entradas etiquetadas con “entrevista”

andré schiffrin habla sobre the new press en la revista el librero / “el funcionamiento de la industria editorial se basa en la censura del mercado”

En el número 19 de la revista El Librero que empezará a circular la próxima semana en Colombia coincidiendo con la 25ª Feria Internacional del Libro de Bogotá aparece la entrevista que durante la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) le hice a André Schiffrin, el editor de The New Press. En esta entrevista cuyo título es “El funcionamiento de la industria editorial se basa en la censura del mercado” Schiffrin habla acerca del origen, de la naturaleza, del modelo de funcionamiento y de la evolución de The New Press, que en 2012 está cumpliendo veinte años. Uno de los temas que más me ha interesado desde que abrí [ el ojo fisgón ] es la edición independiente, un ámbito del cual Schiffrin y The New Press son dos iconos emblemáticos.

 

Entre los temas a los que Schiffrin se refiere en las respuestas a las preguntas planteadas en esta entrevista me gustaría llamar la atención sobre los siguientes:

 

– el impulso que los aportes de algunas fundaciones le dieron en sus inicios a The New Press y la búsqueda permanente de fondos por parte de la editorial para financiar el desarrollo de proyectos concretos.

 

– el hueco que The New Press se abrió en un ámbito de la edición del que en principio deberían ocuparse las editoriales universitarias.

 

– el rol que juegan los consejos de expertos a la hora de definir la perspectiva desde la cual se abordan temas altamente especializados en relación con problemas críticos que están siendo total o parcialmente desatendidos y con respecto a los que todavía hay algo que decir.

 

– la manera como algunos títulos que The New Press ha publicado alrededor de algunos temas críticos no sólo han contribuido a darles visibilidad a éstos, sino que también se han convertido en los libros de referencia en sus respectivas áreas temáticas.

 

– la repercusión que ha tenido sobre la sociedad estadounidense el creciente aislamiento cultural de Estados Unidos frente al resto del mundo.

 

 

 

 

Aprovecho esta entrada para darles las gracias a varias personas que jugaron un papel clave en la realización y en la publicación de esta entrevista: en primer lugar, a Juan Pablo Mojica del Centro para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) por facilitar y coordinar el encuentro con André Schiffrin; en segundo lugar, a Margarita Valencia por su contribución al desarrollo y al enriquecimiento de la conversación; en tercer lugar, a Silvia Chaves O’Flynn por la transcripción de la conversación; y, last but not least, a Marcel Ventura de El Librero tanto por manifestar su interés por este trabajo como por sus comentarios y sugerencias durante el proceso de edición del texto.

 

 

 

 

Quien quiera leer la entrevista puede descargarla apretando aquí.

el libro en español en el mercado estadounidense visto por patricia arancibia, de barnes & noble

En el número 16 de la revista Texturas apareció una entrevista a Patricia Arancibia, quien actualmente es la Directora de contenidos digitales internacionales de Barnes & Noble. En esta entrevista realizada por Joana Costa y Adrián Puentes se ponen sobre la mesa distintos temas importantísimos: las particularidades del segmento latino del mercado editorial estadounidense; los intereses de los lectores latinos en Estados Unidos; los tipos de libros en español que mejor se venden en el mercado estadounidense —tanto en papel como en digital—; las dificultades para que el libro en español circule más allá de las fronteras de su país de origen; la presencia del libro tanto latinoamericano como español en el mercado estadounidense; las posibilidades que abre lo digital para el mejoramiento de la circulación del libro en español, para la diversificación de la oferta y para la creación de un mercado global al cual puedan acceder incluso los pequeños editores; la importancia de la promoción en el ámbito online y la manera como una buena gestión de los metadatos le permite al usuario encontrar fácilmente los libros en las plataformas de e-commerce.

 

 

 

A continuación reproduzco algunos de los fragmentos de la entrevista que más me llamaron la atención, en los cuales Patricia toca una amplia variedad de temas críticos con respecto al mercado del libro en español.

 

– Sobre la presencia del libro en español en el mercado estadounidense, los factores que han dificultado su llegada allí y las posibilidades que abre lo digital para facilitar su penetración:

 

‘Sí, fui por todas partes. Sigo yendo. Por todo el mundo. El español era obviamente una prioridad porque este es un mercado bilingüe, prácticamente. Además vos seguías trayendo libros en español impresos. Traías muy pocos en relación a lo que quisieras, porque los editores se ponen en un riesgo: la importación suma costos. Si la moneda, como en el caso del euro, es más cara, no sólo el libro viene ya de por sí a un precio que es caro para este mercado, sino que además suma costos con la aduana y el transporte. Un cargamento de libros se puede quedar en la aduana seis meses. Llegaban siempre tarde, llegaban pocos, entonces los editores tenían que decidir: no podías traer todo tu catálogo, solo una parte reducida que estabas seguro que iba a vender en este mercado. Y si se te acababa el stock tenías que traer otro. O sea, siempre fue bastante complicado. Este es un mercado gigante pero hay libros que pueden vender super bien afuera y acá no funcionar. Hay libros que podrían funcionar en el long tail pero quizás no te conviene traerlos, porque no tienes lugar y tendrías que sacar otro título. Lo que trae el digital es la posibilidad de ampliar el número de títulos; el stock es infinito. El número de títulos que podés tener en español en los Estados Unidos es por lo menos cuatro veces más de lo que nunca tuviste en papel. En este formato nunca hubo disponibles para ordenar en los Estados Unidos más de ocho mil o nueve mil títulos en español. En España o América Latina, un país medio tiene cien mil títulos vivos. En cambio, en digital ahora nosotros tenemos más de cuarenta mil en español que vienen de todos lados. Más de lo que existe en español en cualquier otra parte. Creo que toda España tiene tres mil o cuatro mil libros (de verdad, no pdf). En Argentina hay como cinco tiendas de ebooks, en Chile hay tres, en México otras cinco. Una de las cosas que yo hice fue abogar para que las editoriales se consiguieran los derechos digitales. Hay que ir rápido y negociar con tus autores, pero eso lleva tiempo. Y ya no hay tiempo. A su vez, empezar ese proceso e invertir todo el dinero y el tiempo si no vas a ver ningún rédito por cinco años es durísimo’.

 

– Sobre la manera como lo digital facilita el intercambio y puede contribuir a hacer posible la creación de un mercado global en español:

 

‘También hay que pensar que ahora se publica en español acá, y que la distribución del libro en español en el mundo es rara: es muy difícil encontrar un libro latinoamericano en España, a no ser que lo publique un editor español. Y es muy difícil encontrar un libro español en América Latina. Y si lo encontrás, es impagable. En todo caso, tampoco es verdad que todo va a ser internacional con los libros digitales. Hubo un momento en que en España se vendían biografías de Aznar a morir, pero acá no las compraba nadie. En Argentina se publican libros de política que no se pueden pagar, pero acá los libros de política argentina no le interesan ni al académico que estudia historia de Argentina. Entonces tú puedes decir: mirá que interesante, a mí me interesa esto y esta gente está del otro lado de la cordillera haciendo lo mismo, está en el Caribe haciendo lo mismo. Me parece que en eso sí hay una oportunidad de intercambio: el no estar tan limitados por la distribución, por ser tantos países, por ser veinticinco países, por tener océanos, riachos o montañas en medio. El digital te resuelve muchos problemas. Ahora se puede ser un editor pequeño y pensar global’.

 

‘(…) Hoy hay quinientos millones de personas en el mundo que hablan español, es el tercer idioma del mundo y es el segundo del mundo occidental. Eso es una masa crítica bastante fuerte. Vos me preguntás si creo que podemos llegar a ser un idioma importante, pero si le preguntas a cualquier persona que no hable español te va a decir que ya lo es. Hace mucho que estamos todos conectados a Internet. Hay gente en Ushuaia leyendo El País en este momento.

 

El digital te trae eso: la inmediatez, la posibilidad de publicar libros globalmente. Todavía no lo está haciendo casi nadie, aunque se están preparando. Eso sí me parece que es super importante. Es una oportunidad genial. Es una oportunidad que puede ayudar incluso con la internacionalización del libro físico. Me parece que hay una oportunidad de fomentar más el comercio de títulos entre distintos países, y que no sea que el único escritor chileno que conocemos es Bolaño después de Neruda. Que haya un intercambio real, que un escritor no tenga que ganarse un Nobel o morirse para que en otros países sepan que existe’.

 

 

 

 

– Sobre los distintos circuitos que conforman el mercado del libro en español en Estados Unidos:

 

‘Lo que sí es muy importante aquí es ver las diferencias entre tres mercados: bibliotecas, retail y académico. Las bibliotecas tienen una población particular, con necesidades particulares. Siempre se habla de lo que la gente quiere, y los bibliotecarios saben muy bien lo que la gente quiere en sus comunidades. En cambio, en el mercado comercial estás hablando de gente que entra a una librería o a un website a comprar libros; es completamente distinto. Después está el mercado académico, y dentro de éste hay para niños, para secundarios y universidades, y esos tres son muy poderosos pero muy distintos entre sí.

 

El mercado comercial, que es el que a mí me ocupa, es muy diferente a los otros. Como lo es en inglés, pero yo te diría que quizás todavía más. Lo que más vendemos en español es la ficción, lejos’.

 

– Sobre los tipos de libros en español que mejor funcionan en el mercado estadounidense:

 

‘De todo. La ficción latinoamericana mucho más que la española. O sea, los autores latinoamericanos, los más grandes, son tan fuertes acá como en sus países. Yo me acuerdo que en un momento se decía que no había que traer La sombra del viento porque era muy literario. Yo dije: de ninguna manera, vamos a traer ese libro. También decían que no había que traer el diccionario de la RAE porque «los latinos de Estados Unidos no saben lo que es la Real Academia». Yo dije: de ninguna manera. Hay que traer ese diccionario. Y estuvo durante muchos años entre nuestros libros más vendidos, entre otras cosas porque las bibliotecas lo querían y no estaba en ningún lado’.

 

‘(…) Bueno, lo que veo, por ejemplo, es que el romance vende a morir. Y como he dicho antes, lo que vende mucho es el misterio y el thriller. Ahora es una barbaridad lo que vende La reina del sur de Arturo Pérez-Reverte. Es un tema latinoamericano, y la política latinoamericana vende bien. Un periodista latinoamericano escribe algo sobre su país y es muy difícil que venda. Pero cualquier cosa sobre narcotráfico va a vender, no importa lo que sea. Ya sea en Colombia o en México. Porque la gente también está preocupada acá, porque hay violencia, porque su familia es de allá. Todo esto está en los medios todo el tiempo y vende’.

 

– Sobre la importancia y el alcance del marketing en el ámbito online:

 

Random House Mondadori, por ejemplo, hace mucha promoción fuera de España y también hace mucha promoción online. Si vos abrís El País desde acá, la parte comercial del periódico sabe que estás en los Estados Unidos; hay estrategias de marketing que se podrían usar perfectamente con libros (…)

 

(…) Las editoriales que están acá, como Santillana, Random y Penguin, se han movido bien para trabajar la prensa en español. Pero no toda la gente tiene llegada a la prensa en español. Segundo, la prensa en español en Estados Unidos es regional, es casi por ciudad. Vos ponés algo en el New York Times y le llega a todo el mundo; pones algo en La Opinión y llega a Los Ángeles. A mí me da la impresión de que Random House Mondadori maneja muy bien el marketing online; es algo bien sabido en la industria. Porque, aunque lo hacen desde España, lo hacen para toda América Latina. Lo deberían estar haciendo más editores’.

 

***

 

Dado que hoy en día en Estados Unidos ‘hay más gente que habla español que en España’, creo que todo editor hispanohablante independientemente de dónde se encuentre, de su tamaño y de la orientación de su catálogo debería leer con cuidado esta entrevista y tomar nota de lo que se dice en ella con el propósito bien sea de entrar al mercado estadounidense o bien de fortalecer su presencia en él —ver en el informe de Comercio Exterior del Libro 2010 la evolución de las exportaciones de la industria editorial española hacia ese país—. Las respuestas de Patricia a las acertadas preguntas que le plantean Joana Costa y Adrián Puentes en esta entrevista ponen en evidencia la manera como su experiencia sobre el terreno le ha permitido desarrollar un amplio y profundo conocimiento tanto de la estructura como de la dinámica de funcionamiento del mercado editorial estadounidense, latinoamericano y español.

 

 

 

 

A quien le interese profundizar en este tema le recomiendo echarle un ojo a la presentación de Patricia en la conferencia TOC 2011, cuyo título es “Why Sell eBooks in Spanish in the U.S and How to Make it Happen in 8 Months”, en la que explica las razones que llevaron a Barnes & Noble a montar la plataforma Nook Books en español y algunos detalles relacionados con el funcionamiento de ésta desde su lanzamiento en noviembre de 2010.

 

 

 

 

Quienes no tengan acceso al número 16 de Texturas y quieran leer la entrevista completa, pueden descargarla apretando aquí gracias a la generosidad tanto del equipo de Trama editorial como de Joana Costa y Adrián Puentes.

entrevista a enrique dans en la revista texturas / “los lectores quieren acceder a los contenidos en cualquier momento, dispositivo y formato”

El número 16 de la revista Texturas que está circulando desde hace un par de semanas incluye la entrevista que le hice en junio de 2011 a Enrique Dans —a la cual me referí hace unos meses—. Dans habla en esta entrevista acerca de la disrupción tecnológica, del impacto que ésta está teniendo en la industria de los contenidos, de las distintas estrategias y líneas de acción que el sector editorial podría adoptar para gestionar su reconversión hacia lo digital, de la manera como la llegada a España de los nuevos actores de la distribución de contenidos digitales puede transformar tanto la estructura como la dinámica de la cadena de valor del libro, de la necesidad de construir entornos abiertos, convergentes e integrados, de los cambios que están teniendo lugar en las prácticas lectoras gracias a las funciones sociales de ciertas tecnologías, de las necesidades y expectativas de los lectores de hoy en día, de la circulación de los contenidos, de la capacidad de generación de atención y de la monetización de ésta.

 

 

 

 

Uno de los aspectos que me parecen más significativos de esta entrevista es el énfasis que Dans pone en la experiencia del usuario, para el cual en este momento es crítico poder acceder a los contenidos en cualquier formato, dispositivo, momento y lugar según sus necesidades puntuales —es decir, de una manera sencilla, eficiente y flexible—.

 

 

 

A continuación reproduzco algunos fragmentos de la entrevista que creo que vale la pena destacar:

 

‘[Los usuarios] Queremos información con capacidad de profundizar en ella o de hacer clic y ver por qué se dice algo, en qué se basan las fuentes para decirlo y por qué se opina una u otra cosa. Por tanto, exigimos profundidad en forma de hipervínculos y capacidades sociales en la información: es decir, que no sólo la asumamos sino que también podamos reenviarla, comentarla, votarla, promoverla, etc. En fin, un montón de funciones sociales sin las que ahora nos sentimos incómodos porque nos falta algo’.

 

(…)

 

‘La gente paga por aquello que le aporta valor. ¿Qué se puede hacer con un libro en Internet? Se pueden hacer un montón de cosas: una edición social de la obra, un libro que esté abierto a que la gente comente lo que va leyendo o permitirle al lector poner sus marcadores, sus ideas y sus vínculos. Lo que quieras. Se puede hacer que la experiencia de lectura mejore porque ya no estás limitado al formato habitual del libro’*.

 

(…)

 

‘El problema es que la industria editorial no sabe qué hacer. Es lo mismo que ocurre con la música. La industria de la música sabe vender CDs y si la pones a hacer otra cosa no sabe hacerlo o lo hace mal, se niega a hacerlo y lo desprecia porque no sabe vender. Al final lo que tenemos es un problema de auténtica adaptación. Actualmente nos estamos encontrando con empresas que no saben desvincularse del libro y que si pretenden vender otras cosas no saben hacerlo cuando en realidad lo que deben hacer hoy en día es clarísimo: en cuanto tengan un contenido, sacarlo en todos los formatos posibles’.

 

(…)

 

‘Lo que tenemos que plantearnos es que hay una diversidad enorme de dispositivos y que yo como usuario quiero que el contenido sea accesible desde todos —cada uno con su limitación de formato, de tamaño de pantalla, etc.— y con una continuidad. Kindle lo ha hecho muy bien. Yo compré un Kindle y ya lo tengo instalado en mi laptop, en mi ordenador de sobremesa, en mi iPad y en mi Blackberry. No me voy a poner a leer un libro en mi Blackberry pero me gusta tener la posibilidad de abrirlo y encontrarme con que la lectura está parada justo allí donde la dejé en cualquiera de mis otros dispositivos, en la misma referencia, y que lo que yo marqué está ahí porque me viene comodísimo en algunos momentos cuando quiero citar un libro o revisar algo que anoté. Cuando yo estoy leyendo un libro éste está en mi cabeza y quiero que esté presente en cualquiera de mis dispositivos. Entonces si se llega a inventar un dispositivo en forma de pantalla enrollable y semitransparente, quiero que mi libro también esté ahí y que no existan restricciones de ningún tipo para que sea así. Estamos hablando de contenidos digitales que por naturaleza son líquidos, de bits que se mueven por todas partes’.

 

(…)

 

‘Para empezar, en el diseño de esta estrategia [de reconversión] se tendría que pensar en el producto digital como el primer producto y eso es muy difícil para quien ha defendido toda su vida el libro físico y que aún cree que el libro digital es cosa de freaks o de minorías. La industria tiene que plantearse que su producto es digital porque se expresa, se vende, se usa y se consume en la red y que en caso de que alguien lo quiera puede imprimírselo pero teniendo en cuenta que el libro en papel es un subproducto. El libro impreso pasa a ser un subproducto y el libro digital es el producto principal que se consume en la red’.

 

(…)

 

‘Cuando en una industria irrumpe una innovación disruptiva, la mayoría de los que eran líderes en la época anterior adopta una postura defensiva y de intentar no hacer nada, de preservar su modelo de negocio, de protestar contra la innovación, de intentar ilegalizarla y cosas de ese tipo. La innovación siempre proviene de fuera, de los que no estaban antes. En Estados Unidos tienes modelos como los de The Huffington Post, Weblogs, Inc., Gawker Media y toda una serie de medios que han ido apareciendo y que han aprovechado muchísimo más las características del nuevo entorno debido a que no tienen las mismas condicionantes del escenario anterior, que es lo que permite que se adapten mucho mejor’.

 

(…)

 

‘Diría que quien produce contenidos debe tener claro que cuanto más circulen éstos mejor, sea en el régimen que sea: gratuito, de pago o restringido. A mí me va mejor cuanto más se mueve mi contenido. Yo soy consciente de que en cuanto publico un contenido en mi blog éste es reproducido automáticamente en una veintena de páginas web. La licencia bajo la cual publico mi blog permite hacerlo y gracias a eso a mí me va mejor. Si yo fuera un editor clásico, tendría que perseguir a esas páginas web y denunciarlas por aprovecharse de mi contenido. Pero no me interesa porque me va mejor así. Hacer este tipo de reflexión cuesta, lleva tiempo y exige una cierta experiencia pero vamos a acabar allí. Al final te tienes que acostumbrar a que tu contenido circule mejor porque te consigue una mayor capacidad de generación de atención. Y mientras más atención tengas, mejor porque puedes monetizarla. Lo que no podemos hacer es tener un contenido, renunciar a monetizar la atención y pretender cobrar simplemente por quien quiera comprarse el ejemplar de nuestra publicación como se hacía en el quiosco porque esto ya no funciona así’.

 

***

 

Las cosas que han sucedido entre mi conversación con Enrique Dans en junio de 2011 y la publicación de esta entrevista en el número 16 de la revista Texturas permiten hacerse una idea con respecto a la creciente aceleración del ritmo de las transformaciones que el sector editorial está sufriendo actualmente:

 

‘Esta entrevista tuvo lugar el miércoles 1 de junio de 2011 mientras se celebraba la Feria del Libro de Madrid, por lo que es bastante probable que entre su realización y su publicación se hayan registrado ciertos cambios en la situación de algunos de los aspectos abordados en ella —lo cual da cuenta de la velocidad a la que se están produciendo las transformaciones que la industria de los contenidos viene viviendo desde hace unos años—. Es indudable que el panorama de la industria editorial española no volverá a ser el mismo una vez desembarquen actores extranjeros provenientes del mundo tecnológico como Amazon, Google ebooks o Kobo, que ya anunciaron que este otoño empezarán a operar en España’.

 

 

 

 

Quienes quieran descargar la entrevista pueden hacerlo apretando aquí.

 

Aprovecho la ocasión para agradecerles no sólo a Margarita María Pérez Barón por la transcripción de esta entrevista, sino también a Manuel Gil y a Manuel Ortuño por sus comentarios y recomendaciones durante el proceso de edición de ésta.

 

* Aquí pueden echarle un ojo a la edición social de Todo va a cambiar, de Enrique Dans.

fil 2011 [ 7 ] / andré schiffrin

El Centro para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) ha traído a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) a André Schiffrin, editor de The New Press y autor de La edición sin editores, El control de la palabra, Una educación política y El dinero y las palabras. Ayer jueves 30 de noviembre Schiffrin dio en la FIL una charla organizada por el CERLALC.

 

 

 

(Schiffrin esperando el comienzo de su charla en la FIL de Guadalajara)

***

 

En su charla Schiffrin habló acerca de los planteamientos que hace en sus libros, particularmente de la manera como han evolucionado la concentración de la propiedad en el sector editorial, del fracaso de las políticas de los grandes conglomerados que les exigen a los editores índices de rentabilidad similares a los de otras industrias que por la naturaleza de su actividad producen mayores beneficios, de la emergencia tanto de proyectos privados como de iniciativas de origen público que buscan preservar la diversidad cultural y que representan una alternativa frente a la homogeneización del mercado masivo que se deriva de la globalización o del cobro de impuestos a los proveedores de acceso a Internet, a los motores de búsqueda y a las empresas de e-commerce para proteger a las industrias culturales.

 

 

 

(Schiffrin y Fernando Zapata, director del CERLALC)

***

 

Una de las conclusiones que Schiffrin expuso en su charla de ayer en la FIL es que los cambios que el sector editorial está viviendo desde hace unas décadas empezaron cuando la edición dejó de ser una profesión y un oficio para convertirse en una industria.

 

 

 

 

En la tarde de ayer Margarita Valencia, Juan Pablo Mojica y yo tuvimos la oportunidad de sostener una conversación con Schiffrin acerca de estos y algunos otros temas.

 

 

 

(Schiffrin, Margarita Valencia y Juan Pablo Mojica del CERLALC)

***


Próximamente publicaré en [ el ojo fisgón ] esta entrevista que le hicimos a André Schiffrin gracias a la colaboración del CERLALC.

Miércoles, Septiembre 21, 2011 categorizado bajo formación, formación de editores

entrevista a ana maría aragón, coordinadora del campo editorial (carrera de comunicación social, universidad javeriana) / “formamos profesionales con un perfil amplio que les abre perspectivas laborales a futuro”

El Campo Editorial que coordina Ana María Aragón es una de las áreas de concentración de la carrera de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. En esta entrevista Ana llama la atención sobre la importancia que tienen la construcción de un criterio, la adquisición de unos ciertos conocimientos relacionados tanto con las artes como con las humanidades y el desarrollo de algunas competencias prácticas durante el proceso de formación de los estudiantes. Ana expresa sus reservas con respecto al entusiasmo que en ocasiones despierta el uso de las tecnologías digitales en el sector del libro e insiste en que lo más importante son los contenidos y los criterios en los que se basa el proceso de toma de decisiones a la hora de gestionarlos.

 

Además de destacar tanto las ventajas como las limitaciones que tiene la formación de profesionales polivalentes y con un perfil amplio, Ana se refiere a la manera como algunos rasgos de la industria editorial colombiana están dificultando la inserción laboral de los egresados del Campo y su desarrollo profesional.

 

Con esta entrevista a Ana María Aragón retomamos el especial sobre formación de editores en el que venimos trabajando conjuntamente con Leroy Gutiérrez desde mediados de 2010.

 

Leroy Gutiérrez & Martín Gómez: ¿Cuál es el objetivo del Campo Editorial de la carrera de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Javeriana?

 

Ana María Aragón: El objetivo del Campo consiste en formar a los estudiantes como editores. Hacemos una formación en lo profesional que comprende tanto el uso de herramientas como todo lo que tiene que ver con la parte operativa del oficio editorial. También queremos hacer énfasis en la formación de un editor que reflexiona y que es crítico frente a los temas de la sociedad. Eso nos parece importantísimo.

 

En la formación no nos gusta hacer distinciones entre diferentes soportes porque creemos que lo editorial es independiente del soporte en el que se trabaje. El énfasis está en los contenidos aunque teniendo en cuenta el soporte. Ahora muchas universidades le dan un lugar especial a lo digital en sus maestrías y especializaciones, que es algo que no tiene sentido porque no podemos decir “editor-papel” o “editor-digital”.

 

L.G. & M.G.: ¿Qué tipos de conocimientos y herramientas adquieren los estudiantes en los cursos del Campo Editorial?

 

A.M.A.: Es muy importante hacer que el estudiante construya criterios y defina algunos aspectos fundamentales: por qué publicar algo o por qué no, a quién va a estar dirigido lo que publica y cómo va a comercializarlo. Es lo más importante y lo más difícil porque, ¿cómo logras que los estudiantes o las personas en general construyan un criterio? Se trata entonces de un trabajo a largo plazo que parte de la intención de lograr que los estudiantes lleguen a tener un criterio que les permita evaluar un contenido.

 

Ya en lo operativo, los estudiantes aprender a hacer corrección de estilo y aspectos básicos de la diagramación —equilibrio en la página, tipografía, teoría del color, etc—. Los estudiantes también alcanzan a aprender algo sobre impresión y gestión —cómo hacer un presupuesto y cómo funciona la comercialización—. Además, estudian lo relacionado con los derechos de autor y con la propiedad de las obras y aprenden a manejar las herramientas de edición tanto para papel como para pantalla.

 

Tratamos de dar un contexto en lo estético porque es necesario que los estudiantes vean que aunque el gusto importa, también hay que seguir algunos criterios. Hay clases en las que el estudiante aprende a ver lo que transmite una imagen y a construir una riqueza estética observando el arte, la literatura y el cine y viendo qué ha pasado con los nuevos medios. En esta pequeña formación les damos a los estudiantes un poco de todo lo que debe aprender y saber un editor.

 

También hay especialidades dependiendo de lo que el estudiante prefiera: hacer un libro de arte, editar un texto escolar, programación de juegos o animación digital. De acuerdo con sus capacidades los estudiantes pueden entrar a cualquiera de estos laboratorios, que son más especializados. Les presentamos el panorama, los roles y las partes del oficio. Pero para formar a un editor pasan años…

 

Ésta es una especie de introducción al quehacer editorial pero es cierto que nuestros estudiantes salen con unas competencias que los de otras carreras no tienen. Y esas competencias son herramientas importantes. Pero los contenidos y la calidad de éstos son aún más importantes.

 

 

L.G. & M.G.: ¿De qué manera los cursos del Campo Editorial contribuyen a reforzar aquellos aspectos de los oficios relacionados con la actividad editorial que los profesionales sólo pueden aprender mediante la práctica?

 

A.M.A.: Mediante algunas clases que son de laboratorio, cuya metodología consiste en reproducir lo que sucede en una editorial. Por ejemplo, hay un comité editorial y los estudiantes deciden por qué van a publicar algo, hacen la armada —aunque no sean diagramadores— y montan la pieza. La evaluación casi siempre se hace mediante un proyecto editorial que los estudiantes deben presentar y sustentar ante sus compañeros y profesores. Hay clases en las que en un primer momento se presentan dos proyectos para que los estudiantes decidan cuál de ellos van a desarrollar a lo largo del curso. Luego hacen una entrega final con jurados, que por lo general son externos. Lo importante es que los estudiantes aprendan a presentar un proyecto y a defenderlo con argumentos.

 

L.G. & M.G.: ¿Cómo definiría usted el perfil del profesional que necesita actualmente el sector editorial?

 

A.M.A.: Este profesional debe ser una persona muy curiosa, sensible, observadora y centrada en la realidad. Que al decidir hacer un proyecto sepa cómo va a hacerlo. Cuando alguien dice ‘voy a hacer una revista’ hay que preguntarle cómo va a hacerla y de qué manera va a financiarla. Por otro lado, es necesario que este profesional sepa mucho, que tenga una cultura amplia y que le gusten disciplinas relacionadas con el ámbito de la cultura como el cine, la literatura, la música, la fotografía, etc. También es importantísimo que conozca muy bien todo lo que tiene que ver con lo gráfico y con la imagen.

 

Debe ser un buen gestor y una persona que no sólo sepa trabajar con los demás y armar equipos de trabajo, sino que también tenga mucho olfato para saber lo que quiere y de quién va a rodearse.

 

L.G. & M.G.: ¿Cree usted que los cursos del Campo Editorial y las actividades paralelas que se proponen en él de manera complementaria están ofreciéndoles a los estudiantes los conocimientos necesarios para comprender las transformaciones que está sufriendo el sector editorial y enfrentarse profesionalmente al panorama que se está configurando gracias a éstas?

 

A.M.A.: Los estudiantes están al día con respecto a lo que está pasando en el campo de la tecnología. A mí me asusta un poco que se haga tanto énfasis en la tecnología porque ésta per se no produce los cambios ni hace las cosas. Estamos hablando en gran parte de dispositivos en los que va a haber contenidos. Hay que saber manejar los dispositivos y los programas de éstos, eso es importante. Pero lo más importante es saber qué contenidos hay que hacer para los diferentes dispositivos. Para la industria editorial la tecnología se convierte en un elemento de vértigo que genera unas grandes expectativas con respecto a todas las maravillas que podemos hacer, cuando en realidad entre el libro en papel y el libro digital no ha habido mayores cambios. Sólo ha cambiado el formato. El formato digital como tal para hacer un libro aún se encuentra en una fase de exploración. Y no se llamará libro, se llamará de otra manera. Me preocupa un poco que los estudiantes se queden pensando sólo en las maravillas que podemos hacer con la tecnología o en copiar todas las cosas que se están haciendo afuera, que es lo que casi siempre pasa.

 

En el Campo se hacen charlas sobre el oficio del editor a las que invitamos a gente que no necesariamente está tan metida de lleno en lo editorial. Invitamos, por ejemplo, a un fotógrafo que hace documentales porque su trabajo puede servir para el desarrollo de un proyecto. En la charla de mayo invitamos a un editor de música que ha impulsado el movimiento de la cumbia en Colombia. Tratamos de que nuestros estudiantes aprendan muchas cosas de manera que tengan un panorama muy amplio que no se limite sólo al trabajo de hacer libros en papel o en formato digital en una editorial. Queremos que el estudiante tenga un perfil muy amplio porque esto abre sus perspectivas laborales a futuro y le permitirá incluso pensar en abrir su propia empresa.

 

 

L.G. & M.G.: ¿Qué porcentaje de los estudiantes de la carrera de Comunicación Social entra al Campo?

 

A.M.A.: En este momento en la carrera hay 1.500 estudiantes, de los cuales el 10% entra al Campo. Uno se da cuenta también de que hay muchos estudiantes que terminan en el Campo pero que no tienen el perfil necesario para ser editores.

 

L.G. & M.G.: ¿Cree que los cursos del Campo Editorial y las actividades paralelas que se proponen en él de manera complementaria están ofreciéndoles a los estudiantes los conocimientos necesarios para desempeñar los nuevos oficios que están apareciendo gracias a la emergencia de lo digital?

 

A.M.A.: Definitivamente es importante estar al tanto de lo digital pero, como te dije antes, eso no lo es todo. Por ejemplo, ahora hay una clase en el Campo que se llama “Informática para la actividad editorial”. Este curso ha evolucionado mucho porque inicialmente la daba un egresado de la carrera de Comunicación Social que les explicaba a los estudiantes qué era un computador, cómo estaba hecho y de dónde había salido. Luego en otra clase abrían un computador, veían las piezas y los estudiantes aprendían más o menos a manejar Dreamweaver. Después pasamos a desarrollar proyectos que tenían que ver con lo digital y en los que los estudiantes terminaban armando páginas Web tras recibir la formación necesaria para ver la importancia de la arquitectura de la información, de la usabilidad del sitio, de la parte informática, de las bases de datos y del lenguaje digital.

 

Ahora la nueva profesora del curso va a ser una egresada del Campo que trabaja en la revista SoHo y que planea enseñarles a los estudiantes a editar video, a hacer animación y a redactar porque a ella en su trabajo le toca hacer todas estas cosas. Mientras más herramientas conozcan los estudiantes y más lenguajes manejen, mejor. Tienen que meterse en edición de sonido y de video, en fotografía, en programación y en temas como las redes sociales, la cantidad de tráfico que tiene una página Web, la analítica de las estadísticas de visitas, etc.

 

Actualmente las editoriales nacionales son pocas y no saben muy bien qué tienen qué hacer con todo lo relacionado con la tecnología, de manera que algunas veces los estudiantes vienen con muchas ideas novedosas pero la organización ya está hecha de determinada forma y es poco flexible. Los estudiantes terminan encasillándose en una rutina de trabajo y es difícil que les dejen proponer cosas nuevas o promover cambios. Entonces algunas personas muchas veces dicen que la universidad no está formando profesionales para las necesidades de estos tiempos cambiantes pero también hay que ver que la empresa tampoco está preparada para incorporar y asimilar los cambios, de manera que en lo digital se improvisa mucho y finalmente no se consigue suficiente visibilidad.

 

L.G. & M.G.: ¿Está el sector del libro en capacidad de absorber a los profesionales que se están formando en el Campo Editorial?

 

A.M.A.: Actualmente no hay suficiente oferta de trabajo. Pero como los estudiantes salen con tantos conocimientos, no necesariamente salen a trabajar en editoriales. Entran a trabajar en empresas de todo tipo donde hay publicaciones o en las que se necesita manejar la comunicación interna o externa porque al fin y al cabo siguen siendo comunicadores sociales.

 

L.G. & M.G.: ¿Se hace un seguimiento a la trayectoria profesional de los egresados de la carrera de Comunicación Social que han cursado el Campo Editorial?

 

A.M.A.: Como los egresados de la carrera que han pasado por el Campo no son muchos —hay alrededor de 230—, estoy más o menos al tanto de lo que están haciendo actualmente. En la página de Facebook del Campo está la mayoría de los estudiantes y de los egresados. Yo creería que un 70% de los egresados está trabajando en el sector de lo editorial. Hay pocos que tienen su propia empresa y la mayoría son empleados.

 

Estamos haciendo una base de datos de egresados en parte para ver qué tan pertinente es armar la maestría y si hay posibles interesados en continuar con ésta.

 

L.G. & M.G.: ¿Cuáles son las condiciones que favorecen y dificultan la inserción laboral de los egresados de la carrera de Comunicación Social que han cursado el Campo Editorial?

 

A.M.A.: Una condición que favorece la inserción laboral es el hecho de que los egresados tengan muchos conocimientos en diversas áreas —aunque algunas veces los ponen a hacer muchos trabajos por unos salarios muy bajos y, por lo tanto, hay un poco de explotación laboral—. Algo que no es bueno es que en ocasiones los egresados tienen muchos conocimientos pero muy superficiales. En sus trabajos los ponen a diseñar pero no son diseñadores y los hacen programar sin ser programadores. Y ahora con los programas de edición y de montaje de páginas Web todos se creen editores, diseñadores y gestores de contenido. Hace falta mucha más profesionalización y que lo editorial se haga con más cuidado y con menos improvisación.

 

En ocasiones los editores terminan siendo coordinadores editoriales que están supervisando una serie de procesos pero su intervención para mejorar el contenido no existe. Ciertos editores no contribuyen a mejorar el contenido para que éste llegue más fácilmente al receptor. A veces parece que los editores fueran los enemigos del libro. Y luego también hay que tener en cuenta que la gente cada vez lee menos.

 

L.G. & M.G.: ¿Existe la posibilidad de que en un futuro el Campo Editorial deje de formar parte de la carrera de Comunicación Social y se convierta en un posgrado?

 

A.M.A.: El Campo Editorial va a seguir formando parte del pregrado porque es financiado bien sea por otros campos de la carrera a los que entran más estudiantes o bien por estudiantes que toman materias nuestras pero que no van a salir como editores. Quisiéramos convertir la formación del Campo en una maestría porque creemos que una formación especializada en edición debe llevarse a cabo en cursos de posgrado.

 

Transcripción: Margarita María Pérez Barón