archivo de la categoría “promoción”

miércoles, noviembre 5, 2014 categorizado bajo agentes literarios, edición, industria editorial, marketing, promoción

los caminos hacia la publicación: la edición tradicional

En la entrada “los caminos hacia la publicación” que publiqué hace unas semanas me refería a las distintas opciones que actualmente tienen los autores para publicar las obras que escriben. La existencia de diferentes opciones es el resultado de la aparición de nuevos actores, servicios y procedimientos al servicio de la publicación que además suponen la emergencia de nuevos modelos de negocio.

 

La opción más clásica que tienen los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos para publicar sus obras —y la primera que se nos viene a la cabeza a personas como yo— consiste en recurrir a una editorial tradicional. Debido sobre todo al descenso de las barreras de entrada para publicar porque acceder a diversas herramientas que lo hacen posible hoy en día no supone mayores obstáculos así como al auge de las plataformas de autopublicación en línea, desde hace unos años vienen surgiendo y propagándose con relativo éxito los discursos que afirman con vehemencia que en el contexto actual las editoriales han dejado de ser un intermediario necesario y que incluso invitan a prescindir de ellas.

 

 

 

FRANKFURTER_BUCHMESSE_2014

 

 

 

Veamos cuáles son los aportes que hacen las editoriales tradicionales en el proceso de publicación de una obra:

 

– ponen los manuscritos en condiciones para publicarlos y sacarlos al mercado mediante su experticia, que se expresa en el cumplimiento de diversas funciones: acompañamiento en el desarrollo de los manuscritos, asesoría en la reformulación de aquellos aspectos de éstos que no funcionan del todo bien, coordinación y ejecución de las distintas fases del proceso tanto de edición como de producción y gestión de la comunicación, la promoción y el marketing.

– invierten recursos de distintos tipos en los títulos que publican —y quien dice invertir, dice asumir un riesgo—: compra de derechos, horas de trabajo de sus empleados, pago a colaboradores externos, acciones promocionales, etc.

– colocan los libros en los puntos de venta a través de sus distribuidores y contribuyen a darles visibilidad allí, en los medios de comunicación tradicionales y en los entornos de generación Web 2.0.

– ofrecen como respaldo el reconocimiento y el prestigio de su marca: posicionamiento de cara a los distintos actores de su entorno —autores, agentes literarios, editores, distribuidores, libreros, medios de comunicación, críticos y comentaristas, bibliotecarios, lectores, etc.—.

 

Estos aportes justifican el porcentaje que en su condición de intermediario cobran las editoriales tradicionales sobre las ventas de los libros que publican.

 

Es necesario que el autor primerizo, desconocido o poco conocido que opte por buscar una editorial tradicional para publicar su manuscrito sea consciente de que cada obra debe encontrar su lugar. Dicho de otro modo: dado que en teoría cada editorial tiene unas líneas editoriales más o menos claramente definidas, está claro que una obra no puede ser publicada en cualquier editorial. Se supone que cada editorial sólo publica ciertos tipos de libros, por lo que en principio en su catálogo no hay un lugar para aquellas obras que no vayan en la línea de éstos. Lo anterior implica que según el tipo de obra que haya escrito el autor debe identificar cuáles son las editoriales más apropiadas para publicarla teniendo en cuenta las líneas de su catálogo. El buen posicionamiento y el prestigio de muchas editoriales está relacionado con la manera como los títulos de su catálogo dialogan y establecen entre sí una relación armónica porque tienen una serie de similitudes y/o de afinidades compartidas.

 

 

 

MANUCRITOS_ANILLADOS

 

 

 

A la hora de buscar una editorial para publicar su obra los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos deben tener en cuenta que normalmente muchas editoriales no aceptan manuscritos no solicitados o que no lleguen a través de agencias literarias y que tampoco dan razón sobre ellos. Quien no sepa esto corre el riesgo de hacerse falsas expectativas, de desperdiciar sus esfuerzos al dirigirlos hacia la dirección equivocada, de gestionar sus recursos de manera errática y de llevarse grandes decepciones que pueden desanimarlo. Un conocimiento mínimo de la dinámica de funcionamiento del circuito de la edición de libros puede ahorrarles una buena cantidad de malentendidos, disgustos y frustraciones a los autores.

 

Salvo en el caso de los títulos de autores de mucho renombre y de apuestas de otro tipo o de los éxitos inesperados, normalmente las editoriales le asignan a la promoción de los libros que publican recursos muy limitados que tienen que distribuir entre sus distintos títulos. Y a menudo los autores no son conscientes de esta situación o les cuesta trabajo entenderla, por lo que se quejan de que las editoriales no hacen lo suficiente para promocionar sus libros. Los editores y los encargados de comunicación, promoción y marketing reciben cada día decenas de llamadas, cartas y mensaje de correo electrónico de autores que quieren saber por qué su libro no ha aparecido en tal o cual suplemento cultural o revista, que se quejan de que no está disponible en una librería que acaban de visitar o que preguntan cuántos ejemplares se han vendido desde el último fin de semana. Con frecuencia los autores sienten que las editoriales no ponen suficientes recursos y esfuerzos al servicio de la comunicación, la promoción y el marketing de sus libros, esperan que ellas hagan hasta lo inimaginable para venderlos y no están dispuestos a mover un dedo en este campo porque consideran que no les corresponde hacerlo. Aunque también es verdad que gracias a las herramientas de comunicación que existen actualmente —sobre todo a las de generación Web 2.0— cada vez son más los autores que juegan un papel bastante activo en la promoción de sus libros.

 

Dicho todo lo anterior, invito a los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos que hoy en día quieran publicar su manuscrito a preguntarse si recurrir a una editorial tradicional es la opción que más les conviene, si consideran que al menos parcialmente constituye una alternativa viable o si definitivamente les resulta mejor tomar otro camino hacia la publicación.

miércoles, marzo 19, 2014 categorizado bajo editores colombianos, libros, promoción, publicidad

libros y cerveza

‘“—No dejes que nadie, nunca, te haga avergonzarte de tus intereses”.

Traté de recordar ese consejo cada vez que mis compañeros de clase

se reían de mí porque antes de que la tecnología adquiriera popularidad

ya me gustaban los ordenadores’.

Kapitoil, de Teddy Wayne.

 

 

Hace unos días la marca colombiana de cerveza Poker puso a circular una serie de anuncios que formaban parte de su campaña para el día de los amigos, que según me enteré la semana pasada se celebraba en Colombia el sábado 15 de marzo. De repente en Twitter y en Facebook empezaron a aparecer montones de expresiones de molestia e indignación de algunas figuras del mundo del libro y de la cultura, a quienes al parecer no les gustó nada el mensaje transmitido por el siguiente anuncio de la campaña en cuestión de cerveza Poker:

 

 

 

 

 

 

Quienes expresaron su molestia eran escritores, editores, libreros, periodistas, comentaristas de actualidad, etc. —en fin, gente letrada que pertenece a la intelligentsia colombiana—. Se ve que para estas personas los libros tienen un valor y una importancia altísimos. Y se ve también que estas personas se toman muy en serio su relación con los libros y su idea con respecto al lugar que éstos deben ocupar tanto en la vida de las personas como en su entorno social. Quizás muchas de estas personas consideren que los libros son algo casi sagrado y que la lectura es una práctica que enaltece el espíritu, lo cual podría explicar al menos en parte su molestia y su enojo.

 

A mí el mensaje transmitido por el anuncio de Poker no me ofende ni me molesta. Y tampoco lo encuentro reprochable. Entiendo perfectamente que así como a mí me gustan los libros, a otras personas puedan parecerle aburridos. Así como a mí no me gusta ver la Fórmula 1, ni ir a cine ni jugar Candy Crush y eso no me genera ningún conflicto con nadie, no tengo ninguna razón para ver con malos ojos el hecho de que a otras personas no les gusten los libros. Por otro lado, creo que poner los libros a reñir con la cerveza no tiene ningún sentido. Es ridículo siquiera insinuar que a una persona no pueden gustarle los libros y la cerveza a la vez. De hecho, el maridaje entre los libros y la cerveza me parece maravilloso —y supongo que en esto más de uno de ustedes coincide conmigo—.

 

 

 

 

 

 

El meollo de la polémica en torno al anuncio que la marca terminó retirando es el pretendido giro humorístico que sugiere que un libro es todo lo contrario a una cerveza Poker: es decir, una cerveza Poker es el regalo ideal mientras que un libro es un regalo aburrido. Recibir un libro de regalo es una experiencia que resulta frustrante y decepcionante. En cambio que a uno le regalen una cerveza Poker equivale casi a tocar el cielo con las manos.

 

Pero ojo, no olvidemos que estamos frente un anuncio que forma parte de una campaña publicitaria y que la función de la publicidad no es educar. A través de la publicidad se promocionan productos y servicios para construir marca, generar notoriedad y vender. Como consumidores y ciudadanos no podemos exigirle a la publicidad que nos dé aquello que ni su razón de ser ni su función dicen que está obligada a ofrecernos —de hecho, quizás ni siquiera esté en capacidad de hacerlo—. La función de la publicidad no consiste en transmitir mensajes ejemplarizantes. No obstante, es verdad que con frecuencia las campañas publicitarias apelan a este tipo de mensajes para generar empatía.

 

En la medida en que la publicidad promueve, refuerza, perpetúa, sanciona, reprueba y/o condena valores, prácticas y estereotipos existentes podríamos decir que en cierta medida es un reflejo y a la vez una proyección de la sociedad o de ciertos segmentos de ésta: gente que pertenece a una misma clase social, iglesia o tribu urbana, personas de la misma región o ciudad, hinchas de un equipo deportivo, simpatizantes de un partido político, quienes trabajan en un mismo sector o se dedican a una misma actividad, etc.

 

Debido a lo anterior lo que me parece más llamativo del anuncio de Poker es la imagen tanto de individuo como de sociedad que propone y proyecta. El anuncio echa mano de unos estereotipos muy arraigados y al parecer pretende promocionar una serie de valores y prácticas en detrimento de otros. Una cosa es ridiculizar o banalizar algún tema socialmente sensible que todos o la mayoría podríamos condenar abiertamente —la violencia intrafamiliar, el desvío de fondos públicos para favorecer intereses individuales, la pedofilia, el totalitarismo, la conducción bajo los efectos del alcohol o el racismo, por ejemplo— y algo muy diferente es hacer una broma chabacana con respecto a un elemento cualquiera de la vida social.

 

No estoy de acuerdo con otorgarle al libro un status de símbolo intocable ni con sacralizarlo. Por otro lado, el libro es un objeto genérico y está claro que desde el punto de vista del contenido existen diferencias sustanciales entre las tragedias de Sófocles, un romancero, un tratado de medicina, una novela policíaca, un manual de cálculo integral o de autoayuda, una guía de turismo rural y una recopilación de ensayos sobre el estado de la economía mundial.

 

 

 

 

 

 

En Colombia desde hace años algunas de la marcas de cerveza más populares se promocionan mediante reclamos que apelan a esa idea de lo masculino o de lo varonil que se asocia a la fuerza, a la rudeza y a la imagen del macho. En el lenguaje publicitario de las marcas colombianas de cerveza hay otros elementos particulares como las chicas Águila que a mí me parecen mucho más nefastos que la insinuación hecha en el anuncio de Poker de que los libros son aburridos.

 

Recomiendo la lectura de “Regalar libros”, la columna de Jorge Orlando Melo sobre la polémica generada por el anuncio de Poker. Estoy completamente de acuerdo con los planteamientos, el análisis y las reflexiones que Melo hace en su columna —lo cual no es difícil porque sus argumentos son muy sensatos y están expuestos de una manera clara y sencilla—.

 

Un directivo de Bavaria —la cervecera perteneciente a SABMiller que produce Poker— pidió disculpas por el anuncio y afirmó que la compañía viene ‘apoyando la cultura, el deporte y el arte de este país por muchos años’. El directivo dijo incluso que Bavaria apoya la lectura y añadió lo siguiente: ‘creemos que en Colombia no se lee lo suficiente. Y creemos que en todo este proceso que está viviendo el país el libro y la lectura cumplen un papel predominante en la cultura colombiana. Y la queremos apoyar. Y es por eso que también habíamos hablado con Alejandro Escobar, que es el director y productor de la Feria del Libro, para ver cómo apoyamos esta feria y para ver cómo estimulamos la lectura en Colombia’. Habrá que leer el informe anual de responsabilidad social corporativa tanto de SABMiller como de Bavaria para ver en qué consiste el compromiso del grupo y de su filial colombiana con la cultura.

 

Como ya he dicho en ocasiones anteriores, a menudo los libros me han ayudado a entablar nuevos vínculos con muchas personas y a fortalecer los que ya tengo con mis familiares, amigos y conocidos. Comprar, leer, comentar, recomendar, prestar y regalar libros son actividades fundamentales para mí.

 

A mí el mejor regalo que pueden hacerme es un libro, así que si alguien quiere regalarme algo le doy un consejo: regáleme un libro, que me hará muy feliz.

martes, julio 23, 2013 categorizado bajo edición, escritores, escritura, industria editorial, literatura británica, marketing

el autor como marca: la verdad sobre el caso robert galbraith (más conocido como j. k. rowling)

Las reacciones y el impacto en ventas que provocó la noticia de que la escritora británica J. K. Rowling había publicado la novela policíaca The Cuckoo’s Calling bajo el seudónimo de Robert Galbraith pone en evidencia la importancia del autor como marca. Esta novela cuyo autor fue presentado en su momento como un ex investigador de la Royal Military Police salió al mercado el 18 de abril de 2013, hasta el pasado domingo 14 de julio había registrado un volumen de ventas modesto y había tenido una acogida más bien positiva entre ciertos reseñistas y comentaristas de libros. The Cuckoo’s Calling supuestamente era la opera prima de Galbraith y fue publicada por el sello Sphere de la filial británica de Little, Brown Book Group —el mismo grupo que a finales de septiembre de 2012 publicó The Casual Vacancy, la primera novela para adultos de Rowling—.

 

 

 

THE_CUCKOOS_CALLING_WEB

 

 

 

Una vez se supo a través de una presunta filtración del abogado Chris Gossage de la firma Russells Solicitors que detrás del desconocido Robert Galbraith se escondía J. K. Rowling las ventas de The Cuckoo’s Calling se dispararon, coincidiendo justo con la víspera del lanzamiento de la edición de bolsillo de The Casual Vacancy —que salió al mercado el pasado jueves 18 de julio—. ¿Se trata de una metida de pata debido a la indiscreción de un abogado de la firma de la que Rowling es clienta que habló más de la cuenta con la mejor amiga de su esposa —que fue quien difundió la información vía Twitter— o de una estudiada jugada de marketing que orquestaron conjuntamente la autora, su agencia literaria —que también decía representar a Galbraith— y Little, Brown Book Group? Si vamos más allá de lo meramente anecdótico, la respuesta a esta pregunta importa poco. Lo realmente importante en toda esta historia es lo que tiene que ver con la trayectoria que siguieron las ventas de The Cuckoo’s Calling después de que Rowling, su agencia literaria y su editor confirmaron que en efecto la autora de la saga de Harry Potter y Galbraith eran la misma persona.

 

Entre el 18 de abril y el pasado 14 de julio Little, Brown Book Group había vendido 1.500 ejemplares de The Cuckoo’s Calling en el Reino Unido. A raíz de la revelación de que la autora de The Cuckoo’s Calling era Rowling la editorial tuvo que mandar a imprimir 140.000 ejemplares de la novela para responder a los pedidos de los puntos de venta británicos, que rápidamente habían agotado sus existencias y que debían atender la demanda de su clientela. Como en el mundo digital no aplican los principios de la economía de la escasez que rigen la producción, la distribución y la comercialización de mercancías físicas, quienes no pudieran hacerse con un ejemplar en papel de The Cuckoo’s Calling mientras tanto podían comprar en cualquier momento la versión digital de la novela —que según informa Digital Book World, fue el e-book más vendido en Estados Unidos en la semana del lunes 15 al domingo 21 de julio pasados—. Ayer The Bookseller reportó que a partir del domingo 14 de julio las ventas de The Cuckoo’s Calling en el Reino Unido se dispararon un 41.000%.

 

La fidelidad a Rowling y la curiosidad con respecto a su nuevo libro pudo haber llevado a muchos lectores a comprar The Cuckoo’s Calling cuando se reveló la verdadera identidad de su autora. Rowling parece ser una marca lo suficientemente potente como para vender cualquier producto editorial que lleve su firma independientemente del género al que pertenezca. La firma de J. K. Rowling en sí misma ya es un argumento de venta. ¿Cuántos autores —independientemente de los géneros de los que se ocupe su obra y de la factura de ésta— quisieran que su marca fuera así de potente y que su firma tuviera este poder? Supongo que cuando un autor publica lo que escribe es porque quiere que su obra se venda, circule y se lea tanto como sea posible —y me imagino que el orden de prioridad con respecto a estos tres elementos puede variar de un caso a otro—. Por otro lado, está claro que para muchos lectores el nombre del autor es no sólo la vía más fácil para buscar, encontrar o descubrir un libro sino también un criterio central en el proceso de selección de sus lecturas.

 

¿Por quién vendrán firmadas las próximas ediciones de The Cuckoo’s Calling, por Robert Galbraith o por J. K. Rowling? ¿The Cuckoo’s Calling conservará la firma de Robert Galbraith y para asegurarse un gancho comercial la editorial aclarará de alguna manera que detrás de este nombre se esconde J. K. Rowling, tal y como hace Alfaguara cuando anuncia mediante una pegatina que pone en las portadas de sus novelas que ‘Benjamin Black es John Banville’?

 

Si alguien quiere interrogar a la autora con respecto a la verdadera historia detrás de The Cuckoo’s Calling, de momento tendrá que esperar porque en el espacio de la página Web de la editorial dedicado a la novela se anuncia que ‘J.K. Rowling will not be available for interview’.

 

Con respecto a este tema recomiendo leer el artículo “Ten Lessons Learned from the Outing of J.K. Rowling as the Author of The Cuckoo’s Calling, que fue publicado ayer en Digital Book World.

miércoles, julio 4, 2012 categorizado bajo marketing, novedades editoriales, promoción, ventas de libros

‘what’s in a name?’: j. k. rowling, harry potter y the casual vacancy

El próximo 27 de septiembre saldrá al mercado The Casual Vacancy, el nuevo libro de J. K. Rowling que empezó a dar de qué hablar desde que la autora de la saga de Harry Potter anunció que se trataría de su primera novela para adultos. Justo ayer la editorial Little, Brown Book Group dio a conocer la portada de The Casual Vacancy. Vale la pena recordar que en español esta novela será publicada durante la segunda mitad de 2012 por Salamandra, que también publicó los siete libros de Harry Potter.

 

 

 

 

El abandono al menos de momento de la novela fantástica por parte de J. K. Rowling y su incursión en la novela para adultos me hacen plantearme una serie de preguntas en relación tanto con el volumen de ventas que podría registrar The Casual Vacancy como con el balance que podría tener esta nueva experiencia para su autora —que con Pottermore ya demostró que está más que dispuesta a asumir riesgos—. Las siguientes son algunas de las preguntas que llevo meses haciéndome:

 

– ¿en qué medida contribuirá el nombre de J. K. Rowling a hacer que el éxito en ventas de Harry Potter se traslade a The Casual Vacancy?

 

– ¿hasta dónde pueden verse favorecidas o perjudicadas las ventas de The Casual Vacancy por la fuerte asociación directa que existe entre las marcas J. K. Rowling y Harry Potter?

 

– ¿hasta qué punto la estrategia de promoción y marketing tanto de Little, Brown Book Group como de las demás editoriales que publiquen The Casual Vacancy apelará al éxito de Harry Potter o buscará desmarcarse de él?

 

– ¿en términos de fidelización cuál debe ser el reclamo para que los adultos que son fans de Harry Potter compren The Casual Vacancy, un libro de J. K. Rowling que pertenece a un universo completamente diferente del asociado a la saga que hizo famosa y millonaria a su autora?

 

– ¿conseguirá J. K. Rowling desarrollar una carrera exitosa en el ámbito de la ficción para adultos?

 

– ¿cuándo veremos un nuevo libro de literatura fantástica firmado por J. K. Rowling?

 

– ¿qué acogida tendrá The Casual Vacancy entre los lectores, los profesionales del sector —editores y libreros, sobre todo—, la prensa y la crítica?

 

– si la edición en tapa dura de The Casual Vacancy se venderá a £ 20 en el Reino Unido y a US$ 35 en Estados Unidos, ¿cuál será el precio de venta al público que Salamandra le pondrá a la edición española?

 

– ¿qué posibilidades tiene The Casual Vacancy de convertirse en un “libro flotador” de esos que contribuyen a mejorar las ventas del sector y que terminan salvando la cuenta de resultados tanto de su editor como de muchas librerías?

 

 

 

 

J. K. Rowling escribió una obra que en muchos sentidos marcó un hito en la historia reciente del mercado editorial y con The Casual Vacancy podría captar no sólo a los lectores que suelen estar atentos a las últimas novedades literarias, sino también a los adultos que son fans de Harry Potter —muchos de los cuales eran niños y/o adolescentes en el período en el que salieron las distintas entregas de los libros y las películas de esta saga o llegaron a la adultez durante esos años—.

curso de libro 2.0: la nueva cadena de valor del libro, en el idec de la universitat pompeu fabra

El próximo mes de junio se realizará en el IDEC-Universitat Pompeu Fabra el curso Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro, que codirigen la escritora, analista y empresaria de temas de gestión digital Neus Arqués y el editor Roger Domingo.

 

En la sesión del próximo miércoles 13 de junio estaré en este curso hablando de críticos, influentials y lectores.

 

 

 

 

A continuación reproduzco el programa del curso:

 

Sesión 1: El futuro ya no es lo que era: Panorámica de la edición 2.0

 

1.1. Presentación del curso, de los ponentes y de los asistentes. Neus Arqués y Roger Domingo. (1 h)

1.2. El futuro ya no es lo que era: Panorámica de la edición 2.0. Neus Arqués. (1 h)

 

Sesión 2: Autores y agentes: Del “libro” al “activo”

 

2.1. “Autoemprendedores”. El autor como marca. La relación con el lector. La gestión del propio patrimonio editorial. Neus Arqués. (1 h)

 2.2. Los nuevos royalties: ¿Dónde está el dinero? Nuevos formatos y nuevos modelos de cesión de derechos. ¿Cuál es la aportación de valor del agente en la actualidad? Representante de la Asociación de Agencias Literarias – ADAL. (1 h)

 

Sesión 3: El editor: del papel a la pantalla

 

3.1. Jesús Badenes. Grupo Planeta. (1 h)

3.2. Carles Revés. Grupo Planeta. (1 h)

3.3. Claudio López de Lamadrid. Random House Mondadori. (1 h)

3.4. Ernest Folch. Ediciones B. (1 h)

 

Sesión 4: La librería y el lector

 

4.1. La librería y las nuevas tecnologías. Antoni Daura. Gremi de Llibreters. (1 h)

4.2. Críticos, influentials y lectores. Martín Gómez. El ojo fisgón. (1 h)

 

Sesión 5: Del libro al libro digital

 

Cambios en la escritura, en la lectura y en los hábitos de compra.

5.1. Luis González. Fundación Germán Sánchez Ruipérez. (2 h)

 

Sesión 6: Los nuevos actores

 

6.1. Luis Collado. Google Books. (1 h)

6.2. Koro Castellano. Amazon España. (1 h) (Pendiente de confirmación)

 

Sesión 7: Taller práctico de publicación digital

 

6.3. Steven Tolliver. Hooked. (2 h)

 

Sesión 8: Visibilidad en línea

 

8.01. El plan de visibilidad. Neus Arqués. Manfatta. (1 h)

8.02. Visibilidad. Buenas prácticas. Roger Domingo. Grupo Planeta. (1 h)

 

Sesión 9: Libro 2.0

 

Debate sobre las opciones y los retos. Neus Arqués, Roger Domingo, participantes. (1 h)

 

Sesión 10: Evaluación y entrega de diplomas

 

Neus Arqués y Roger Domingo. (1 h)

 

Titulación y Valor Académico

 

Certificado en Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro expedido por el IDEC-Universitat Pompeu Fabra.

 

 ***

 

Creo que el programa es bastante interesante y pertinente, que éste está sólidamente estructurado y que los profesores del curso pueden aportar una gran variedad de elementos para comprender los temas que se propone abordar en él, por lo cual hay mucho que aprender de ellos.

 

A quienes se animen a inscribirse en el curso Libro 2.0: La nueva cadena de valor del libro, allí los esperamos —ver los apartados correspondientes tanto a calendario y horario como a importe y financiación—.