archivo de la categoría “tendencias”

jueves, octubre 23, 2014 categorizado bajo concentración, edición, editores independientes, industria editorial, tendencias

de la importancia del tamaño (en la edición)

Dos artículos publicados recientemente han hecho que vuelva a plantearme algunas preguntas con respecto al problema de la concentración de la propiedad en la industria editorial y al impacto que el proceso de consolidación que ésta viene experimentando puede tener sobre la evolución de la convivencia entre editoriales grandes, medianas y pequeñas. Los artículos a los que me refiero son los siguientes:

 

– “El negocio del libro ¿una equivocación de los grandes grupos de comunicación?”, del agente literario Guillermo Schavelzon.

“El mundo editorial se encoge”, del periodista Carles Geli.

 

Ambos artículos abordan desde perspectivas bastante distintas el problema de la concentración de la propiedad en la industria editorial: mientras que Schavelzon lo explora desde una perspectiva histórica que se remonta al papel que hacia mediados del siglo XX jugaron los exiliados españoles en el desarrollo de la edición en países como Argentina y México, Geli lo hace a partir de algunas operaciones recientes como la creación de Penguin Random House, la compra de la división de ediciones generales de Santillana por parte de este grupo y el anuncio de la próxima aparición de los primeros títulos de HarperCollins en España.

 

Es verdad que ante la contracción del mercado que se refleja en la caída de las ventas y en el aumento de las devoluciones, desde 2012 la industria editorial española ha reaccionado reduciendo levemente el número de títulos que publica cada año así como el volumen de ejemplares editados y el tamaño de las tiradas —ver el informe de “Comercio interior del libro 2013″—. Sin embargo, parece que en España sigue produciéndose mucho más de lo que el mercado del libro está en capacidad de absorber en este momento.

 

 

 

TÍTULOS_EDITADOS_2009_2013

 

 

De acuerdo con su tamaño, los diferentes tipos de editoriales tienen distintas fortaleza y debilidades a la hora de hacerle frente a la actual crisis de la industria y del mercado que ha sido provocada por cuestiones tan diversas como las condiciones económicas, los cambios que supone la transición hacia lo digital y las transformaciones de nuestros hábitos de consumo de contenidos.

 

Las principales fortalezas de los grandes grupos están en su músculo financiero, sus recursos, su estructura, su capacidad operativa, su poder de negociación y la diversificación de sus líneas de negocio. Y quizás su mayor debilidad tenga que ver con la magnitud de su costes fijos y en muchos casos de su nivel de endeudamiento así como con el peso y la rigidez de su estructura.

 

Su enfoque en unas pocas áreas bien acotadas, su estructura mínima, tanto la ligereza como la flexibilidad de ésta y su capacidad de reaccionar rápidamente pueden constituir la gran fortaleza de las pequeñas editoriales independientes, que sobre todo en ciertas condiciones críticas son altamente vulnerables.

 

Ante este contexto de crisis de la industria y del mercado me pregunto cuáles son las fortaleza y debilidades de las editoriales medianas que no tienen ni los recursos y la capacidad de negociación de los grandes grupos ni la ligereza y la flexibilidad de la pequeña edición independiente. Hoy en día las editoriales de tamaño mediano podrían encontrarse en una posición particularmente incómoda y desfavorable porque la situación actual del mercado no sólo no les permite crecer, sino que además hace que les resulte difícil tanto sostener su estructura como mantener su posicionamiento. En el catálogo de algunas editoriales de tamaño mediano salta a la vista un cierto nivel de diversificación en las líneas de trabajo que puede verse como una muestra de dispersión de la que podría desprenderse la puesta en evidencia de la falta de una identidad claramente definida.

 

 

 

 

EDITORIALES_GRANDES_MEDIANAS_Y_PEQUEÑAS

 

 

 

Ya sabemos que esas dos insignias de la mediana edición independiente española que hasta hace pocos años fueron Anagrama y Tusquets terminaron siendo compradas por grandes grupos editoriales —tal y como había sucedido anteriormente con LumenSeix Barral y otros sellos que durante sus inicios formaban parte de su misma órbita debido a la existencia de diversas afinidades y similitudes—. Y no sería raro que otras editoriales independientes medianas que hoy en día se consideran emblemáticas como Acantilado y Siruela terminaran siendo vendidas a algún gran grupo. No sobra recordar que para los grandes grupos la adquisición de editoriales de todos los tamaños que estén bien posicionadas y que cuenten con un catálogo interesante —sobre todo si están teniendo dificultades para sobrevivir— es fundamental porque les permite aumentar su cuota de mercado y mejorar su ventaja competitiva frente a sus rivales.

 

¿Será el segmento de la edición de tamaño mediano el mayor perjudicado de este proceso de contracción del mercado en el que los grandes grupos y las pequeñas editoriales independientes pueden seguir encontrando con mayor o menor dificultad la manera de sacarles provecho a las ventajas que se derivan de su tamaño y sobrellevar sus debilidades?

los caminos hacia la publicación

Con frecuencia me pasa que algún amigo, familiar o conocido que sabe que trabajo en edición de libros me dice que le gustaría publicar algo que ha escrito o que tiene un amigo, un familiar o un conocido que se encuentra en esta situación. Generalmente se trata de novelas, de colecciones de relatos, de poemarios, de memorias, de autobiografías, de historias familiares o de textos inclasificables. Mucha gente no sólo está convencida de que tiene cosas que decir, sino que además necesita decirlas. Y quienes no cuentan con esta mezcla de convicción y necesidad seguramente tienen en su entorno cercano al menos a un par de personas que han pasado decenas de horas de su vida escribiendo. No importa si escriben a mano o si lo hacen en una máquina de escribir o en un ordenador. En los cajones de los muebles de las casas, en los discos duros de los ordenadores y en la nube se almacenan millones de manuscritos inéditos que esperan ver la luz algún día —o mejor dicho: que a sus autores les gustaría publicar—.

 

En esta entrada me ocuparé de situaciones a las que con frecuencia tienen que enfrentarse los autores primerizos, desconocidos o poco conocidos, de manera que quizás muy poco o casi nada de lo que diga a continuación sea aplicable a figuras reconocidas o consagradas. Aunque es probable que en los inicios de su carrera Ken Follet, Javier Marías, Paulo Coelho, Milan Kundera, Javier Sierra y otros autores cuyos libros hoy en día venden decenas de miles de ejemplares —y cuya última novedad actualmente se encuentra en la lista de los más vendidos en España— hayan tenido que enfrentarse a algunas de las circunstancias que describiré a continuación.

 

 

 

RAYMOND_CARVER_ESCRIBIENDO

 

 

 

Cuando un autor primerizo, desconocido o poco conocido que quiere publicar algo me aborda para hacerme una consulta normalmente le pregunto si sabe cómo funciona el proceso de publicación y comercialización de un libro, en caso de que su respuesta sea negativa se lo explico brevemente y finalmente le pido que me describa a grandes rasgos su manuscrito para saber de qué tipo de texto estamos hablando. En ocasiones los autores simplemente han escrito algo y quieren averiguar qué tienen que hacer para publicarlo. Otras veces los autores ya han enviado sus manuscritos tanto a editoriales como a concursos, obteniendo una amplia gama de posibles resultados: premios, menciones y otros reconocimientos, elogios y muestras de interés, declaraciones de intenciones de publicarlos, mensajes de rechazo —personalizados o genéricos— y silencio administrativo. Cuando los dos últimos casos se han repetido sistemáticamente, la mayor parte de las veces tengo la impresión de que los autores sienten que ya han agotado todas las opciones posibles y que creen que contar con la orientación de alguien que está metido en el mundo editorial podría suponer el renacer de la esperanza de publicar su manuscrito.

 

Ante este panorama es comprensible que las actitudes de estos autores vayan desde el entusiasmo, la confianza en sí mismos y en su trabajo, la expectación o la arrogancia hasta la frustración, la baja autoestima, la desesperanza y las ganas de tirar la toalla. A menudo estos autores quieren recibir un feedback o una valoración con respecto a su manuscrito aunque tampoco falta el que afirma que éste es la última maravilla, que quienes lo han leído hasta ahora pueden dar fe de ello y que no entiende por qué los editores no le hacen caso.

 

Los autores que aspiren a publicar su primer libro deberían saber que no existe un único camino hacia la publicación y que cada vez tienen más alternativas a su disposición para darle salida a su trabajo. Los principales caminos que hoy en día puede tomar un autor para publicar son los siguientes:

 

la edición tradicional: una editorial compra los derechos para publicar y comercializar las obras de los autores y les paga a éstos unas regalías sobre las ventas.

la edición a cuenta del autor: una editorial perteneciente al circuito del vanity publishing les cobra a los autores por publicar sus obras bajo su sello así como por la prestación de servicios editoriales. Algunas editoriales que se dedican al negocio de la edición a cuenta del autor prefieren llamarla “coedición”.

la autopublicación en plataformas en línea: los autores pueden transformar sus manuscritos en e-books para publicarlos y venderlos u ofrecerlos para descarga gratuita en las plataformas de autopublicación en línea —que cobran un porcentaje sobre las ventas—. Algunas de estas plataformas también les permiten a los autores ofrecer sus libros en papel a través de un sistema de impresión bajo demanda.

– la publicación vía micromecenazgo —o crowdfunding: los autores montan campañas para recoger pequeñas aportaciones económicas del mayor número posible de donantes con el propósito de financiar la publicación de su manuscrito. Estas campañas normalmente se desarrollan en plataformas de crowdfunding que funcionan en línea.

 

 

 

MANUSCRITO_2

 

 

 

Como el mercado está dividido en una gran variedad de circuitos, segmentos y nichos, es importante que cada manuscrito encuentre su lugar en él de acuerdo con aspectos como el género y el subgénero a los que pertenece, su temática, el perfil del autor e incluso el estilo de su escritura. Debido a lo anterior es importante que los autores se familiaricen con el entorno editorial y que identifiquen los espacios donde su manuscrito podría tener posibilidades de ser publicado de manera que una vez hayan hecho estas dos tareas examinen minuciosa y detenidamente las distintas alternativas existentes para su publicación, valoren los pros y los contras de cada una de ellas, tomen una decisión con respecto al camino a seguir para alcanzar su objetivo y se pongan manos a la obra.

 

La planificación y la puesta en marcha de estas gestiones es justamente uno de los servicios que les prestan las agencias literarias a los autores. Optar por gestionar personalmente todas estas acciones o verse obligado a hacerlo puede suponer grandes dificultades para los autores que no tienen un agente literario. Y si nos ponemos a hablar de todo lo relacionado con la negociación de las cláusulas de los contratos, con la venta de derechos subsidiarios y con las liquidaciones, es evidente que para los autores que por la razón que sea no son representados por un agente literario las dificultades prácticas son todavía mayores.

 

Hay otro detalle importante que los autores poco o nada experimentados en el campo de la publicación deberían saber: cuando se termina y se publica un libro todavía queda mucho por hacer. Es decir, que para los autores acabar y publicar un libro marca la exitosa superación de las dos primeras fases de una carrera de largo aliento en la que hay una serie de acciones de distribución, comercialización, comunicación, promoción, marketing, relaciones públicas y seguimiento cuya puesta en marcha es fundamental para llegar a la meta en una buena posición. En fin, la escritura y la publicación de un libro son el principio y no el final de un proceso.

 

A quienes les interese este tema les recomiendo los siguientes libros que tocan muchos de los aspectos a los que he hecho referencia en esta entrada:

 

– Marketing para escritores, de Neus Arqués

Éxito, de Íñigo García Ureta

¡Quiero publicar mi libro!, de Juan Triviño Guirado

 

 

 

RECURSOS_PARA_ESCRITORES

 

 

 

Próximamente publicaré algunas entradas en las que analizaré las posibilidades y las limitaciones de los diferentes caminos que los autores pueden tomar para publicar sus manuscritos.

la crisis, el libro y la industria editorial

En 2011 Manuel Gil y Joaquín Rodríguez hicieron los siguientes planteamientos en la introducción de El paradigma digital y sostenible del libro:

 

‘Quizá las únicas aseveraciones de las que estamos absolutamente seguros son, en primer lugar, la de considerar que no hay una sola empresa del sector del libro que tenga claro cómo va a sobrevivir a Internet; en segundo lugar, que Internet se llevará por delante dos terceras partes de las editoriales que hoy conocemos, básicamente por la imposibilidad generacional de comprender el nuevo “metamedio” y por la dificultad intrínseca de ganar dinero con la generación de contenidos. Esta afirmación debería venir acompañada, eso sí, por su aparente contraria: surgirán muchas otras editoriales, pequeñas y especializadas, cercanas a un grupo de lectores no necesariamente masivo, unidos por afinidades temáticas, convicciones sociopolíticas o estéticas, que hagan viable un nuevo modelo de editorial en red con presencia e inventarios virtuales’.

 

 

 

EL_PARADIGMA_DIGITAL_Y_SOSTENIBLE_DEL_LIBRO

 

 

 

Cuando leí por primera vez El paradigma digital y sostenible del libro justo después de su publicación pensé que Manuel y Joaquín exageraban en las estimaciones que hacen en su segunda aseveración, que me parecieron excesivamente pesimistas a pesar de la necesaria afirmación contraria que formulan a continuación en el párrafo citado. Sin embargo, con el paso del tiempo he empezado a creer que un escenario en el que ‘dos terceras partes de las editoriales que hoy conocemos’ podrían desaparecer no es descabellado debido a la coincidencia entre la crisis económica y el cambio de paradigma que supone la emergencia de lo digital. Teniendo en cuenta la manera como han evolucionado las cosas en España sobre todo durante los tres últimos años, yo iría más lejos e incluiría en el planteamiento de este escenario a otras empresas del sector o relacionadas con él: agencias literarias, distribuidoras, librerías, proveedoras de servicios editoriales y tecnológicos, desarrolladoras de tecnología, estudios de diseño, consultoras, centros de formación, etc.

 

Las siguientes son algunas de las razones por las que este escenario catastrófico que hace tres años encontraba exagerado empieza a parecerme cada vez más posible:

 

– la contracción del consumo como consecuencia de la crisis económica.

– los recortes en los presupuestos destinados a las subvenciones y a las adquisiciones públicas.

– los cambios en los hábitos de consumo de contenidos.

– la degradación del valor del libro.

 

Con respecto a los dos primeros puntos no hay mayor cosa que decir pero en relación con los dos últimos vale la pena hacer algunas observaciones —que ya planteé o al menos esbocé hace unos meses en la entrada “lectura y candy crush”—: por un lado, gracias en gran parte a la omnipresencia tanto de los dispositivos móviles como de la conexión a Internet hoy en día estamos expuestos a una amplia variedad de tipos de contenidos fácilmente accesibles que compiten por captar y acaparar nuestra atención; y, por otro lado, el libro como fuente de acceso al conocimiento, de entretenimiento y de ocio se ha devaluado debido al atractivo, a la rapidez, a la ligereza o a la gratificación inmediata y efímera que otras opciones de bajo coste o gratuitas como los videojuegos, la música, los vídeos o las redes sociales pueden ofrecernos más fácilmente.

 

Para poner esta reflexión en contexto veamos algunos datos del informe “Hábitos de lectura y compra de libros 2012”, que fue publicado en enero de 2013:

 

 

1_PORCENTAJE_DE_LECTORES_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

2_PERFIL_DE_LECTORES_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

3_FRECUENCIA_LECTURA_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

4_LECTURA_DE_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

5_LECTURA_DE_LIBROS_DETALLE_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

6_FRECUENCIA_DE_LECTURA_DE_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

7_RAZONES_DE_LECTURA_DE_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

8_ACCESO_A_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

9_ACCESO_A_LIBROS_DETALLE_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

1O_ACCESO_A_LIBROS_EVOLUCIÓN_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

11_LECTURA_POR_SOPORTES_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

12_LECTURA_POR_SOPORTES_DETALLE_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

Estas diapositivas del informe en cuestión nos ofrecen una amplia variedad de información con respecto tanto al tamaño como al perfil de la población lectora, a los soportes en los que lee, a sus lecturas y a la forma como accede a ellas. Hay aspectos de este informe que son particularmente interesantes: los tipos de publicaciones que se leen; las preferencias en los tipos de publicaciones por edades; la frecuencia con la que se lee cada tipo de publicación; la segmentación por franjas de edad de los índices de lectura tanto por trabajo y estudios como en el tiempo libre; las motivaciones para leer libros; la forma como se accede a los libros y la evolución de la lectura en soporte digital de los distintos tipos de publicaciones. Con respecto al modo de acceso a los libros el informe indica un comprensible descenso de la compra que viene acompañado por un aumento tanto del préstamo en bibliotecas como de las descargas de Internet —no se especifica si éstas son de pago o gratuitas—.

 

Hay quienes dicen que contrario a lo que se cree, hoy en día se lee más que nunca. Quizás en estos tiempos de hiperconexión se lean menos libros que antes y la lectura inmersiva sea una práctica cada vez menos frecuente que puede incluso tender a caer en desuso. Es probable que el libro esté en proceso de perder al menos parcialmente esa condición de vehículo privilegiado de acceso al conocimiento y a la cultura escrita que ha ostentado durante tantos años. Esta tendencia ya está más que consolidada en ciertos tipos de contenidos técnicos, especializados y de referencia para los que está claro que el libro como contenedor se ha vuelto insuficiente —manuales, diccionarios, enciclopedias y guías de viaje, por ejemplo—. En el caso de algunos tipos de contenidos la convivencia entre el formato libro y lo digital ya está en vías de consolidación mientras que en otros está emergiendo y empieza a extenderse cada vez más.

 

Lo anterior supone un desafío para la industria editorial en su conjunto, cuya facturación viene disminuyendo significativamente como consecuencia de la caída de las ventas de libros. Esta situación es particularmente crítica en ciertos segmentos específicos de la edición. El avance del informe de “Comercio interior del libro 2013” que se presentó en junio de 2014 da cuenta de la caída de la facturación del sector durante los últimos cinco años. Mientras que en 2013 la facturación del sector cayó un 11,7% con respecto al año anterior, su caída desde 2009 asciende a un 29,8%.

 

 

 

FACTURACIÓN_INDUSTRIA_EDITORIAL_ESPAÑOLA_2009_2013

 

 

 

En el “Análisis del Mercado Editorial en España” publicado en julio de 2014 por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) se afirma que ‘el libro sigue siendo la primera industria cultural, pese a la crisis’. Si en el mercado interno las ventas de la primera industria cultural española continúan disminuyendo y en 2013 registraron una caída del 9,7% con respecto al año anterior, es altamente probable que las demás industrias culturales se encuentren en un estado mucho más crítico. Se trata de un panorama poco alentador para la que según el informe “El sector del libro en España 2012-2014” del Observatorio de la Lectura y el Libro es ‘una de las principales potencias editoriales del mundo’ —en la edición de hace dos años de este documento se afirmaba que era la cuarta—. El avance del informe de “Comercio exterior del libro 2013” indica que durante los últimos años también han venido cayendo las exportaciones hacia América, que para la industria editorial española es un mercado natural y una posible carta de salvación.

 

Esta situación pone en aprietos no sólo a la pequeña edición que cuenta con una capacidad de inversión muy limitada y que puede ser más vulnerable frente a los efectos de ciertas complicaciones económicas, sino también a los grandes grupos que tienen un músculo financiero, unas estructuras operativas, unos costes fijos y unas deudas cuya envergadura es significativamente mayor. Si sus ventas y su facturación están cayendo sin parar debido tanto a la crisis económica como a los cambios en los hábitos de consumo de contenidos por parte de las personas, ¿qué puede hacer la industria editorial para desacelerar, detener o revertir esta tendencia?

 

Entre las posibles líneas de acción que la industria editorial podría adoptar para evitar que sus ventas y su facturación sigan cayendo, destaco las siguientes —aclaro que casi todas ya han sido expuestas por otras personas en diferentes ocasiones—:

 

– achicar y aligerar su estructura —particularmente en el caso de los grandes grupos e incluso de ciertas editoriales medianas—.

– mejorar el conocimiento de sus públicos tanto reales como potenciales y entablar una relación directa, fluida y estrecha con éstos.

– fortalecer su apuesta por lo digital y acelerar su reconversión.

– diseñar, explorar y poner a prueba nuevos modelos de negocio.

– optimizar sus procesos de producción.

– reducir su volumen de producción para ajustarlo más y mejor a la demanda.

– bajar el precio de los libros.

– buscar fuentes de ingresos alternativas a la venta de libros.

 

 

Los hábitos de consumo de contenidos de las nuevas generaciones y los cambios que estamos adoptando en este campo los mayores de treinta años le plantean a la industria editorial grandes retos con respecto a las posibilidades de supervivencia de su negocio. Si no invierte recursos en áreas como el fomento de la lectura, la construcción de públicos y la puesta en valor de lo que aportan sus productos y servicios, es difícil que en el futuro la industria editorial consiga seguir contando con una clientela que esté dispuesta a pagar por acceder a éstos —sobre todo si tenemos en cuenta que la idea de que el acceso a los contenidos debería ser gratuito o muy barato cada vez está más expandida—. Más que de hacer que los libros vuelvan a ser cool como afirma la popular frase de John Waters, se trata de resaltar tanto el trabajo que hay detrás suyo como su valor intrínseco, social, cultural y económico.

 

 

 

WE_NEED_TO_MAKE_BOOKS_COOL_AGAIN_LECTURA_Y_CANDY_CRUSH

 

 

Hay quienes dicen que cuando los e-books representen la mayor parte de la facturación de la industria editorial el libro en papel tendrá un alto valor gracias a su status de rareza o de ícono vintage. Sin embargo, mientras los e-books no constituyan el grueso del negocio de la industria editorial esta idea seguirá siendo solamente una remota ilusión futurista.

 

Para terminar les recomiendo echarle un ojo al artículo “Paying for Digital Content Still Not the Norm in the UK”, que fue publicado recientemente en eMarketer y cuya lectura podría ayudar a desmontar el mito de que no querer pagar por el acceso a los contenidos es una costumbre típicamente española o que la crisis de la industria editorial en España se debe a que éste es un país líder en piratería.

 

 

DIGITAL_CONTENTS_FREE_VS_PAYING_UK

 

 

Sé lo que están pensando y tienen razón: mal de muchos, consuelo de tontos. Pero aquí no se trata de consolarse señalando que los otros también tienen graves problemas ni de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el ojo propio. El quid de la cuestión está en buscar pistas que permitan entender una serie de fenómenos para encontrarles soluciones a los problemas que se derivan de éstos.

la circulación de la obra de los autores hispanohablantes: los derechos y los libros

Cada cierto tiempo vuelvo sobre un tema que no deja de parecerme preocupante: la dificultad para encontrar en un país del ámbito hispanohablante libros escritos por autores provenientes de otros países donde también se habla español. Por ejemplo, en las librerías uruguayas, guatemaltecas, peruanas, hondureñas o colombianas no es fácil encontrar libros de autores nicaragüenses, chilenos, salvadoreños, venezolanos o mexicanos al menos que se trate de ciertas figuras que garanticen un volumen de ventas enorme o al menos considerable.

 

Esta dificultad es evidente salvo en el caso de unas cuantas figuras pertenecientes al circuito del best seller y de algunas firmas que aunque venden mucho menos gozan de un cierto prestigio a nivel internacional. Si nos ocupamos solamente de autores literarios vivos, en el grupo de los autores cuyos libros se venden masivamente entrarían figuras como Isabel Allende, Javier Cercas, Ildefonso Falcones, Gabriel García Márquez, Javier Marías, Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Juan José Millás, Antonio Muñoz Molina, Arturo Pérez-Reverte, Carlos Ruiz Zafón, Javier Sierra y Mario Vargas Llosa; y el grupo de los autores prestigiosos cuyos libros tienen ventas considerables sin llegar a ser best sellers incluiría firmas como a Martín Caparrós, Rodrigo Fresán, Yuri Herrera, Alberto Manguel, Guadalupe Nettel, Andrés Neuman, Edmundo Paz Soldán, Ricardo Piglia, Álvaro Pombo, Elena Poniatowska, Santiago Roncagliolo, Marcela Serrano, Juan Gabriel Vásquez, Enrique Vila-Matas, Juan Villoro o Jorge Volpi.

 

 

 

 

 

Cuando los libros de estos tipos de autores traspasan las fronteras de sus países de origen y llegan a otros territorios del ámbito hispanohablante normalmente lo hacen a través de las filiales locales de los grandes grupos —no sólo PlanetaPenguin Random House y Prisa ediciones*, sino también Ediciones B y el Fondo de Cultura Económica— y de algunas editoriales medianas españolas como Anagrama, RBARoca y Siruela. Y algunas veces los libros de los autores en cuestión también llegan a diferentes países del mundo hispanohablante mediante editoriales más pequeñas como AlmadíaAlpha DecayDuomoEterna CadenciaLa Bestia EquiláteraPáginas de espumaPeriféricaPre-textos o Sexto piso.

 

Hace unas semanas comenté el caso de algunas editoriales argentinas cuyos libros se están distribuyendo en España, lo cual me suscita dos preguntas: ¿hay otros países hispanohablantes a los que hoy en día estén llegando de una manera más o menos continua los libros de estas editoriales argentinas? ¿Cuáles editoriales de países hispanohablantes están exportando actualmente sus libros a otros territorio de nuestro mismo ámbito lingüístico?

 

El problema de circulación que supone la dificultad para encontrar en un país hispanohablante las obras escritas por el grueso de los autores de otros países donde se habla español es típico de un mundo analógico en el que las librerías físicas venden libros en papel. Esta situación podría estar empezando a cambiar con la emergencia de lo digital debido a que a la dinámica tradicional hay que sumarle la venta tanto de libros en papel como de e-books a través de plataformas de comercio electrónico —con respecto a este tema recomiendo leer la entrada “El escenario digital Iberoamericano”, publicada recientemente por Manuel Gil en Antinomias libro—. Si la escasez es lo que define el mundo de las mercancías y las tiendas físicas, en el universo de lo digital lo que prima es la abundancia.

 

La manera como está configurado el mercado editorial hispanohablante así como su fragmentación y su vastedad desde el punto de vista geográfico son algunos de los factores que dificultan la circulación del libro en español. En el caso hipotético de que las condiciones jurídicas y económicas que dificultan la circulación del libro se superaran, habría que preguntarse hasta qué punto la producción editorial de un país es susceptible de despertar el interés de los lectores de otros países. Buscar posibles respuestas a esta pregunta ayudaría a comprender la relación entre la oferta y la demanda en el mercado de cada país así como en todo el ámbito hispanohablante.

 

 

 

 

 

 

Hasta ahora casi siempre he abordado esta dificultad en clave de editoriales y libros. Es decir, que la mayoría de las veces que he reflexionado sobre este problema me he centrado en la exportación de libros por parte de las editoriales. He estado pensando fundamentalmente en el caso de editoriales que exportan o que están interesadas en exportar los libros que publican para que éstos lleguen a países distintos del suyo.

 

¿Y si al abordar este problema me enfoco en las agencias literarias y en los derechos en lugar de centrarme en las editoriales y en los libros? Al fin y al cabo como actor de la cadena de valor las agencias literarias son intermediarios fundamentales que tienen a su cargo la función de facilitar la llegada del trabajo de sus representados a tantos mercados como sea posible —aunque hay que decir que en el ámbito hispanohablante muchos autores siguen sin recurrir a ellas—. En este caso el negocio de la internacionalización de la obra de los autores está directamente en manos de las agencias literarias que los representan, que les venden los derechos a las editoriales para que comercialicen los libros que publican en los territorios geográficos cubiertos por los contratos. Es decir, que el negocio de las editoriales se circunscribe a los límites de territorios específicos —normalmente sus países de origen y algunos otros donde operan o distribuyen su producción—.

 

 

 

 

 

 

Estamos frente a dos negocios distintos pero complementarios entre sí: por un lado, la exportación de libros por parte de las editoriales; y, por el otro, la venta de derechos por parte de las agencias literarias. En ambos negocios se está buscando conseguir que las obras de los autores de un país determinado lleguen a países diferentes del suyo y alcancen a un mayor número de lectores, lo cual beneficia tanto a las agencias literarias como a sus representados —aunque no siempre a las editoriales—. No sobra decir que al final los lectores terminan siendo los grandes beneficiados del acceso a una oferta amplia y diversa de obras de autores provenientes de diferentes países.

 

Al partir los derechos geográficamente se reparte su explotación entre varias editoriales que operan en territorios diferentes, de manera que el ámbito de actuación de éstas se limita acotando la cobertura de los contratos. La partición geográfica de los derechos no sólo fortalece el negocio de las agencias literarias que son intermediarios necesarios en cualquier iniciativa de comercialización de las obras de los autores que representan, sino que además podría tener el efecto colateral de contribuir a contener las intenciones expansionistas de algunas editoriales. Me pregunto qué es más conveniente para los autores: que sus derechos estén en manos de un sólo editor cuya distribución tenga una cobertura geográfica amplia o que se repartan por países entre varios editores distintos. Supongo que las opiniones frente a este tema están bastante divididas.

 

Debido a los costes y a los plazos que suponen el transporte y el almacenamiento de mercancías físicas, a algunas dificultades de carácter jurídico y a las fluctuaciones de las tasas de cambio de divisas, creo que en muchos casos la exportación de libros puede llegar a ser una operación terriblemente ineficiente que termina convirtiéndose en un lastre. En el caso de los grandes grupos está claro que su estructura, su dimensión y los recursos que tienen a su disposición les permiten gestionar las exportaciones con un riesgo controlado y una mayor eficiencia. Yo me inclino más hacia el modelo de partición geográfica de los derechos y hacia la puesta en marcha de iniciativas de coedición entre distintos editores de países diferentes.

 

Hay que tener en cuenta que la emergencia de lo digital les facilita a los lectores de todo el mundo el acceso a los libros en español sin importar dónde se encuentren o cuál sea su lengua materna, lo cual puede suponer una oportunidad particularmente interesante tanto en los países donde hay minorías hispanohablantes como en aquellos en los que existe un interés creciente por nuestra lengua. Por tratarse de un mercado más bien disperso, está claro que en este escenario el comercio electrónico y los e-books juegan un papel clave —ver los datos con respecto al número de hablantes de español por país—.

 

 

 

 

 

 

 

Lo digital también les permite a los autores tener un escaparate propio para exhibir su producción: ideas sueltas, reflexiones, colaboraciones en medios, works in progress y obras terminadas —permitiendo el acceso bien sea a fragmentos de éstas o bien a su totalidad—. Al tener un escaparate propio vía páginas Web personales, blogs y perfiles en redes sociales los autores pueden construir audiencias y generar una relación fluida y dinámica con los miembros de éstas. Lo que no está claro es que la capacidad que hoy en día tienen los autores de exhibirse, de construir una marca, de posicionarse y de dar a conocer su trabajo se traduzca en ventas.

 

De las personas que le dedican pequeños fragmentos de su atención a leer gratuitamente cada cosa que publica un autor en la Web o que dicen ser sus fans, ¿cuántas compran sus libros o por lo menos están dispuestas a comprarlos? Si planteo esta pregunta es porque considero que con frecuencia se sobredimensionan algunas de las implicaciones que le atribuimos al hecho de vivir en un mundo global e hiperconectado en el que nos relacionamos de manera espontánea y con muy pocos de intermediarios de por medio.

 

Habría que examinar en detalle qué pasa con los autores que al decidir autopublicarse acceden al mercado sin pasar por las agencias literarias ni por las editoriales. Al parecer los autores que se dedican a escribir literatura de género o ciertos tipos específicos de no ficción —básicamente sobre actualidad, management, autoayuda o temas prácticos— no sólo son más proclives a entrar en estas dinámica que que quienes escriben ficción literaria, sino que además tienen mejor suerte que éstos en términos de ventas. Muchos autores que se autopublican tienen el objetivo de entrar al circuito de la edición tradicional, por lo que la probabilidad de éxito y el alcance de su carrera pueden depender en gran parte de la mediación de una agencia literaria en su relación con las editoriales.

 

* nota: el pasado 19 de marzo Penguin Random House anunció la compra de la división de ediciones generales de Santillana. Ver los detalles de la operación en las notas de prensa emitidas por Penguin Random House y Santillana.

miércoles, febrero 12, 2014 categorizado bajo contenidos digitales, gamificación, industria editorial, videojuegos

lectura y candy crush

La irrupción en nuestras vidas cotidianas de los teléfonos inteligentes y de las tabletas tiene unas repercusiones tremendas en la gestión de la economía de la atención. Basta con echarle un vistazo a lo que pasa actualmente en un autobús, en un bar, en una sala de espera, en un aula de clases o en el salón de una casa donde viven varias personas. Utilizamos nuestros dispositivos móviles para comunicamos, trabajar, comprar, consultar información, producir y consumir contenidos o jugar.

 

Desde que tengo memoria he visto algunas transformaciones importantes en los tipos de contenidos a los que tenemos acceso y en las formas de acceder a ellos gracias a la llegada de los reproductores caseros de vídeo, de Internet —a través primero de ordenadores y luego de dispositivos móviles— y del streaming en lo audiovisual. Éstos son sólo algunos de los hitos que en los últimos años han marcado fuertes cambios en el mix de contenidos que consumimos. Hoy en día los distintos tipos de contenidos que consumimos compiten por captar nuestra atención. Y también hay una fuerte competencia entre las diferentes formas de acceder a esos contenidos. Lo curioso es que debido a nuestra capacidad de hacer varias cosas a la vez —conocida como multitasking o multitarea—, a menudo consumimos diversos tipos de contenidos de manera simultánea.

 

 

 

 

 

 

Dicho lo anterior, me pregunto qué capacidad tiene actualmente la lectura inmersiva de competir con las otras formas de consumo de contenidos —muchas de las cuales pueden disfrutarse tanto socialmente como en solitario a través de dispositivos multitarea—. Con frecuencia se tiende a creer que experiencias como ver una serie de televisión o jugar un videojuego para dispositivos móviles resultan menos exigentes, son más efímeras y ofrecen una gratificación más inmediata que la lectura. Supongo que los argumentos para validar o rechazar esta creencia tendrían que tener en cuenta aspectos como las características de los contenidos y los procesos cognitivos de los que es necesario echar mano para consumirlos.

 

A partir de lo que veo en mi entorno, sospecho que en este momento la lectura inmersiva podría estar perdiendo la batalla frente al consumo de otros tipos de contenidos —lo cual no significa que tenga absolutamente perdida la guerra—. Hay un número creciente de actividades asociadas al consumo de contenidos que vienen quitándole a la lectura inmersiva el lugar que alguna vez ocupó y que quizás difícilmente podrá volver a ocupar. A través de la televisión, las consolas de videojuegos, los ordenadores y los dispositivos móviles estamos accediendo a diferentes tipos de contenidos que podríamos decir que nos alejan de la lectura inmersiva. Sin embargo, dicen que debido a la gran cantidad de contenidos escritos que se están produciendo en la era de Internet nunca se había leído tanto como en los últimos años.

 

 

 

 

 

 

Es probable que para la industria editorial todo esto signifique menos libros leídos e incluso vendidos. Ya estábamos acostumbrados a repartir nuestro mix de consumo de contenidos entre las publicaciones impresas, la radio y los equipos de sonido, la televisión, las consolas de videojuegos y los ordenadores —casi siempre conectados a Internet desde hace unos años—. Gracias a los dispositivos móviles hoy en día podemos estar conectados de manera permanente y consumir contenidos en todo momento y lugar.

 

Examinemos, por ejemplo, el caso de los videojuegos para dispositivos móviles, que al igual que las redes sociales y algunas herramientas de comunicación acaparan una parte cada vez mayor de la atención y del tiempo que hasta hace poco algunas personas dedicaban de cuando en cuando a la lectura —el momento del café, los ratos de espera, los viajes en el transporte público, alguna franja del fin de semana o la víspera de irse a dormir—: podemos asumir que cada minuto que se dedica a jugar Candy Crush, Angry Birds, FarmVille, Apalabrados, Mezcladitos o cualquier otro juego podría haberse dedicado a la lectura. Pero también es verdad que a menudo estos videojuegos se insertan más fácilmente en nuestra cotidianidad que cierto tipo de lectura. Y es en parte por eso que me parece difícil que la lectura inmersiva recupere el terreno perdido frente al consumo de otros tipos de contenidos.

 

Debido a lo anterior creo que todos los actores relacionados con la producción y la comercialización de libros y otros productos editoriales deberían comprometerse seriamente no sólo con la promoción de la lectura y con la reivindicación del valor aportado por sus contenidos, sino también con la creación de empleo y con la inserción laboral de los jóvenes. No veo otro camino más sólido que al conducir a la recuperación de la atención y de la valoración social por parte de la lectura favorezca la viabilidad y la sostenibilidad de la industria editorial. Al fin y al cabo la supervivencia de ésta y otras industrias depende en gran parte de que cuenten con una base amplia y robusta de clientes tanto potenciales como reales que no sólo puedan pagar por acceder a sus productos o servicios, sino que además estén dispuestos a hacerlo —y aunque según como se mire esto último podría tener mucho que ver con la piratería, la perspectiva que más me interesa no es ésa—.

 

 

 

 

 

 

Aunque por mi experiencia personal estoy convencido de las virtudes de la lectura, tengo mis reservas con respecto a los discursos que las exaltan o a las campañas que usan eslóganes efectistas para su promoción. No creo que haya obras que todo el mundo debería leer ni mucho menos que la lectura deba asumirse como una obligación. Simplemente considero que la lectura es una de las mejores actividades en las que puedo ocupar mi tiempo libre, calculo que paso al menos la mitad de mis horas de trabajo leyendo y creo que leer amplía y enriquece significativamente mis horizontes. Concibo la lectura como una fuente de entretenimiento, de diversión y de acceso al conocimiento.

 

***

 

Vale la pena explorar los diferentes motivos que llevan a los habitantes de distintos países iberoamericanos a leer y el peso de cada uno de ellos en cada país —ver el estudio “El espacio iberoamericano del libro 2012”, del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC)—:

 

 

 

 

***

 

 

 

 

***

 

 

 

 

***

 

 

Termino planteando algunas preguntas: ¿puede la industria editorial aprender algo de la experiencia de los desarrolladores de juegos para dispositivos móviles —recordemos que la aplicación más descargada la semana pasada en las tiendas tanto de Android como de Apple fue Flappy Bird, cuyo creador la retiró el domingo 9 de febrero supuestamente porque su éxito inesperado le resultaba insoportable—? ¿Hay oportunidades para la gamificación en el ámbito de los contenidos editoriales? En caso de que las haya, ¿cuáles son y quiénes están dispuestos a explorarlas y a aprovecharlas?