archivo de la categoría “summertime”

Miércoles, Agosto 1, 2012 categorizado bajo edición, summertime

cerrado durante todo el mes de agosto

 

 

[ el ojo fisgón ] cierra durante este mes de agosto pero yo estaré trabajando la mayor parte del tiempo, así que seguramente habrá algo de actividad en Twitter.

 

En septiembre publicaré un par de entrevistas: la primera de ellas a Juan Casamayor, editor de Páginas de Espuma; y la segunda a los chicos del equipo de Libros del K.O, que están haciendo un trabajo maravilloso.

 

También escribiré algo acerca de la estupenda editorial chilena Los Libros que Leo y del papel que pueden jugar las librerías en la vida de los barrios a propósito del caso de Gràcia, en Barcelona.

 

A partir de la segunda semana de septiembre hasta finales de mes estaré dando unos cursos y unas charlas en Bogotá, así que desde allí reportaré todo aquello que merezca ser comentado con respecto al libro y sus alrededores —seguro que serán muchas cosas—.

 

Despido esta primera mitad de 2012 reproduciendo la brevísima y sesuda entrada “A Simple Concept for Publishing” que Bob Mayer publicó hace unos días en Digital Book World:

 

‘The product is the story. Not the book, not the eBook, not the audio book. The Story.

The consumer is the reader. Not the bookstores, the platform, the distributor, the sales force. The Reader.

Authors produce story. Readers consume story. If anyone is in the path between Author and Reader they must add value to that connection.

Thoughts?’

 

***

 

¡Hasta el lunes 3 de septiembre y que tengan todos unas buenas lecturas!

summertime [ 35 ] / conclusiones del primer foro iberoamericano de distribuidores de libros

Hace poco estuve echándole un ojo a la página del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) y encontré algunos documentos interesantes con respecto a la distribución y a la comercialización de los libros en algunos países latinoamericanos. En una ocasión anterior ya me había referido a lo crítica que es la distribución en la supervivencia de una editorial y al interés que me viene despertando desde hace un tiempo este aspecto del mercado editorial.

Las conclusiones del Primer Foro iberoamericano de distribuidores de libros realizado en el marco de la Feria del libro Líber en Madrid a mediados de octubre de 2005 sugieren las dificultades que tienen que enfrentar en América Latina los distintos sectores del mercado editorial como consecuencia de la estructura de la distribución. Las conclusiones del foro son las siguientes:

– Las fórmulas de distribución de libros en Argentina, Colombia, México y Venezuela difieren de forma sensible con respecto a España.

– Se dan pocos casos de distribuidoras específicas como conocemos en España, abundando más la figura del editor-distribuidor o del librero-distribuidor.

– En términos generales, la red de puntos de venta de libros en estos países es mucho menos extensa que en España (Argentina en torno a 600 librerías, México 370, Venezuela 500…). Asimismo, la concentración de puntos de venta en las grandes ciudades es muy importante (En Colombia, el 86% de la oferta de libros se concentra en las 6 ciudades más grandes del país).

– Esta circunstancia, condiciona las fórmulas de distribución al tratarse de una red de puntos de venta no demasiado extensa en comparación con la extensión geográfica de los países, y si muy concentrada en los núcleos de población más importantes.

– En términos generales, en estos países la distribución de libros a librerías se hace bajo la fórmula de consignación, también denominada depósito. En esta fórmula, la librería no asume ningún tipo de riesgo, ya que los ejemplares pertenecen al editor, y se factura únicamente cuando se ha realizado la venta efectiva, por parte de la librería.

– El sistema de compra en firme con derecho a devolución, en el cual al comprar en firme la librería asume el riesgo de la compra (aunque tenga derecho a devolución), es un sistema aplicado en casos muy concretos como puede ser en la venta de libros a las grandes superficies.

– Es habitual la figura de la exclusividad en distribución que el editor concede al distribuidor, si bien se dan casos de ruptura de esta exclusividad entre distribuidores de países fronterizos.

– Uno de los mayores problemas que existen en todo el sector del libro latinoamericano es el de la piratería, que genera cuantiosas pérdidas al conjunto de las empresas del sector, provocando de forma directa el cierre de librerías.

– Se están iniciando en los diferentes países distintas campañas de concienciación entre la opinión pública sobre los males de la piratería en las que intervienen las administraciones públicas y las asociaciones y organismos privados.

– En ciertos casos, la intervención del Estado en el sector del libro condiciona la propia estructura editorial y comercial. El caso paradigmático es el de Venezuela, en el que el peso como editor del Estado es cada vez mayor, así como en la propiedad de importantes cadenas de librerías.

– En el mismo sentido, la extrema regulación administrativa y cambiaria por parte del Estado provoca dificultades y genera limitaciones para la libertad en el comercio del libro.

– También existen graves problemas con la legislación fiscal en ciertos países (el ejemplo más claro es México), donde a pesar de contar con un tipo de IVA 0 para el libro, distribuidores y libreros no pueden deducirse el IVA soportado.

summertime [ 34 ] / bogotá 39

Con motivo del evento Bogotá, capital mundial del libro 2007, se abre la convocatoria Bogotá 39 en la que un jurado compuesto por los escritores colombianos Héctor Abad, Óscar Collazos y Piedad Bonnett elige a los 39 mejores escritores latinoamericanos menores de 39 años. El listado de autores seleccionados fue dado a conocer el pasado 26 de abril durante la Feria del Libro de Bogotá.


En principio Bogotá 39 puede llegar a cumplir tres objetivos fundamentales:


1. Darle relevancia al evento Bogotá capital mundial del libro 2007 marcando un antes y un después en la narrativa latinoamericana contemporánea mediante la etiqueta “generación Bogotá 39”


2. Proponer un canon dentro de la nueva generación de autores contemporáneos de América Latina


3. Darles visibilidad a los autores seleccionados y, por lo tanto, echarles un empujón a las ventas de sus libros —algunos de ellos creados especialmente para la ocasión como la compilación de relatos de autores colombianos Calibre 39, de Villegas editores, y la Antología del cuento latinoamericano, de Ediciones B—


La semana pasada los escritores que forman parte de Bogotá 39 participaron en una serie de eventos en la capital colombiana que acapararon la atención de los medios y que dieron pie para algunos pronunciamientos con respecto a la convocatoria y a los autores seleccionados. Entre estos pronunciamientos se destacan los siguientes:


– La columna de Ana Roda, gerente de Literatura del Instituto Distrital de Cultura y Turismo —que tiene un tono marcadamente institucional—, en las Lecturas Dominicales de el periódico El Tiempo


– El texto de la escritora y profesora Piedad Bonnett, quien fue uno de los miembros del jurado, en la revista piedepágina


– Las opiniones expresadas por Diego Trelles Paz, Edmundo Paz Soldán, Fernando Iwasaki, Jesús Ernesto Parra, Jorge Carrión, Julio Ortega, Luis Fernando Afanador, Ramón González y Salvador Luis en la revista piedepágina


– El texto “Los asesinos prudentes“, de la ensayista y traductora Margarita Valencia ex gerente de Bogotá, capital mundial del libro 2007 y actual directora de la Biblioteca Nacional de Colombia en la revista Arcadia


Anteriormente me había referido a la convocatoria Bogotá 39 en las siguientes entradas:


lecturas de fin de semana [ 9 ], ‘bogotá 39’

calibre 39: una antología de relatos de quince jóvenes escritores colombianos, entrevista a luis fernando charry, de villegas editores

lecturas de fin de semana [ 27 ], ‘hay que abrirles campo’

Viernes, Agosto 24, 2007 categorizado bajo summertime

summertime [ 33 ] / la enciclopedia

Como dije hace poco, hasta ahora me había interesado únicamente por la edición literaria —de ahí la idea inicial de abrir [ el ojo fisgón ]—. Sin embargo, hace un tiempo mientras leía el libro Conversaciones con editores me llamó la atención otro tipo de edición que por la naturaleza de su producto se basa en un modelo empresarial cuya racionalidad lo hace más viable desde el punto de vista económico: la de libros de referencia.

Sobre la venta de enciclopedias dice Juan Salvat:

‘La gente no compra libros, hay que vendérselos, al menos el tipo de libros que publicábamos entonces, al margen de los de medicina o alguna otra cosa. Pero las enciclopedias no se compran, se venden, es decir, que si tú vendes, consigues que te compren. Ir con un abanico de obras debajo del brazo casi es una invitación a no vender nada, porque tienes que situarte frente a un hipotético comprador, conocer a la mayor brevedad cuáles pueden ser sus intereses, venderle esa obra y olvidarte de las demás’.

“Juan Salvat conversa con Emiliano Martínez”

Conversaciones con editores, pág. 115

Siruela

Madrid, 2007

La conversación entre Juan Salvat y Emiliano Martínez me hace pensar en lo lejana que veo ahora esa época en la que los únicos libros que yo abría eran los de la enciclopedia de El mundo de los niños —editada en español justamente por Salvat, en la que la alegría llegaba a la casa cuando los papás se reunían en la sala con un señor con cara de cansado que les entregaba una caja de grandes libros con elegantes pastas de cuero cuyo olor impregnaba el estudio para siempre, en la que me quedaba horas viendo ilustraciones después de sacar un tomo de la enciclopedia familiar para hacer una tarea sobre San Ignacio de Loyola o sobre los accidentes geográficos, en la que la erudición era una virtud —¡qué horror!—, en la que era bien visto saber un poquito de todo y en la que en Colombia la enciclopedia y el Renault 4 eran la máxima expresión de la prosperidad de una clase media emergente cada vez más robusta que hace unos años quedó condenada a desaparecer.

Nota: la ilustración del Renault 4 se la robé a Diego Patiño.

Jueves, Agosto 23, 2007 categorizado bajo best sellers, summertime

summertime [ 32 ] / los best sellers, nuestras lecturas y nuestros intereses

En las conclusiones de Pasando página Sergio Vila-Sanjuán hace una consideración interesante con respecto a la relación existente entre los best sellers de entretenimiento, nuestras lecturas y nuestros intereses:

‘Las denostadas listas de los libros más vendidos son, para quien quiera estudiarlas, un excelente indicador de los intereses de un país. Y en ellas ocupan un lugar de primer orden los best sellers de entretenimiento, que constituyen un pilar esencial de la lectura de los españoles’.

Pasando página, pág. 663

Destino

Barcelona, 2003