entradas etiquetadas con “francis pisani”

martes, diciembre 15, 2009 categorizado bajo concentración, edición, industria editorial, tendencias

la pelea por los nichos

Una de las razones por las que siempre me han interesado las editoriales independientes es que en un mercado cada vez más homogéneo muchas de éstas suelen abrirse un lugar mediante una estrategia que consiste en diferenciarse construyendo un catálogo con un registro propio que busca sintonizar con las necesidades de pequeños nichos de lectores que tienen intereses específicos. Y el hecho de que las editoriales independientes sean un espacio propicio para la apuesta por nuevos valores fue una de las razones que en su momento motivó la creación del Observatorio Iberoamericano de la Edición Independiente (OBIEI).

 

Cuando abordan el tema de la larga cola en su libro Comment le web change le monde, Francis Pisani y Dominique Piotet señalan una paradoja de esa economía de la abundancia y de la diversidad que resulta bastante llamativa:

 

‘Una de las consecuencias económicas paradójicas radica en el hecho de que las grandes empresas son las que mejor están preparadas para sacar partido de la extensión del mercado a los nichos. Un punto subrayado por Anderson y que confirma Hal Varian, profesor de economía de la Universidad de California-Berkeley, autor del libro Information Rules y actualmente jefe económico de Google. En una entrevista que tuvimos con él declara que “el más grande es el mejor posicionado cuando se busca la diversidad”. Los pequeños pueden sacar su parte pero, según Varian, “deben especializarse en géneros: películas de terror de los años 1950 o música irlandesa, por ejemplo. Gracias a la publicidad basada en los motores de búsqueda los consumidores serán capaces de encontrarlos”‘.

 

THE_LONG_TAIL

 

No deja de ser interesante constatar que al apuntarle a todo los grandes grupos editoriales consiguen estar presentes en una amplia gama de segmentos del mercado e incluso posicionarse bien en algunos nichos específicos mediante la publicación de obras y autores que los públicos de éstos consideran fundamentales. En un momento en el que los grandes grupos tienden a optar por la disolución de la identidad de sus sellos y colecciones, la publicación de obras y autores de gran impacto con el propósito de dar un pelotazo parece pesar más que la definición y el desarrollo de una línea editorial clara. La pregunta es: ¿de qué sirve cubrir el máximo número de segmentos posible si en casi ninguno de ellos se hace un trabajo sistemático que permita cautivar públicos y ser la marca líder —o por lo menos estar cerca de serlo—?

 

 

VITRINA_4

 

Quizás es en la construcción de públicos y en la fidelización de éstos donde la transversalidad excesiva puede terminar jugando en contra de los grandes que se dedican a echar tiros al aire a ver qué cae y, por el contrario, favoreciendo a aquellos editores que construyen catálogos con líneas claramente definidas a través de los cuales satisfacen las necesidades de un cierto tipo de lector con el que intentan conectar ofreciéndole lo que está buscando.

martes, noviembre 3, 2009 categorizado bajo edición, industria editorial

¿razones para temerle al cambio?

Francis Pisani y Dominique Piotet hacen en su libro Comment le web change le monde una afirmación que podría explicar por qué sectores como el editorial son tan conservadores, reacios al cambio y poco innovadores. Refiriéndose a la manera como las estructuras empresariales se enfrentan a las corrientes de cambio y se montan en ellas Pisani y Piotet dicen:

 

‘Las instituciones, por su parte, no son insensibles a las oleadas. Pero sólo avanzan muy lentamente, como lo veremos en varios de los casos abordados en este libro. Detrás de las múltiples razones invocadas, se encuentra casi siempre una indecisión comprensible: en ausencia de modelos económicos competentes los riesgos son evidentes mientras que las perspectivas de ganancia siguen siendo aleatorias, sobre todo en los mercados de tamaño modesto’.

 

RIESGO

 

A partir de lo que he podido ver tengo la impresión de que durante el último año se ha venido registrando en nuestro medio un cambio de actitud gracias al cual cada vez son más los que —bien sea con pequeños gestos o bien a través de la formulación de proyectos que implican giros radicales— están buscando la manera de adaptarse a las transformaciones que estamos viviendo como consecuencia de la emergencia de los contenidos digitales en lugar de seguir asumiendo una actitud fatalista o de continuar sumidos en el inmovilismo.

el ciclo de las nuevas tecnologías en el ámbito de los contenidos digitales

La semana pasada volví a empezar a leer el libro Comment le web change le monde La alquimia de las multitudes, publicado por Paidós a principios de 2009—, de Francis Pisani y Dominique Piotet, que había comenzado hace cerca de un año pero que abandoné por falta de tiempo. En la introducción los autores traen a colación un modelo para explicar la dinámica de los procesos de emergencia de nuevas tecnologías. Al respecto dicen Pisani y Piotet:

 

COMMENT_LE_WEB_CHANGE_LE_MONDE

 

‘El siglo XIX habrá conocido sus entusiasmos desenfrenados seguidos de crisis de “ludismo” (del nombre del movimiento obrero de rebelión contra los oficios de tejer). Con menos violencia, el siglo XX también habrá sido sacudido por fases de esperanza exagerada en ciertas tecnologías, seguidas de decepción y luego de aceptación y de difusión. Estas diferentes fases —generalmente acompañadas por fuertes especulaciones bursátiles— son características de las “expectativas desmesuradas” (expectativas infladas, según la expresión del Gartner Group) que hoy tendemos a ubicar en las tecnologías de la información y la comunicación.

 

El concepto de hype cycle (“ciclo de frenesí”, en una traducción literal) ha sido desarrollado por el Gartner Group para representar de manera gráfica el ciclo de madurez, de adopción y de aplicación comercial de diferentes tecnologías.

 

El análisis subyacente retoma la hipótesis de un entusiasmo exagerado, aumentado por un efecto de moda. Esta desmesura de expectativas —algunas veces sabiamente orquestada por los actores mismos para valorizar sus descubrimientos— es generalmente seguida por una fase de decepción proporcional. Las innovaciones tecnológicas que pasan esta fase con éxito pueden a continuación aspirar a la madurez, asociada a los beneficios y al desarrollo de nuevas generaciones.

 

El hype cycle más célebre es el consagrado al e-business en 1999′.

 

 

HYPE_CYCLE_PEQUEÑO

 

¿Podríamos aplicar este modelo al ámbito de los contenidos y los lectores digitales? ¿A partir de la aparición cada vez más frecuente de este tema en la prensa generalista, de lo que hemos visto en la Feria del Libro de Frankfurt o del protagonismo que tuvo Publidisa en la última edición de Liber podríamos decir que el mercado de los contenidos y lectores digitales ha llegado o está llegando a su madurez? ¿O será que estamos pasando por una de esas fases de entusiasmo exagerado?

 

Recordemos que los intentos por crear una oferta de contenidos y lectores digitales no empiezan con Google libros, AmazonTools of Change for Publishing (TOC), el Sony Reader y la enorme cantidad de dispositivos y plataformas que vienen apareciendo últimamente: en 1993 Digital Book, Inc. ofrecía cincuenta libros digitales en Floppy disk con Digital Book Format (DBF), en 1998 la editorial Éditions 00h00 vendía libros digitales y en ese mismo año aparecieron e-readers como Rocket ebook y Softbook al mismo tiempo que se abrían las plataformas de venta de libros digitales eReader.com y eReads.com.

 

La historia parece demostrar que los pioneros no necesariamente se convierten en los líderes del mercado e incluso que no siempre sobreviven. Lo importante es lo que aporta su experiencia al desarrollo del mercado por los proyectos que su aprendizaje les puede ayudar a desarrollar tanto a ellos mismos como a quienes forman parte de su entorno.

viernes, octubre 24, 2008 categorizado bajo web 2.0

¿qué dijo francis pisani en kosmopolis?

Ayer en la tarde estuve en Kosmopolis viendo a Francis Pisani, quien junto con Dan Gillmor conversó con el público acerca del periodismo ciudadano y del impacto que tiene la Web 2.0 sobre la manera como producimos y consumimos contenidos.


Pisani es francés, durante un tiempo fue corresponsal de prensa en América Latina y ahora vive en el Silicon Valley —desde donde sigue la evolución del desarrollo y los usos de las nuevas tecnologías—. De la perspectiva de Pisani me gusta que tiene el rigor y la distancia crítica de los franceses, el pragmatismo de los gringos y la conciencia que tenemos quienes venimos de “países periféricos” de que todo no se acaba una vez se cruzan las fronteras del “mundo desarrollado”.

A continuación reproduzco algunas de las reflexiones que planteó Pisani en sus intervenciones:


– Hoy en día los medios de comunicación tradicionales no se ocupan —en parte porque no tienen la capacidad de hacerlo— de dos de los temas que más le interesan al público: las catástrofes y la vida del barrio.

– La tecnología por sí sola no mejora nada. Para hacerlo debe responder adecuadamente a una necesidad concreta.


– La revolución del acceso a Internet que presupone la penetración de la banda ancha se debe no a su capacidad de transmisión de datos, sino a la posibilidad que nos ofrece de estar permanentemente en línea.


– Wikipedia fomenta el espíritu crítico porque está claro que no se le puede creer todo lo que dice. Por el contrario, en tiempos de la Encyclopædia Británica lo que ésta decía era esa última palabra incuestionable. Debido a lo anterior recurrir a Wikipedia es un camino apropiado para darnos una buena educación porque nos obliga a tomar una distancia crítica frente a la información que consumimos.


– Como fuente de consulta Wikipedia siempre es un buen punto para empezar pero nunca para terminar.


– Para evitar la infoxicación Pisani recomienda utilizar un lector de feeds e incorporar a éste una cierta diversidad de fuentes con el propósito de mantener siempre abierta una ventana a la casualidad —aludió a la expresión embedded serendipity, para la cual no consiguió encontrar un equivalente en francés ni en castellano— porque suscribirse a feeds especializados en un solo tema puede terminar por aislarnos y por hacernos perder la perspectiva de lo que sucede en nuestro entorno.


Al final de la charla abordé a Pisani para recordarle que hacía un tiempo habíamos quedado en hacer una entrevista pero que al final sus viajes le habían impedido concertar una fecha para llevarla a cabo. Le propuse hacer la entrevista próximamente y aunque me dijo que ahora mismo era imposible porque en esta época tiene muchos viajes, me prometió que la haríamos antes de fin de año. ‘Escríbeme después del 10 de diciembre’, me dijo con su acento de chilango nativo, ‘y ponme en el mensaje: “Francis, cabrón, recuerda que en Barcelona me prometiste la entrevista”’.


Una última cosa: en este momento Paidós está traduciendo Comment le web change le monde. L’alchimie des multitudes, el libro que escribió Pisani con Dominique Piotet y que será publicado hacia febrero.

viernes, mayo 2, 2008 categorizado bajo web 2.0

francis pisani: su libro, transnets en castellano y la posibilidad de una entrevista

Hace un año largo Francis Pisani anunció en Transnets que en compañía de Dominique Piotet estaban escribiendo un libro sobre la Web 2.0. Desde entonces y hasta la salida del libro, que tuvo lugar hace un mes, Pisani comentó en su blog varios de los temas sobre los que estaba trabajando con Piotet y algunos problemas a los que iban enfrentándose.

El título del libro es Comment le web change le monde. L’alchimie des multitudesCómo la Web cambia el mundo. La alquimia de las multitudes— y ha sido publicado por L’Atelier y Pearson. El viernes pasado Pisani ofreció algunos ejemplares para bloggers y yo solicité uno aunque suponía que por cuestiones de costes de envío los editores rechazarían todo solicitud proveniente del extranjero. Sin embargo, al parecer me equivoqué y es probable que en un par de semanas reciba mi ejemplar.


La semana pasada le escribí a Pisani pidiéndole una entrevista y contrario a lo que yo esperaba no sólo me contestó, sino que también aceptó mi propuesta —si todo sale bien, dentro de unos días lo entrevistaré por Skype—. Curiosamente, me escribió su respuesta en castellano —antes de instalarse en el Silicon Valley fue corresponsal de prensa en América Latina durante un tiempo, por lo cual conoce y comprende muy bien la región—.


De hecho, el pasado 16 de abril Pisani hizo un anuncio importante: a partir de ese día Soitu.es publica diariamente Transnets en castellano. Desde hace un tiempo el suplemento de tecnología de El País publica ocasionalmente algunas entradas de Transnets pero muchas veces lo hace cuando el tema que éstas abordan ya ha evolucionado bastante, de manera que el contenido ya ha perdido al menos una parte de su vigencia.


Transnets puede leerse en castellano en esta dirección. A quienes se animen a pasarse por allí, les deseo una buena lectura y una relación duradera con Transnets.