archivo de la categoría “máster en edición de la universidad de salamanca”

entrevista a joaquín rodríguez, director del máster en edición de la universidad de salamanca / “buscamos formar a editores sin formación previa pero con vocación”

En esta segunda entrega del especial sobre formación de editores en el que venimos trabajando conjuntamente en Sobre Edición[ el ojo fisgón ] hemos sostenido una rica conversación a tres bandas con Joaquín Rodríguez, quien es el director del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca —que en 2010 está cumpliendo once años—.

 

 

En esta entrevista Joaquín nos explica la forma como la aplicación de la metodología learning by doing en el máster permite que la formación siga un hilo conductor en el que desde el principio los estudiantes adquieren un corpus de conocimientos teóricos al mismo tiempo que desarrollan una serie de destrezas prácticas, de manera que puedan poner en marcha sus proyectos editoriales exitosamente. Entre los aspectos claves del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca se destacan los vínculos institucionales que tiene éste tanto con una buena cantidad de editoriales como con distintas organizaciones del sector, que además de avalar la formación favorecen la inserción laboral de sus estudiantes.

 

Con respecto al mercado de trabajo del sector editorial español Joaquín hace dos observaciones importantes: en primer lugar, que la manera como en ocasiones se establecen las relaciones de trabajo y la remuneración de ciertos oficios ponen en evidencia que la oferta laboral que genera el sector en su conjunto es escasa y de baja calidad; y, en segundo lugar, que esta oferta laboral es bastante opaca debido a que suele circular por canales que al no ser públicos resultan poco transparentes.

 

Joaquín también hace un énfasis particular en la importancia que tiene la realización de seminarios, ciclos de conferencias, encuentros con profesionales y talleres específicos sobre temas de interés que no alcanzan a abordarse en el programa del curso y que sirven para complementar la formación de los estudiantes.

 

Por otro lado, Joaquín llama la atención sobre la manera como la presencia de estudiantes latinoamericanos en el máster enriquece el proceso de formación, hace un balance bastante positivo de la realización del Máster Executive en Dirección Editorial en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) y se refiere al proyecto de formar una red de universidades en toda América para replicar esta experiencia en la que se genera una doble titulación.

 

En no pocas ocasiones aquí mismo he comentado anteriormente algunas de las reflexiones que Joaquín plantea en el blog Los futuros del libro, en sus charlas o en sus libros sobre la manera como la llegada inminente de lo digital al mundo de la edición está modificando la cadena de valor editorial y repercutiendo sobre nuestras competencias cognitivas y lectoras. Esta vez será él mismo quien haga directamente una serie de planteamientos con respecto a la formación de editores y a su experiencia en este proceso.

 

Leroy Gutiérrez & Martín Gómez: ¿Cuál es el objetivo del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca?

 

Joaquín Rodríguez: El objetivo es formar a editores, sin formación previa pero con vocación, para que sean capaces de montar su propio proyecto editorial con la mayor garantía de éxito. Para conseguirlo se utiliza un método de aprendizaje que tiene que ver con el aprender haciendo. Es decir, en cada uno de los módulos del máster se plantea un problema, una serie de cuestiones, y se dan los conocimientos y las herramientas para que cada grupo de trabajo, cada editorial, las resuelva como le parezca más adecuado. Es un método más o menos clásico de learning by doing. Entonces, cada uno de los módulos va ensamblándose con el siguiente de manera que desde el momento que se entra en el máster se va generando un proyecto. Cuando el curso ha concluido lo que encuentran los editores es que han conseguido ensamblar un proyecto editorial completo e imprimir sus libros, dar de alta su editorial y, bueno, plantear y desarrollar un modelo de negocio.

 

L.G. & M.G.: Cuando habla de que se utiliza la estrategia de learning by doing, ¿eso quiere decir que es cierto que no hay una suerte de cuerpo teórico que enseñarles a los aspirantes a editor?

 

J.R.: Sí lo hay. Lo que pasa es que el cuerpo teórico no se disocia del desarrollo del proyecto. Hay muchos cursos de máster de diversos tipos donde existe una disociación demasiado marcada entre el contenido teórico que se imparte y el proyecto o los objetivos que se persiguen.

 

Desde el principio lo que intentamos hacer es que los alumnos se encuentren con que se les ha asignado un grupo de cinco personas con quienes van a formar una editorial, que vayan al registro mercantil y den de alta su editorial. Entonces asumen una personalidad jurídica propia, se dan un nombre y tienen que desarrollar un plan de negocio y un plan editorial, para lo cual cada uno de los módulos que va teniendo lugar a lo largo del año va planteando un problema: ¿qué quiero editar?, ¿qué catálogo quiero desarrollar?, ¿qué espacio quiero ocupar ahora mismo en el campo editorial?, ¿qué están haciendo los demás y qué puedo aportar yo de original?

 

Como eso es lo que comprendemos como un problema, tenemos que proporcionar una serie de recursos teóricos y prácticos para que cada grupo sea capaz de tomar decisiones cualificadas de manera autónoma. El contenido no está disociado del propósito final sino que los grupos de trabajo tienen que utilizarlo a la fuerza para tomar una serie de decisiones bien fundamentadas. En ese proceso de decisión siempre les acompaña tanto el profesor como un tutor que, a lo largo de todo el año y de manera obligatoria todas las semanas, hace un seguimiento del desarrollo del proyecto.

 

Es por eso que desde el primer día no es que haya una parte teórica y una parte práctica o unos meses dedicados a la asistencia a clase y otros meses destinados al desarrollo del proyecto, sino que todo está formado como una misma cosa.

 

 

L.G. & M.G.: En términos generales, ¿cuál es el bagaje educativo y profesional de los estudiantes del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca?

 

J.R.: La mayoría de los estudiantes que entran al máster son recién licenciados. Este máster no presupone que haya ningún conocimiento previo. No es realmente un máster executive y en principio no está pensado para gente que tenga una experiencia dilatada sino más bien para quien no tiene ninguna experiencia previa y quiera bien sea desarrollar su propio proyecto editorial o bien conocer todas las competencias y pericias del oficio para poder desempeñarlas después en cualquier puesto que se le asigne en una editorial comercial.

 

Nuestros estudiantes suelen tener un perfil sociológico mayoritariamente universitario y femenino, y provienen de Filología o disciplinas de Humanidades que van desde la Historia hasta la Sociología y el Derecho.

 

L.G. & M.G.: ¿Qué tipos de conocimientos y herramientas adquieren los estudiantes en el Máster en Edición de la Universidad de Salamanca?

 

J.R.: Hay como tres bloques fundamentales que se reparten en cuatrimestres lógicos más que cronológicos. El primer cuatrimestre está dedicado al desarrollo de la idea del proyecto. Es decir, es el momento en el que se desarrollan el plan de negocio y el plan editorial con todo lo que eso comprende. Dentro de ese módulo hay muchas secciones diferentes que, además del plan de negocio y el plan editorial, comprenden apartados como el de propiedad intelectual, el de economía editorial y todos aquellos que contribuyan de una u otra forma a que los alumnos puedan fundamentar el desarrollo de sus ideas.

 

El siguiente cuatrimestre es el de la formalización o materialización de las ideas. Los alumnos tienen que diseñar la imagen corporativa de su sello editorial: no sólo las cubiertas de sus libros sino también el logo, los catálogos, las colecciones y cualquier elemento que forme parte de esa imagen corporativa. Los alumnos también deben desarrollar el módulo de producción en el que deciden si los contenidos que se van a distribuir van a adquirir uno u otro formato. Por ejemplo, si se van a imprimir digitalmente, si van a imprimirse en papel, si van a ser descargables en cualquier formato a través de la Web o si van a poder leerse en dispositivos digitales o no. Ellos tienen que generar no solo las maquetas sino también los formatos de salida de esos contenidos que están produciendo.

 

Y una vez que termina ese cuatrimestre nos queda el tercero que tiene que ver con la comunicación, la distribución y la comercialización de esas ideas que se han materializado: es necesario dar cuerpo a ese modelo de negocio y montar un plan de marketing y comunicación. Dentro de ese cuatrimestre hay materias como marketing, comunicación, distribución, comercialización, modelos de negocio digitales, etc.

 

Todo esto podéis verlo en www.masterenedicion.es, donde hay una relación de los distintos módulos que tradicionalmente componen estos tres cuatrimestres.

 

 

L.G. & M.G.: ¿De qué manera el Máster en Edición de la Universidad de Salamanca contribuye a reforzar aquellos aspectos de los oficios relacionados con la actividad editorial que los profesionales sólo pueden aprender mediante la práctica?

 

J.R.: Si bien el perfil mayoritario de nuestros alumnos es el de un recién licenciado que busca una formación específica y una salida laboral, también es verdad que hay al menos un 15% o un 20% de personas que tienen conocimientos previos y que están trabajando en editoriales en distintas posiciones. El máster aporta una visión global y comprensiva de todo el proceso editorial que, como bien sabéis, muchas veces ninguno de nosotros hemos tenido la oportunidad de adquirir porque cuando empiezas a trabajar en editoriales ocupas un puesto y comienzas a aprender de una manera muy compartimentada, de manera que sólo con el paso del tiempo adquieres esos conocimientos más o menos globales. Como aquí estás obligado a aprender haciendo las cosas, cualquier persona que a pesar de estar trabajando no tenga esa visión global tiene la oportunidad al menos una vez en la vida de poner en práctica obligatoriamente todos esos conocimientos para desarrollar su propio plan y su propio catálogo.

 

Ahora mismo tenemos contabilizadas al menos quince editoriales que han surgido del Máster en Edición, entre las cuales se encuentran las de dos exalumnos del curso que han ganado los dos últimos premios nacionales de edición. Lo que quiero decir es que la formación del máster contribuye al desarrollo de ese espíritu del emprendedor que es capaz de buscarse un sitio en este ecosistema editorial. Aunque luego también tenemos alumnos que se han incorporado a sellos editoriales. Por ejemplo, el director editorial de Akal o las directoras de comunicación tanto de Taschen como de Prisa salieron del máster. En fin, tenemos un montón de exalumnos que ahora mismo están ocupando puestos ejecutivos en distintas editoriales.

 

 

L.G. & M.G.: ¿Cómo definiría usted el perfil del profesional que necesita actualmente el sector editorial?

 

J.R.: Yo creo que ahora lo que necesitamos todos es gente capaz de pensar una cadena de valor completamente nueva. Es decir, de profesionales que puedan pensar una verdadera reingeniería de toda la cadena de valor editorial y aportar nuevas ideas sobre los métodos, las modalidades y las maneras de comunicar, de comercializar y de distribuir los contenidos. Necesitamos gente con el olfato suficiente como para buscar algo radicalmente original en un entorno absolutamente saturado como es el español.

 

Ahora mismo España es la cuarta o quinta potencia mundial en volumen de producción editorial aunque no ocurre lo mismo en compra y lectura. Y lanzar una nueva propuesta en un mercado absolutamente saturado es algo extremadamente difícil que requiere mucha reflexión y un amplio conocimiento literario. Luego hay que pensar en nuevas modalidades de negocio y de comunicación. Es por eso que lo que pretendemos cada vez más es tender hacia formar profesionales capaces de pensar en esas nuevas realidades.

 

L.G. & M.G.: ¿Cree usted que el Máster en Edición de la Universidad de Salamanca está ofreciéndole a los estudiantes los conocimientos necesarios para comprender las transformaciones que está sufriendo el sector editorial y enfrentarse profesionalmente al panorama que se está configurando gracias a éstas?

 

J.R.: Desde el primer momento trabajamos en el aprender haciendo. Los estudiantes se enfrentan ante la necesidad real de lanzar su proyecto editorial a la vez que tienen un tutor, que es un profesional que sigue ese proceso de maduración. Y al mismo tiempo todos los módulos van incorporando, en la medida de lo posible, las últimas tendencias en todos estos temas que acabo de mencionar.

 

Paralelamente al máster transcurren seminarios, ciclos de conferencias, encuentros con profesionales y talleres específicos que en la medida de lo posible van complementado esos conocimientos que a veces no se pueden incluir en la estructura lectiva de un curso. Imaginaos que mañana queremos hablar del formato ePub y para impartir esos contenidos a lo mejor necesitamos treinta horas adicionales que quizás ya no quepan en el plan académico. En estos casos lo que hacemos es montar talleres intensivos sobre materias que creemos importantes. En ellos nuestros alumnos tienen prioridad para inscribirse y todas aquellas cosas que percibimos que puedan tener un cierto interés se van abordando de esa manera.

 

Trabajamos con nuestros estudiantes montando proyectos editoriales reales e incitándolos no sólo a pensar nuevos escenarios, nuevos modelos de negocio y nuevas formas de comunicación sino también a estar siempre al corriente de lo que sucede en el mundo. Para mantener al día a nuestros alumnos son fundamentales los ciclos, los talleres, los seminarios y los encuentros con profesionales.

 

L.G. & M.G.: ¿Está el sector del libro en capacidad de absorber a los profesionales que se están formando en los cursos de postgrado en Edición?

 

J.R.: Ésta es una pregunta con trampa. Es como si me preguntáis por qué las facultades de periodismo siguen formando periodistas. No es un dato manipulado pero fíjate que, aunque es difícil hacerle un seguimiento exhaustivo a la evolución de todos los alumnos, tenemos noticia de que al menos cerca del 70% de quienes han hecho el Máster en Edición acaban encontrando un puesto de trabajo en el mundo editorial. Eso sí, con contratos de muy diversa índole. Hay algunos que tienen un puesto de director editorial y otros que me consta que siguen trabajando con contratos de colaboración en diversas funciones, que van desde la corrección o la traducción hasta la maquetación.

 

Ahora mismo llevamos once años con este máster y es cierto que con el paso de los años colaboramos con al menos cincuenta editoriales y con otras instituciones. Como estas editoriales ya nos conocen, existe un intercambio muy fluido entre ellas y nosotros porque desde el mismo momento en que los alumnos entran en el máster ya nos están pidiendo gente directamente.

 

En España el mercado es muy opaco. No suele haber ofertas públicas de empleo relacionadas con el mundo editorial. Ya sabéis que los canales son bastante poco transparentes y discurren por otros sitios. En este caso se trata del contacto directo con las editoriales y a nosotros en ese aspecto no nos va nada mal.

 

L.G. & M.G.: ¿En qué ha consistido la estrategia de comunicación y promoción del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca para darse a conocer y atraer candidatos?

 

J.R.: En cuanto a la estrategia de comunicación del máster, el sello de la Universidad de Salamanca en sí mismo es bastante conocido en toda Iberoamérica. Eso ya es una imagen de marca que nos permite llegar a sitios a los que otras universidades probablemente no pueden acceder. El hecho de ser de la Universidad de Salamanca ya es una marca en sí misma.

 

L.G. & M.G.: ¿Qué porcentaje de los estudiantes del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca proviene de países latinoamericanos y qué le aporta su presencia al desarrollo del curso?

 

J.R.: Yo me atrevería a decir que todos los años aproximadamente entre el 15% y el 20% de nuestros estudiantes vienen de lugares muy diversos de América Latina, que van desde México hasta Argentina. Y no es tampoco un halago vano deciros que probablemente la mayor parte de los mejores alumnos que pasan por nuestras aulas son latinoamericanos. Ya sabéis que las aulas en las universidades latinoamericanas no son como en las españolas. Yo tengo la sensación de que en América Latina se propicia muchísimo más la participación de la gente y eso se nota en las aulas. Muchas veces son los estudiantes latinoamericanos los que más intervienen, quienes más participan, quienes más preguntan y quienes más aportan al diálogo.

 

Recuerdo, por poneros un ejemplo, el caso de un estudiante argentino que el año pasado vino desde Buenos Aires a quedarse un año. Vino a Madrid sólo para hacer este máster. Como aquí tenemos unas prácticas obligatorias, él me pidió que le ayudara a buscar unas prácticas en un lugar adecuado a sus competencias e intereses, yo le busqué un sello editorial importante en Madrid y ahora mismo este chico es el codirector y socio de este sello editorial del que ha comprado una parte de las acciones. Él fue uno de los que participó de manera más activa e insistente a lo largo de todo el curso. Es decir, yo confié en él desde el principio y él realmente venía aquí a trabajar en serio. Y ésta es una experiencia que se repite de manera bastante reiterativa.

 

Quien da el salto es realmente porque le interesa, sabe a lo que viene y tiene vocación para seguir en este mundo.

 

L.G. & M.G.: ¿Qué relación tiene la industria del libro española con el Máster en Edición de la Universidad de Salamanca?

 

J.R.: Ahora mismo en la página Web del máster aparecen cuarenta sellos editoriales que lo secundan, lo apoyan y lo respaldan no sólo aportándonos prácticas, sino también participando en los ciclos, en los seminarios y en los encuentros con los profesionales. Hay también empresas que están relacionadas con el mundo de la producción, las artes gráficas y la distribución porque queremos incorporar a este máster a toda la cadena de valor del libro. Contamos también con el apoyo de instituciones como la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, la Asociación de Revistas Culturales de España (ARCE) y algunas otras más que irán apareciendo.

 

Nuestro propósito consiste en convertirnos realmente en un centro de formación de referencia donde toda la industria se sienta representada porque realmente puede participar y aportar algo, no simplemente recibiendo de forma pasiva a nuestros alumnos sino participando y cogestionando de alguna manera nuestro curso. Yo creo, y lo digo con cierto conocimiento de lo que hay en las universidades españolas, que ahora éste es el máster que más representación aglutina de todos los sectores.

 

 

L.G. & M.G.: ¿Cómo valoraría usted la experiencia de la realización del Máster Executive en Dirección Editorial en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC)?

 

J.R.: Esa experiencia es distinta y muy interesante. Yo me quedé muy sorprendido y muy contento el año pasado cuando estuve en Lima. Salamanca ha firmado un acuerdo marco con la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) de Lima y tenemos un sueño, que quizás veamos cumplido dentro de algún tiempo, que consiste en formar una red de universidades en toda América, que vaya desde México hasta Argentina, y que involucre a varios países que tengan formación editorial específica para generar dobles titulaciones. Hemos empezado por Perú y esperamos continuar con México y Argentina.

 

En el marco de esta primera experiencia, el año pasado estuve dictando clases en Lima y espero volver este año. Estar allí fue una verdadera maravilla porque el perfil de los alumnos no era como el de los españoles. Yo creo que 75% de los que cursaban los estudios eran profesionales muy cualificados provenientes de sellos editoriales privados, de instituciones públicas y de editoriales universitarias. Además, había al menos tres propietarios de editoriales. Debido a lo anterior para mí fue sorprendente el intercambio de información, el tono de la discusión y la profundidad con la que hablamos allí. Aparte ya del recibimiento personal y de la hospitalidad de la gente.

 

El tono de la discusión se agradece mucho porque puedes aportar una perspectiva que en su día a día quizás los estudiantes no tienen la oportunidad de seguir. Tú estás un poco más distante, observas más lo que está pasando en diversos lugares del mundo y lo llevas allí a una realidad económica, social y cultural distinta.

 

Los estudiantes agradecen mucho esa información y también el hecho de que les propongas maneras de integrarla dentro de sus procesos editoriales al estudiar caso a caso sus proyectos y sus realidades particulares, por lo que intenté que el curso fuera lo más práctico posible. Fui a varias editoriales y estuve hablando con algunos responsables tanto de la Cámara Peruana del Libro como de la Alianza Peruana de Editores. En fin, esta experiencia ha sido muy interesante desde todo punto de vista.

 

L.G. & M.G.: ¿Cuáles son las condiciones que favorecen y dificultan la inserción laboral de los egresados del Máster en Edición de la Universidad de Salamanca?

 

J.R.: La principal dificultad es que en España la oferta de trabajo del sector editorial es particularmente opaca porque discurre por canales poco transparentes y en absoluto públicos. Es por esto que como profesional tienes que conocer bien el sector para que las editoriales sepan que existes y te llamen. Como la oferta laboral es opaca, al ser un sello dedicado a la formación bien asentado, que a lo largo de los años ha enviado a las editoriales alumnos que han tenido una experiencia positiva en la relación con ellos y que realmente han aportado algo con su trabajo, hemos conseguido generar un tejido gracias al cual ahora mismo al menos casi el 70% de nuestros alumnos están trabajando de una u otra forma en el sector editorial.

 

Es cierto que se trata de una relación que se ha ido construyendo progresivamente a lo largo del tiempo. Yo recuerdo que los primeros años nos costaba seis, siete u ocho meses colocar a nuestros alumnos en prácticas mientras que hoy apenas nos toma uno o dos meses porque antes de que empecemos las editoriales ya nos están llamando para que les enviemos gente. Hoy en día tenemos muchas puertas abiertas y hay mucha gente que una vez concluye su período de formación acaba vinculada a una editorial, aunque ya os he dicho que con contratos de muy diversa índole: laborales, mercantiles, de colaboración e incluso sin contrato.

 

Hay que tener en cuenta que aunque en España siempre se presume de que somos una potencia editorial, estamos frente a un sector que genera poco empleo y que en general éste es de muy baja calidad. Ya sabéis que en muchos casos los salarios que se pagan, sobre todo a las colaboraciones externas, como la maquetación, la corrección y la traducción, son misérrimos. El nuestro es un sector que presume de cierta potencia y de cierto músculo pero que a la hora de la verdad es bastante incapaz de generar un empleo de calidad y estable. Ésa es la dificultad y sólo se puede suplir formando profesionales de calidad que con sus conocimientos y con su entusiasmo aporten algo a estos sellos. Y eso es justamente lo que pretendemos hacer en nuestro Máster en Edición.

 

 

Transcripción: Ana María Uribe

xi máster en edición de la universidad de salamanca

Ya están abiertas las inscripciones para el Máster en Edición de la Universidad de Salamanca, que dirigen José Antonio Cordón y Joaquín Rodríguez. Los cambios que se le han hecho al programa para ofrecer conocimientos y competencias relacionados con las transformaciones que está sufriendo el sector editorial debido a la emergencia de lo digital se presentan así en la página Web del máster:

 

‘En este undécimo año, el Máster renueva sus contenidos de acuerdo con los extraordinarios y decisivos cambios, inducidos por la digitalización y los nuevos soportes, que la edición está experimentando. Para abordar esta nueva etapa la Universidad de Salamanca se ha rodeado de alguno de los más prestigiosos sellos editoriales, empresas de digitalización y producción, y de los mismos profesionales que durante toda su historia previa han venido impartiendo sus clases’.

 

 

Este Máster que se impartirá en el Hotel Kafka ‘pretende capacitar a los alumnos para que puedan desempeñar todos los cometidos que se desarrollan en una editorial, al tiempo que facultarlos para que desarrollen sus propios proyectos empresariales’ y está dirigido a ‘licenciados de cualquier especialidad, con preferencia las provenientes de Filologías, Humanidades y Ciencias Sociales; profesionales del sector que quieran adquirir una formación más comprehensiva y, en general, todos aquellos interesados en seguir su carrera profesional en el campo de la edición’.

 

***

 

No cabe la menor duda de que la formación es clave en un momento como éste en el que tanto las profundas transformaciones que vive el sector como la crisis económica les exigen a los profesionales poner al día sus conocimientos.