editorial que los estudiantes deben presentar y sustentar ante sus compañeros y profesores. Hay clases en las que en un primer momento se presentan dos proyectos para que los estudiantes decidan cuál de ellos van a desarrollar a lo largo del curso. Luego hacen una entrega final con jurados, que por lo general son externos. Lo importante es que los estudiantes aprendan a presentar un proyecto y a defenderlo con argumentos.

 

L.G. & M.G.: ¿Cómo definiría usted el perfil del profesional que necesita actualmente el sector editorial?

 

A.M.A.: Este profesional debe ser una persona muy curiosa, sensible, observadora y centrada en la realidad. Que al decidir hacer un proyecto sepa cómo va a hacerlo. Cuando alguien dice ‘voy a hacer una revista’ hay que preguntarle cómo va a hacerla y de qué manera va a financiarla. Por otro lado, es necesario que este profesional sepa mucho, que tenga una cultura amplia y que le gusten disciplinas relacionadas con el ámbito de la cultura como el cine, la literatura, la música, la fotografía, etc. También es importantísimo que conozca muy bien todo lo que tiene que ver con lo gráfico y con la imagen.

 

Debe ser un buen gestor y una persona que no sólo sepa trabajar con los demás y armar equipos de trabajo, sino que también tenga mucho olfato para saber lo que quiere y de quién va a rodearse.

 

L.G. & M.G.: ¿Cree usted que los cursos del Campo Editorial y las actividades paralelas que se proponen en él de manera complementaria están ofreciéndoles a los estudiantes los conocimientos necesarios para comprender las transformaciones que está sufriendo el sector editorial y enfrentarse profesionalmente al panorama que se está configurando gracias a éstas?

 

A.M.A.: Los estudiantes están al día con respecto a lo que está pasando en el campo de la tecnología. A mí me asusta un poco que se haga tanto énfasis en la tecnología porque ésta per se no produce los cambios ni hace las cosas. Estamos hablando en gran parte de dispositivos en los que va a haber contenidos. Hay que saber manejar los dispositivos y los programas de éstos, eso es importante. Pero lo más importante es saber qué contenidos hay que hacer para los diferentes dispositivos. Para la industria editorial la tecnología se convierte en un elemento de vértigo que genera unas grandes expectativas con respecto a todas las maravillas que podemos hacer, cuando en realidad entre el libro en papel y el libro digital no ha habido mayores cambios. Sólo ha cambiado el formato. El formato digital como tal para hacer un libro aún se encuentra en una fase de exploración. Y no se llamará libro, se llamará de otra manera. Me preocupa un poco que los estudiantes se queden pensando sólo en las maravillas que podemos hacer con la tecnología o en copiar todas las cosas que se están haciendo afuera, que es lo que casi siempre pasa.

 

En el Campo se hacen charlas sobre el oficio del editor a las que invitamos a gente que no necesariamente está tan metida de lleno en lo editorial. Invitamos, por ejemplo, a un fotógrafo que hace documentales porque su trabajo puede servir para el desarrollo de un proyecto. En la charla de mayo invitamos a un editor de música que ha impulsado el movimiento de la cumbia en Colombia. Tratamos de que nuestros estudiantes aprendan muchas cosas de manera que tengan un panorama muy amplio que no se limite sólo al trabajo de hacer libros en papel o en formato digital en una editorial. Queremos que el estudiante tenga un perfil muy amplio porque esto abre sus perspectivas laborales a futuro y le permitirá incluso pensar en abrir su propia empresa.

 

 

L.G. & M.G.: ¿Qué porcentaje de los estudiantes de la carrera de Comunicación Social entra al Campo?

 

A.M.A.: En este momento en la carrera hay 1.500 estudiantes, de los cuales el 10% entra al Campo. Uno se da cuenta también de que hay muchos estudiantes que terminan en el Campo pero que no tienen el perfil necesario para ser editores.

 

L.G. & M.G.: ¿Cree que los cursos del Campo Editorial y las actividades paralelas que se proponen en él de manera complementaria están ofreciéndoles a los estudiantes los conocimientos necesarios para desempeñar los nuevos oficios que están apareciendo gracias a la emergencia de lo digital?

 

A.M.A.: Definitivamente es importante estar al tanto de lo digital pero, como te dije antes, eso no lo es todo. Por ejemplo, ahora hay una clase en el Campo que se llama “Informática para la actividad editorial”. Este curso ha evolucionado mucho porque inicialmente la daba un egresado de la carrera de Comunicación Social que les explicaba a los estudiantes qué era un computador, cómo estaba hecho y de dónde había salido. Luego en otra clase abrían un computador, veían las piezas y los estudiantes aprendían más o menos a manejar Dreamweaver. Después pasamos a desarrollar proyectos que tenían que ver con lo digital y en los que los estudiantes terminaban armando páginas Web tras recibir la formación necesaria para ver la importancia de la arquitectura de la información, de la usabilidad del sitio, de la parte informática, de las bases de datos y del lenguaje digital.

 

Ahora la nueva profesora del curso va a ser una egresada del Campo que trabaja en la revista SoHo y que planea enseñarles a los estudiantes a editar video, a hacer animación y a redactar porque a ella en su trabajo le toca hacer todas estas cosas. Mientras más herramientas conozcan los estudiantes y más lenguajes manejen, mejor. Tienen que meterse en edición de sonido y de video, en fotografía, en programación y en temas como las redes sociales, la cantidad de tráfico que tiene una página Web, la analítica de las estadísticas de visitas, etc.

 

Actualmente las editoriales nacionales son pocas y no saben muy bien qué tienen qué hacer con todo lo relacionado con la tecnología, de manera que algunas veces los estudiantes vienen con muchas ideas novedosas pero la organización ya está hecha de determinada forma y es poco flexible. Los estudiantes terminan encasillándose en una rutina de trabajo y es difícil que les dejen proponer cosas nuevas o promover cambios. Entonces algunas personas muchas veces dicen que la universidad no está formando profesionales para las necesidades de estos tiempos cambiantes pero también hay que ver que la empresa tampoco está preparada para incorporar y asimilar los cambios, de manera que en lo digital se improvisa mucho y finalmente no se consigue suficiente visibilidad.

 

L.G. & M.G.: ¿Está el sector del libro en capacidad de absorber a los profesionales que se están formando en el Campo Editorial?

 

A.M.A.: Actualmente no hay suficiente oferta de trabajo. Pero como los estudiantes salen con tantos conocimientos, no necesariamente salen a trabajar en editoriales. Entran a trabajar en empresas de todo tipo donde hay publicaciones o en las que se necesita manejar la comunicación interna o externa porque al fin y al cabo siguen siendo comunicadores sociales.

 

L.G. & M.G.: ¿Se hace un seguimiento a la trayectoria profesional de los egresados de la carrera de Comunicación Social que han cursado el Campo Editorial?

 

A.M.A.: Como los egresados de la carrera que han pasado por el Campo no son muchos —hay alrededor de 230—, estoy más o menos al tanto de lo que están haciendo actualmente. En la página de Facebook del Campo está la mayoría de los estudiantes y de los egresados. Yo creería que un 70% de los egresados está trabajando en el sector de lo editorial. Hay pocos que tienen su propia empresa y la mayoría son empleados.

 

Estamos haciendo una base de datos de egresados en parte para ver qué tan pertinente es armar la maestría y si hay posibles interesados en continuar con ésta.

 

L.G. & M.G.: ¿Cuáles son las condiciones que favorecen y dificultan la inserción laboral de los egresados de la carrera de Comunicación Social que han cursado el Campo Editorial?

 

A.M.A.: Una condición que favorece la inserción laboral es el hecho de que los egresados tengan muchos conocimientos en diversas áreas —aunque algunas veces los ponen a hacer muchos trabajos por unos salarios muy bajos y, por lo tanto, hay un poco de explotación laboral—. Algo que no es bueno es que en ocasiones los egresados tienen muchos conocimientos pero muy superficiales. En sus trabajos los ponen a diseñar pero no son diseñadores y los hacen programar sin ser programadores. Y ahora con los programas de edición y de montaje de páginas Web todos se creen editores, diseñadores y gestores de contenido. Hace falta mucha más profesionalización y que lo editorial se haga con más cuidado y con menos improvisación.

 

En ocasiones los editores terminan siendo coordinadores editoriales que están supervisando una serie de procesos pero su intervención para mejorar el contenido no existe. Ciertos editores no contribuyen a mejorar el contenido para que éste llegue más fácilmente al receptor. A veces parece que los editores fueran los enemigos del libro. Y luego también hay que tener en cuenta que la gente cada vez lee menos.

 

L.G. & M.G.: ¿Existe la posibilidad de que en un futuro el Campo Editorial deje de formar parte de la carrera de Comunicación Social y se convierta en un posgrado?

 

A.M.A.: El Campo Editorial va a seguir formando parte del pregrado porque es financiado bien sea por otros campos de la carrera a los que entran más estudiantes o bien por estudiantes que toman materias nuestras pero que no van a salir como editores. Quisiéramos convertir la formación del Campo en una maestría porque creemos que una formación especializada en edición debe llevarse a cabo en cursos de posgrado.

 

Transcripción: Margarita María Pérez Barón