archivo de la categoría “tendencias del mercado editorial”

la crisis, el libro y la industria editorial

En 2011 Manuel Gil y Joaquín Rodríguez hicieron los siguientes planteamientos en la introducción de El paradigma digital y sostenible del libro:

 

‘Quizá las únicas aseveraciones de las que estamos absolutamente seguros son, en primer lugar, la de considerar que no hay una sola empresa del sector del libro que tenga claro cómo va a sobrevivir a Internet; en segundo lugar, que Internet se llevará por delante dos terceras partes de las editoriales que hoy conocemos, básicamente por la imposibilidad generacional de comprender el nuevo “metamedio” y por la dificultad intrínseca de ganar dinero con la generación de contenidos. Esta afirmación debería venir acompañada, eso sí, por su aparente contraria: surgirán muchas otras editoriales, pequeñas y especializadas, cercanas a un grupo de lectores no necesariamente masivo, unidos por afinidades temáticas, convicciones sociopolíticas o estéticas, que hagan viable un nuevo modelo de editorial en red con presencia e inventarios virtuales’.

 

 

 

EL_PARADIGMA_DIGITAL_Y_SOSTENIBLE_DEL_LIBRO

 

 

 

Cuando leí por primera vez El paradigma digital y sostenible del libro justo después de su publicación pensé que Manuel y Joaquín exageraban en las estimaciones que hacen en su segunda aseveración, que me parecieron excesivamente pesimistas a pesar de la necesaria afirmación contraria que formulan a continuación en el párrafo citado. Sin embargo, con el paso del tiempo he empezado a creer que un escenario en el que ‘dos terceras partes de las editoriales que hoy conocemos’ podrían desaparecer no es descabellado debido a la coincidencia entre la crisis económica y el cambio de paradigma que supone la emergencia de lo digital. Teniendo en cuenta la manera como han evolucionado las cosas en España sobre todo durante los tres últimos años, yo iría más lejos e incluiría en el planteamiento de este escenario a otras empresas del sector o relacionadas con él: agencias literarias, distribuidoras, librerías, proveedoras de servicios editoriales y tecnológicos, desarrolladoras de tecnología, estudios de diseño, consultoras, centros de formación, etc.

 

Las siguientes son algunas de las razones por las que este escenario catastrófico que hace tres años encontraba exagerado empieza a parecerme cada vez más posible:

 

– la contracción del consumo como consecuencia de la crisis económica.

– los recortes en los presupuestos destinados a las subvenciones y a las adquisiciones públicas.

– los cambios en los hábitos de consumo de contenidos.

– la degradación del valor del libro.

 

Con respecto a los dos primeros puntos no hay mayor cosa que decir pero en relación con los dos últimos vale la pena hacer algunas observaciones —que ya planteé o al menos esbocé hace unos meses en la entrada “lectura y candy crush”—: por un lado, gracias en gran parte a la omnipresencia tanto de los dispositivos móviles como de la conexión a Internet hoy en día estamos expuestos a una amplia variedad de tipos de contenidos fácilmente accesibles que compiten por captar y acaparar nuestra atención; y, por otro lado, el libro como fuente de acceso al conocimiento, de entretenimiento y de ocio se ha devaluado debido al atractivo, a la rapidez, a la ligereza o a la gratificación inmediata y efímera que otras opciones de bajo coste o gratuitas como los videojuegos, la música, los vídeos o las redes sociales pueden ofrecernos más fácilmente.

 

Para poner esta reflexión en contexto veamos algunos datos del informe “Hábitos de lectura y compra de libros 2012”, que fue publicado en enero de 2013:

 

 

1_PORCENTAJE_DE_LECTORES_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

2_PERFIL_DE_LECTORES_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

3_FRECUENCIA_LECTURA_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

4_LECTURA_DE_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

5_LECTURA_DE_LIBROS_DETALLE_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

6_FRECUENCIA_DE_LECTURA_DE_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

7_RAZONES_DE_LECTURA_DE_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

8_ACCESO_A_LIBROS_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

9_ACCESO_A_LIBROS_DETALLE_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

1O_ACCESO_A_LIBROS_EVOLUCIÓN_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

11_LECTURA_POR_SOPORTES_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

 

12_LECTURA_POR_SOPORTES_DETALLE_ESPAÑA

 

 

 

***

 

 

Estas diapositivas del informe en cuestión nos ofrecen una amplia variedad de información con respecto tanto al tamaño como al perfil de la población lectora, a los soportes en los que lee, a sus lecturas y a la forma como accede a ellas. Hay aspectos de este informe que son particularmente interesantes: los tipos de publicaciones que se leen; las preferencias en los tipos de publicaciones por edades; la frecuencia con la que se lee cada tipo de publicación; la segmentación por franjas de edad de los índices de lectura tanto por trabajo y estudios como en el tiempo libre; las motivaciones para leer libros; la forma como se accede a los libros y la evolución de la lectura en soporte digital de los distintos tipos de publicaciones. Con respecto al modo de acceso a los libros el informe indica un comprensible descenso de la compra que viene acompañado por un aumento tanto del préstamo en bibliotecas como de las descargas de Internet —no se especifica si éstas son de pago o gratuitas—.

 

Hay quienes dicen que contrario a lo que se cree, hoy en día se lee más que nunca. Quizás en estos tiempos de hiperconexión se lean menos libros que antes y la lectura inmersiva sea una práctica cada vez menos frecuente que puede incluso tender a caer en desuso. Es probable que el libro esté en proceso de perder al menos parcialmente esa condición de vehículo privilegiado de acceso al conocimiento y a la cultura escrita que ha ostentado durante tantos años. Esta tendencia ya está más que consolidada en ciertos tipos de contenidos técnicos, especializados y de referencia para los que está claro que el libro como contenedor se ha vuelto insuficiente —manuales, diccionarios, enciclopedias y guías de viaje, por ejemplo—. En el caso de algunos tipos de contenidos la convivencia entre el formato libro y lo digital ya está en vías de consolidación mientras que en otros está emergiendo y empieza a extenderse cada vez más.

 

Lo anterior supone un desafío para la industria editorial en su conjunto, cuya facturación viene disminuyendo significativamente como consecuencia de la caída de las ventas de libros. Esta situación es particularmente crítica en ciertos segmentos específicos de la edición. El avance del informe de “Comercio interior del libro 2013” que se presentó en junio de 2014 da cuenta de la caída de la facturación del sector durante los últimos cinco años. Mientras que en 2013 la facturación del sector cayó un 11,7% con respecto al año anterior, su caída desde 2009 asciende a un 29,8%.

 

 

 

FACTURACIÓN_INDUSTRIA_EDITORIAL_ESPAÑOLA_2009_2013

 

 

 

En el “Análisis del Mercado Editorial en España” publicado en julio de 2014 por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) se afirma que ‘el libro sigue siendo la primera industria cultural, pese a la crisis’. Si en el mercado interno las ventas de la primera industria cultural española continúan disminuyendo y en 2013 registraron una caída del 9,7% con respecto al año anterior, es altamente probable que las demás industrias culturales se encuentren en un estado mucho más crítico. Se trata de un panorama poco alentador para la que según el informe “El sector del libro en España 2012-2014” del Observatorio de la Lectura y el Libro es ‘una de las principales potencias editoriales del mundo’ —en la edición de hace dos años de este documento se afirmaba que era la cuarta—. El avance del informe de “Comercio exterior del libro 2013” indica que durante los últimos años también han venido cayendo las exportaciones hacia América, que para la industria editorial española es un mercado natural y una posible carta de salvación.

 

Esta situación pone en aprietos no sólo a la pequeña edición que cuenta con una capacidad de inversión muy limitada y que puede ser más vulnerable frente a los efectos de ciertas complicaciones económicas, sino también a los grandes grupos que tienen un músculo financiero, unas estructuras operativas, unos costes fijos y unas deudas cuya envergadura es significativamente mayor. Si sus ventas y su facturación están cayendo sin parar debido tanto a la crisis económica como a los cambios en los hábitos de consumo de contenidos por parte de las personas, ¿qué puede hacer la industria editorial para desacelerar, detener o revertir esta tendencia?

 

Entre las posibles líneas de acción que la industria editorial podría adoptar para evitar que sus ventas y su facturación sigan cayendo, destaco las siguientes —aclaro que casi todas ya han sido expuestas por otras personas en diferentes ocasiones—:

 

– achicar y aligerar su estructura —particularmente en el caso de los grandes grupos e incluso de ciertas editoriales medianas—.

– mejorar el conocimiento de sus públicos tanto reales como potenciales y entablar una relación directa, fluida y estrecha con éstos.

– fortalecer su apuesta por lo digital y acelerar su reconversión.

– diseñar, explorar y poner a prueba nuevos modelos de negocio.

– optimizar sus procesos de producción.

– reducir su volumen de producción para ajustarlo más y mejor a la demanda.

– bajar el precio de los libros.

– buscar fuentes de ingresos alternativas a la venta de libros.

 

 

Los hábitos de consumo de contenidos de las nuevas generaciones y los cambios que estamos adoptando en este campo los mayores de treinta años le plantean a la industria editorial grandes retos con respecto a las posibilidades de supervivencia de su negocio. Si no invierte recursos en áreas como el fomento de la lectura, la construcción de públicos y la puesta en valor de lo que aportan sus productos y servicios, es difícil que en el futuro la industria editorial consiga seguir contando con una clientela que esté dispuesta a pagar por acceder a éstos —sobre todo si tenemos en cuenta que la idea de que el acceso a los contenidos debería ser gratuito o muy barato cada vez está más expandida—. Más que de hacer que los libros vuelvan a ser cool como afirma la popular frase de John Waters, se trata de resaltar tanto el trabajo que hay detrás suyo como su valor intrínseco, social, cultural y económico.

 

 

 

WE_NEED_TO_MAKE_BOOKS_COOL_AGAIN_LECTURA_Y_CANDY_CRUSH

 

 

Hay quienes dicen que cuando los e-books representen la mayor parte de la facturación de la industria editorial el libro en papel tendrá un alto valor gracias a su status de rareza o de ícono vintage. Sin embargo, mientras los e-books no constituyan el grueso del negocio de la industria editorial esta idea seguirá siendo solamente una remota ilusión futurista.

 

Para terminar les recomiendo echarle un ojo al artículo “Paying for Digital Content Still Not the Norm in the UK”, que fue publicado recientemente en eMarketer y cuya lectura podría ayudar a desmontar el mito de que no querer pagar por el acceso a los contenidos es una costumbre típicamente española o que la crisis de la industria editorial en España se debe a que éste es un país líder en piratería.

 

 

DIGITAL_CONTENTS_FREE_VS_PAYING_UK

 

 

Sé lo que están pensando y tienen razón: mal de muchos, consuelo de tontos. Pero aquí no se trata de consolarse señalando que los otros también tienen graves problemas ni de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el ojo propio. El quid de la cuestión está en buscar pistas que permitan entender una serie de fenómenos para encontrarles soluciones a los problemas que se derivan de éstos.

los anglosajones y las predicciones: ¿qué pasará en la industria editorial en 2013?

Durante el mes de diciembre en las publicaciones anglosajonas suelen aparecer predicciones sobre aquello que los expertos prevén que podría pasar durante el año siguiente en los ámbitos de los que se ocupan. Este ejercicio especulativo se basa en gran parte en el conocimiento y en la información privilegiada que poseen dichos expertos con respecto a sus respectivos ámbitos de trabajo. Aquel que conozca la manera como ha evolucionado previamente un tema, que tenga influencia y que cuente con acceso a información privilegiada está en capacidad de hacer un análisis prospectivo sólido identificando tendencias, visualizando escenarios y concibiendo futuribles. Más que de acertar en todo aquello que se dice, se trata de intentar construir un escenario más o menos coherente a partir de los antecedentes existentes y de las señales que se han identificado en el entorno.

 

Es cierto que de repente el curso de las cosas puede cambiar sorpresivamente o que pueden ocurrir eventos inesperados y también es verdad que frente a lo imprevisible no hay experticia que valga. Sin embargo, esto no debería ser un motivo de peso para dejar de realizar este ejercicio especulativo. Además de hacer predicciones para el año que viene, cada diciembre los anglosajones hacen un balance de los aciertos y desaciertos de sus predicciones con respecto al año que está a punto de terminar.

 

 

 

 

En diciembre aparecieron en diferentes publicaciones especializadas varios artículos en los que algunos de los expertos anglosajones más importantes en temas relacionados con el sector del libro presentaron sus predicciones para 2013 con respecto a la industria editorial —en ellas abordaron temas como la continuación de la consolidación de ésta, el posicionamiento de los actores en el mercado a nivel tanto local como global y la evolución de la competencia entre éstos, el sistema de precios, la lectura social, el préstamo de e-books en bibliotecas, la autoedición, el marketing, la descubribilidad, el potencial de desarrollo de los mercados emergentes, el Digital rights management (DRM), los libros enriquecidos, la gamificación o las posibilidades que ofrecen tanto las aplicaciones como el HTML5—. A quien le interese comprender lo que está pasando actualmente en la industria editorial y hacerse una idea con respecto a los posibles rumbos que podría tomar ésta en 2013 le recomiendo leer las siguientes entradas:

 

Ten Bold Predictions for Ebooks and Digital Publishing in 2013, publicada en Digital Book World

 

What to watch for in 2013, publicada en The Shatzkin Files

 

– What we’ll see in 2013 in digital media, publicada en GIGAOM

 

– Trendspotting 2013: Don Linn, publicada en Publishing Trends

 

– Trendspotting 2013: Larry Norton, publicada en Publishing Trends

 

– Trendspotting 2013: Brendan Cahill, publicada en Publishing Trends

 

– TeleRead’s E-Book Market Predictions for 2013, publicada en TeleRead

 

– Our e-publishing predictions for 2013, publicada en The Guardian

 

Me pregunto si en nuestro medio la práctica de hacer predicciones es poco común debido a que tenemos un mercado editorial que es bastante opaco, menos dinámico y más conservador por estar mucho más regulado, a que somos menos pragmáticos a la hora de reflexionar y analizar o a que no contamos con argumentos sólidos para entrar en la dinámica del diálogo especulativo bien fundamentado. Y supongo que en el mundo hispanohablante tenemos una capacidad mínima o nula de hacer predicciones con respecto a la evolución del ámbito de lo digital debido en gran parte a nuestra condición periférica y subordinada —además de que como sector no contamos con actores locales que tengan una incidencia a escala global, invertimos pocos recursos en investigación, desarrollado e innovación porque siempre es más fácil “que inventen ellos”—.

andré schiffrin habla sobre the new press en la revista el librero / “el funcionamiento de la industria editorial se basa en la censura del mercado”

En el número 19 de la revista El Librero que empezará a circular la próxima semana en Colombia coincidiendo con la 25ª Feria Internacional del Libro de Bogotá aparece la entrevista que durante la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) le hice a André Schiffrin, el editor de The New Press. En esta entrevista cuyo título es “El funcionamiento de la industria editorial se basa en la censura del mercado” Schiffrin habla acerca del origen, de la naturaleza, del modelo de funcionamiento y de la evolución de The New Press, que en 2012 está cumpliendo veinte años. Uno de los temas que más me ha interesado desde que abrí [ el ojo fisgón ] es la edición independiente, un ámbito del cual Schiffrin y The New Press son dos iconos emblemáticos.

 

Entre los temas a los que Schiffrin se refiere en las respuestas a las preguntas planteadas en esta entrevista me gustaría llamar la atención sobre los siguientes:

 

– el impulso que los aportes de algunas fundaciones le dieron en sus inicios a The New Press y la búsqueda permanente de fondos por parte de la editorial para financiar el desarrollo de proyectos concretos.

 

– el hueco que The New Press se abrió en un ámbito de la edición del que en principio deberían ocuparse las editoriales universitarias.

 

– el rol que juegan los consejos de expertos a la hora de definir la perspectiva desde la cual se abordan temas altamente especializados en relación con problemas críticos que están siendo total o parcialmente desatendidos y con respecto a los que todavía hay algo que decir.

 

– la manera como algunos títulos que The New Press ha publicado alrededor de algunos temas críticos no sólo han contribuido a darles visibilidad a éstos, sino que también se han convertido en los libros de referencia en sus respectivas áreas temáticas.

 

– la repercusión que ha tenido sobre la sociedad estadounidense el creciente aislamiento cultural de Estados Unidos frente al resto del mundo.

 

 

 

 

Aprovecho esta entrada para darles las gracias a varias personas que jugaron un papel clave en la realización y en la publicación de esta entrevista: en primer lugar, a Juan Pablo Mojica del Centro para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) por facilitar y coordinar el encuentro con André Schiffrin; en segundo lugar, a Margarita Valencia por su contribución al desarrollo y al enriquecimiento de la conversación; en tercer lugar, a Silvia Chaves O’Flynn por la transcripción de la conversación; y, last but not least, a Marcel Ventura de El Librero tanto por manifestar su interés por este trabajo como por sus comentarios y sugerencias durante el proceso de edición del texto.

 

 

 

 

Quien quiera leer la entrevista puede descargarla apretando aquí.

martes, enero 31, 2012 categorizado bajo destacados, edición, tendencias, tendencias del mercado editorial

5 años

‘La cultura es una conversación. Pero escribir, leer, editar, imprimir, distribuir catalogar, reseñar, pueden ser leña al fuego de esa conversación, formas de animarla. Hasta se pudiera decir que publicar un libro es ponerlo en medio de una conversación, que organizar una editorial, una librería, una biblioteca, es organizar una conversación’.

Gabriel Zaid, en Los demasiados libros.

 

***

 

Todo empezó cuando a principios de 2007 me di cuenta de que desde hacía meses venía sintiendo la necesidad de tener un proyecto personal al cual dedicarle una parte de mi tiempo libre. Entonces trabajaba en Bestiario y en una de mis visitas rutinarias a La Central de Mallorca que tuvo lugar en los primeros días del año me encontré con que Seix Barral acababa de sacar una reedición de Prosas apátridas, de Julio Ramón Ribeyro. Yo llevaba varios años buscando Prosas apátridas, así que enseguida me compré un ejemplar y ese mismo día empecé a leerlo. En ese momento la lectura de Prosas apátridas no sólo me dio ánimo para emprender ese proyecto personal por el que necesitaba apostar, sino que también me ayudó a darle forma.

 

Cuanto a los pocos días tuve claro que quería hacer un blog relacionado con el mundo de la edición saqué de la biblioteca de la Universitat de Barcelona dos libros de memorias que hablaban acerca de la movida editorial barcelonesa de las últimas décadas y del boom latinoamericano, dos temas que por esos días me despertaban una curiosidad particular. Una buena parte de mis ratos de ocio de ese mes de enero los pasé leyendo Historia personal del boom, de José Donoso, y Confesiones de una editora poco mentirosa, de Esther Tusquets.

 

Aunque las ganas y la necesidad ya estaban ahí desde hacía unos meses, la lectura de estos tres libros me dio el impulso necesario para empezar [ el ojo fisgón ]. A partir de ese momento pasaría menos tiempo durmiendo o conversando con mis amigos y empezaría a dedicar un par de horas diarias a bloguear.

 

 

 

 

La recompensa de este trabajo ha sido enorme sobre todo en términos de aprendizaje acerca del sector del libro. Al abordar las tendencias del mercado editorial me han interesado una amplia variedad de temas: la concentración de la propiedad de la industria editorial; la evolución de la edición independiente; el proceso de construcción de un catálogo y los criterios que intervienen en él; la producción de cifras acerca del desempeño del sector editorial y la manera como éstas se manejan; el comercio del libro entre España y América Latina; el rol tanto de las organizaciones gremiales como de las asociaciones y redes en el sector del libro; la diversidad de la oferta editorial y la homogeneización de ésta en el canal mainstream; la doble dimensión del libro como bien cultural y de consumo; la prescripción y las instancias desde las que ésta se ejerce; las tendencias literarias, la literatura de género y los best sellers como fenómeno comercial, económico y cultural; el sistema de los premios literarios y su dinámica de funcionamiento; la circulación del libro; la traducción; el diseño editorial y la tipografía; la emergencia de lo digital, su irrupción en la cadena de valor del libro y el replanteamiento tanto de la estructura como de la dinámica de ésta; la aplicación de ciertas tecnologías a los oficios de la edición; la preservación de los contenidos digitales; la construcción de públicos, el fomento a la lectura y la formación de lectores; la conversación en entornos de generación Web 2.0 y el potencial de éstos como canal para el desarrollo de acciones de marketing; las prácticas lectoras y los cambios que éstas están sufriendo debido a la dimensión social de algunas tecnologías; el rol de las bibliotecas y de las librerías como prescriptoras y dinamizadoras culturales; la formación en los oficios de la edición; la reconversión hacia lo digital del sector del libro y los retos a los que en estos tiempos de cambio deben enfrentarse los diferentes actores que forman parte de él.

 

En estos cinco años he aprendido montones de cosas acerca de todos estos temas cruzando mis lecturas, las conversaciones que he tenido con profesionales del sector y la observación sobre el terreno. Esto se debe en gran parte a que afortunadamente mis intereses, las perspectivas desde las cuales los abordo y mis posiciones han ido cambiando con el transcurso del tiempo.

 

Gracias a [ el ojo fisgón ] durante estos cinco años he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas con las que he podido conversar sobre temas de interés común, trabajar, emprender proyectos conjuntamente y en algunos casos entablar una amistad. Se trata de personas a las que admiro, a las que estimo, de las que he aprendido muchísimo y a las que aprovecho para darles las gracias por todo lo que me han aportado.

 

 

 

 

Muchas cosas han pasado en estos cinco años —aparte de las que se me han venido a la cabeza de primerazo en relación con el ámbito español, mencionaré algunas que han sucedido en otros países por la relevancia que tienen debido a sus repercusiones a nivel global—: han aparecido en España decenas de pequeñas editoriales independientes nuevas —muchas de ellas de nicho— y varias de las que se habían creado antes de 2007 se han consolidado; ha empezado a desarrollarse el mercado de los contenidos digitales, que todavía se encuentra en estado embrionario y en el que aún hay mucho por explorar, por ensayar y por definir —quizás el hito que marca el inicio de este proceso sea el lanzamiento del Kindle y de la Amazon Kindle Store en noviembre de 2007—; Trama editorial lanzó la colección Tipos móviles, en la que publica títulos acerca del sector del libro que van en una línea afín a la del contenido de la revista Texturas; en diferentes momentos actores provenientes del sector de las telecomunicaciones y de la gran distribución han puesto en marcha tímidas y erráticas iniciativas de comercialización de e-books que no han tenido mayor éxito; el desempeño económico del sector se ha visto afectado por la crisis, que desde que empezó se ha agudizado año tras año —disminución de las ventas, aceleración de la rotación de los libros en el punto de venta, aumento de las devoluciones, recortes de personal y a menudo deterioro de las condiciones en las que se trabaja, cierre de editoriales y de librerías, etc.—; cerró la cadena de librerías Crisol; Planeta compró el 50% de Círculo de Lectores y Casa del libro adquirió la cadena de librerías Bertrand; Planeta, Random House Mondadori y Santillana montaron la plataforma de comercialización de e-books Libranda, a la que con el paso del tiempo se han venido sumando otras editoriales de menor tamaño; al margen de los grandes actores del sector han empezado a aparecer otras plataformas de comercialización de e-books —edi.cat, leqtor, librosinlibro, etc.— así como pequeñas editoriales nativas digitales —ver las anotaciones que José Antonio Millán y María José de Acuña han hecho al respecto—; Giangiacomo Feltrinelli Editore empezó el proceso de compra de Anagrama y luego adquirió cerca de la mitad de la cadena de librerías La Central; sobre todo en España y en menor medida en Latinoamérica han aparecido diferentes blogs que se ocupan de analizar la evolución del sector del libro desde distintas perspectivas —ver en la franja de la derecha el primer apartado de enlaces—; en Estados Unidos varios de los grupos editoriales pertenecientes al Big Six instauraron el agency model, en el que es el editor y no el comercializador el que establece el precio de venta al público de los e-books; tras anunciar su quiebra la cadena de librerías Borders emprendió el cierre de todas sus tiendas en Estados Unidos; en medio de su proceso de expansión internacional las grandes plataformas de comercialización de e-books empezaron a desembarcar en España—algunas como Amazon o iBookstore ya lo hicieron y otras deberían estar haciéndolo pronto—; cada vez son más las editoriales españolas de todos los tamaños y enfoques que han empezado a digitalizar su catálogo y a crear una oferta de e-books con una parte de éste; y tras suprimir la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, el nuevo gobierno del Partido Popular (PP) creó las direcciones generales tanto de Política e Industrias Culturales y del Libro como de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas.

 

Antes de terminar quisiera dejar dos preguntas abiertas:

 

1. ¿Cuáles creen ustedes que son tanto los acontecimientos que más han marcado la evolución del sector del libro como las transformaciones más importantes que éste ha sufrido durante estos cinco años?

 

2. ¿Cuáles son los retos a los que deberá enfrentarse el sector del libro durante los cinco años que vienen?

 

¿Qué dicen, se animan a compartir sus puntos de vista a partir de su perspectiva personal?

 

 

 

 

¡Dicho todo lo anterior, a seguir mientras duren el entusiasmo, la voluntad y la ilusión —que espero que sea por mucho tiempo—!

desdigitalizar la agenda

A lo largo de los últimos meses me he propuesto varias veces escribir menos sobre e-books, dispositivos de lectura en pantalla o plataformas de comercialización de contenidos digitales en [ el ojo fisgón ]. Sin embargo, casi siempre mis intentos de ocuparme de otros temas han sido fallidos porque al final en la mayoría de mis últimas entradas he terminado comentando aspectos relacionados con todas estas cosas. Es como si me resultara imposible abstraerme y contagiarme del alboroto y de la euforia que ha producido el anuncio de la llegada a España de AmazonKoboGoogle ebookstoreiBookstore y las demás plataformas de comercialización que vengan más adelante.

 

Es verdad que lo digital ya no forma parte del futuro del sector editorial sino de su presente, que darle la espalda a este fenómeno significa negarse a aceptar una realidad inminente, que en nuestro medio tanto la oferta como las ventas de e-books han crecido en el último año, que casi cada día estamos siendo testigos de la aparición de proyectos interesantes en el campo de la gestión de contenidos digitales, que en este terreno todavía hay mucho por explorar y descubrir, que en él todo está por hacerse y que aún nos queda un largo camino por recorrer. Vale, estoy de acuerdo.

 

 

 

Tengo la sensación de que al centrar una buena parte de nuestra atención en lo digital estamos tendiendo a desatender diversos temas relacionados con la realidad y el quehacer de los distintos actores del sector editorial de los que veníamos ocupándonos cuando la llegada de los e-books, de los e-readers, de las tablets y de las plataformas de comercialización de contenidos digitales a nuestro medio se veía como un escenario lejano, improbable e inviable. Me refiero a temas como la coexistencia de la concentración entre la propiedad de la industria editorial y el boom de la edición independiente, el rol de los distintos actores de la cadena de valor y las relaciones entre éstos, las tendencias literarias y del mercado, el papel de las librerías como dinamizadoras culturales y de los libreros como instancia de prescripción, los tipos de libros que mejor se están vendiendo, los géneros literarios y temas que gozan de una mayor popularidad, las condiciones que favorecen y dificultan la circulación del libro, las cifras de ventas de libros, el lugar que ocupan la crítica y los espacios dedicados a los comentarios sobre libros en los medios tanto generalistas como especializados, las motivaciones de los lectores y los hábitos de lectura de éstos, la importancia de las bibliotecas y la formación de los profesionales de los oficios de la edición.

 

¿Será que la “novedad” de lo digital nos está llevando a olvidarnos de muchos otros aspectos que son críticos para el sector editorial o que por lo menos está impidiéndonos ver su importancia estratégica?

 

 

Quizás para poner las cosas en el lugar que les corresponde y juzgarlas en su justa medida en ocasiones valdría la pena no sólo dejar que el paso del tiempo nos permitiera tomar una cierta distancia frente a los acontecimientos que están ocurriendo, sino también abstenernos de especular tanto con respecto a eventos futuros en lugar de precipitarnos a lanzar juicios categóricos y definitivos —sean éstos entusiastas o apocalípticos— sobre procesos que no han terminado de desarrollarse o proyectos que se encuentran en estado embrionario y cuyos resultados en ambos casos aún son inciertos. En fin, creo que podríamos decir más acerca de lo digital hablando mucho menos al respecto —es decir, haciéndolo sólo cuando tengamos algo valioso y nuevo que aportar—.

 

Prefiero de lejos los análisis complejos, sesudos, densos y reposados de Mike Shatzkin, Julieta Lionetti, Joaquín RodríguezManuel Gil o las curiosas observaciones y anotaciones de José Antonio Millán y Txetxu Barandiarán que los contenidos tipo publirreportaje de Publishing Perspectives, las noticias producidas por otras fuentes que algunas publicaciones de actualidad sobre el sector del libro fusilan o reproducen textualmente y los artículos mal documentados de la prensa generalista que contribuyen sobre todo a alimentar la desinformación.