entradas etiquetadas con “laie”

experiencia de compra y elección racional: hacia un consumo reflexivo

Entre todos los puntos de venta o tipos de establecimientos comerciales que se dedican a vender libros, ¿en cuáles preferimos los lectores comprar y dejar nuestro dinero?

 

Ya que soy yo quien plantea la pregunta, a continuación comparto con ustedes mi respuesta —que obviamente está condicionada por mis intereses, inclinaciones, necesidades y posturas como lector y/o consumidor—:

 

– en librerías no especializadas que además de contar con una oferta amplia y diversa me ofrezcan una alta probabilidad de encontrar aquellos libros que esté buscando independientemente del género al que pertenezcan o de la temática de la que se ocupen.

– en librerías especializadas en aquellos géneros, temáticas, tradiciones, áreas geográficas o idiomas específicos que forman parte de mi órbita de intereses y donde casi con toda seguridad encontraré los libros que busco en relación con ésta.

– en librerías que cuenten con libreros que además de estar en capacidad de orientar y hacer recomendaciones conozcan las inclinaciones, las preferencias y los gustos de su clientela.

– en librerías que me permitan acceder lo antes posible a aquellos títulos que no tengan en stock cuando yo vaya a buscarlos, respondiendo rápidamente a necesidades urgentes.

– en librerías cuya oferta cuente con ediciones en lengua original de libros escritos en otros idiomas.

– en librerías que ofrezcan títulos descatalogados, bien sea nuevos o bien de segunda mano.

– en librerías que al tener una buena programación de actividades jueguen un rol de dinamización cultural en su entorno.

– en librerías que les den un trato justo a los editores y que estén dispuestas tanto a trabajar de manera coordinada con éstos como a ofrecerles su apoyo en aspectos como la comunicación, la promoción y el marketing.

 

 

 

 

 

Como no suele ser fácil encontrar una librería en la que todas estas condiciones se cumplan a la vez, cuando voy a comprar un libro el peso de cada una de ellas en mi decisión de ir a una o a otra varía según los rasgos de éste y mis necesidades puntuales del momento. Debido a lo anterior normalmente escojo la librería a la que iré dependiendo del tipo de libro que tenga en mente comprar. En función de mis intereses, inclinaciones y necesidades, algunas de las librerías de Barcelona en las que suelo hacer mis compras son Abracadabra, AltaïrCasa Anita, Documenta, JaimesLa Central, LaieLe Nuvole y Negra y Criminal. Aunque con frecuencia mis compras tienen algo de azaroso porque casi siempre que de manera inesperada me llama la atención algún libro que no había previsto adquirir termino llevándomelo conmigo, la mayor parte de las veces decido racional y premeditadamente qué comprar y dónde hacerlo teniendo en cuenta no sólo el tipo de título que busco sino también la capacidad de la librería de ofrecerme servicios que en cada caso obedezcan a mis necesidades y expectativas.

 

Ahora que el sector del libro está en una encrucijada por la coincidencia de la crisis económica y del cambio de paradigma —recomiendo leer las reflexiones, las observaciones y los comentarios que Manuel Gil viene publicando sobre este tema en Antinomias libro— la sumatoria de las decisiones de compra de cada consumidor y/o lector puede hacer una diferencia significativa sobre todo para aquellas librerías que están pasando por una situación financiera complicada. Es por eso que en cierto sentido esta entrada es una invitación al consumo reflexivo basado en la elección racional a partir de un balance de la experiencia que les ofrecen las librerías a sus clientes reales o potenciales.

 

Las visitas a las librerías juegan un rol central en mi vida tanto personal como profesional por lo que significa para mí no sólo salir a pasear por la ciudad y echarle un ojo a lo que se está publicando, sino también asistir a un lugar que es un punto de encuentro y que propicia el contacto con otras personas, salir del aislamiento social en el que a menudo vivimos quienes trabajamos como freelance, sacar la cabeza del hoyo negro en el que por momentos llega a convertirse el mundo de los entornos de generación 2.0 y contrarrestar la tendencia al sedentarismo que es cada vez más común en nuestros días. Debido a lo anterior prefiero seguir comprando los libros en papel en mis librerías de ladrillo y cemento favoritas al menos que la imposibilidad de encontrar allí en un tiempo prudencial y a un precio razonable lo que esté buscando me lleve a recurrir a una tienda en línea. Mi posición a favor de un espacio cuya supervivencia a futuro está seriamente amenazada es sostenible hoy en día gracias en parte a la existencia de libreros como Paco Camarasa, Jesús Casals, Josep Cots, Damià Gallardo o Ricardo Rendón, que hacen que la visita a las librerías y la experiencia de compra sean gratas para quienes vamos allí.

 

 

 

 

 

 

Varios agentes vinculados al mundo barcelonés de la cultura y del libro vienen trabajando en El Mapa de Librerías de Barcelona, un proyecto colaborativo que está construyéndose en Google Maps. Los aportes de quienes participan en la construcción de este mapa que se actualiza de manera abierta y continua pueden dar cuenta de la constante evolución del tejido de librerías de Barcelona, que desde hace un tiempo viene sufriendo modificaciones significativas —durante el último año han cerrado algunos establecimientos mientras que otros han abierto sus puertas recientemente—.

la persistencia del espíritu del librero según damià gallardo, de la librería laie cccb

Ponerme al día en la lectura de las revistas y los blogs que sigo habitualmente fue la tarea que más me costó trabajo al regresar de mis vacaciones de finales de septiembre. Gracias a una entrada del blog Los futuros del libro llegué tardíamente a un artículo de Damià Gallardo —responsable de la librería Laie CCCB y coordinador de contenidos Web y redes sociales— titulado “Nada debe cambiar el espíritu del librero”, que apareció en El Periódico el pasado jueves 15 de septiembre. Damià empieza su artículo explicando por qué la escala del mercado, la extensión del territorio y los hábitos de compra de los consumidores hacen que extrapolar algunos aspectos de la experiencia de Amazon en Estados Unidos al ámbito de Catalunya —me imagino que los argumentos en los que se basa su planteamiento son aplicables al resto de España— sea imposible. Al respecto anota Damià:

 

‘Un país con un mercado único de más de 300 millones de consumidores, con una extensión tal que muy a menudo la librería más cercana puede estar a cientos de kilómetros de una casa, donde la compra por catálogo (y Amazon es justamente eso, pero mejorado con herramientas digitales) tiene una aceptación y una tradición incomparablemente más altas que aquí, y con otras muchas otras diferencias importantes que nos indican que, para obtener la perspectiva justa, es necesario mirar más cerca, a Francia por ejemplo’.

 

 

 

 

Más adelante Damià se refiere a un aspecto en el que Amazon difícilmente podrá superar a librerías como Laie que se ocupan de atender las necesidades específicas de ciertos nichos y que tienen una clientela más o menos fidelizada:

 

‘Sí, Amazon es una referencia indiscutible, pero la referencia principal como libreros es la experiencia adquirida con el trato con los clientes, entre los que hay escritores, editores, periodistas culturales, críticos literarios y otros profesionales del mundo del libro. Una librería especializada es, por lo tanto, como una red social: los libros que hay en las mesas de novedades y las estanterías son el resultado de este trato, que genera incontables interacciones a lo largo de una jornada, entre consultas, comentarios y conversaciones’.

 

 

 

 

Finalmente, Damià llama la atención sobre las virtudes de la librería como espacio cultural, describe brevemente la manera como Laie está desarrollando su experiencia en la Web y sugiere que los libreros pueden aprender al menos alguna cosa de ese ‘referente indiscutible en la venta de todo tipo de productos a través de Internet’ que es Amazon:

 

‘Contra el bombardeo informativo que nos asedia cada día desde las pantallas de los ordenadores, los teléfonos móviles y la televisión, la librería aparece como un espacio ordenado y tranquilo que invita a la reflexión y al silencio. Nuestra aspiración no es copiar a Amazon, sino trasladar la experiencia de pasear por la librería a internet. Por esa razón, muchos libreros, como los de Laie, que sienten pasión por los libros, se ocupan ellos mismos de la actividad en las redes sociales (blogs, Twitter y Facebook) en lugar de encargarlo a empresas externas. Evidentemente, Amazon puede inspirar algunas mejoras, pero no nos puede cambiar el espíritu’.

 

Tengo que confesar que si no conociera de cerca el trabajo que está haciendo Damià en Laie CCCB y que si no viera los buenos frutos de éste, sus planteamientos me parecerían bonitas reflexiones más cercanas a un deseo cuya probabilidad de cumplirse es remota que a una posible realidad futura. Pero afortunadamente la manera como se están haciendo las cosas en Laie me da suficientes razones para ser optimista.

Jueves, Diciembre 2, 2010 categorizado bajo agentes literarios, destacados, oficios, traducción

antonia kerrigan y la gestión de los derechos de traducción

La agente literaria Antonia Kerrigan fue la invitada a la sesión del pasado 8 de noviembre del ciclo Edicció. Diálogos con traductores, agentes literarios y scouts literarios, que viene realizando la librería Laie en el café de su sucursal de la calle Pau Claris de Barcelona.

Después de definir una agencia literaria como una gestoría y de referirse tanto a los aspectos de su oficio que le gustan como a los que la aburren, Kerrigan le dedicó una buena parte de su intervención a un tema crítico para la industria editorial en su conjunto: la gestión de los derechos de traducción.

Entre las observaciones que hizo Kerrigan con respecto a la gestión de los derechos de traducción, destaco las que más me llamaron la atención:

– Carlos Ruiz Zafón ha hecho mucho por la traducción de los libros españoles.

El éxito de los libros de Ruiz Zafón en el mercado estadounidense le abrió las puertas de éste a la literatura proveniente de España y de otros países hispanohablantes.

Vale la pena recordar la observación de Sergio Vila-Sanjuán en una entrevista que le hice en 2008 con respecto al significado que tiene el fenómeno Ruiz Zafón para la internacionalización de la narrativa española:

‘Lo que podríamos llamar best sellers globales —es decir, libros que aparecen simultáneamente en distintos mercados, que están en las librerías de aeropuerto y que forman parte del mainstream— empieza en la década del 2000 con Carlos Ruiz Zafón, quien con La sombra del viento entra con fuerza en el mercado anglófono y marca la globalización de la narrativa española.

Durante la década del noventa otros autores españoles ya habían entrado en el circuito europeo. Por ejemplo, Pérez-Reverte ya había tenido un gran éxito en Francia y Marías a su vez se había convertido en un fenómeno en Alemania. Sin embargo, salvo Pérez-Reverte ningún autor español había podido entrar al mercado anglosajón. Ruiz Zafón consigue ser un best seller en Inglaterra y en los Estados Unidos —lo cual es una cosa rara—, a raíz de lo cual entran a esos mercados escritores de una onda más comercial que literaria como Javier Sierra o Julia Navarro. En fin, por primera vez España entra en el mercado del best seller global’.

– Si dentro del proceso de selección de manuscritos antes los editores estadounidenses y británicos no contaban con lectores en español, desde hace unos pocos años es cada vez más frecuente que los tengan en sus plantillas.

Al mercado anglosajón a menudo se le reprocha el hecho de que anualmente traduzca tan pocos libros escritos en otras lenguas, lo cual marca una asimetría enorme en su relación con otros mercados en los que los títulos traducidos del inglés tienen una presencia más que significativa.

Emily Williams aborda este tema desde una perspectiva bastante interesante en su artículo “The Translation Gap: Why More Foreign Writers Aren’t Published in America”, publicado el pasado 11 de enero en Publishing Perspectives.

– La venta de los derechos en los Estados Unidos suele producir un efecto dominó.

Si la compra de los derechos de un libro extranjero por parte de una editorial estadounidense puede incentivar a editoriales de otros países a seguir sus pasos, los buenos resultados en ventas de un título en los Estados Unidos se convierten en un argumento de venta para introducirlo en otros mercados —aunque es necesario que aclarar que el éxito no puede transferirse automáticamente de un mercado a otro porque cada uno tiene sus particularidades—.

Y para terminar, un par de observaciones sueltas sobre los mercados alemán y francés:

– La literatura latinoamericana despierta un interés particularmente llamativo y creciente en Alemania.

– Los franceses tardan mucho traduciendo.

Algunas de los planteamientos que hizo Antonia Kerrigan en su charla me hacen pensar que más allá de su contribución a la promoción de las culturas nacionales en el extranjero, la gestión de los derechos de traducción es un eje importante para la industria editorial de un país debido a lo que por concepto de ventas y regalías pueden facturar los agentes literarios, los editores y los escritores, a la ampliación del ámbito de circulación de sus obras y autores y al posicionamiento de éstos más allá de sus fronteras.

Martes, Abril 20, 2010 categorizado bajo 1, sant jordi, sant jordi 2010

sant jordi o día del libro 2010 [ 15 ] / las recomendaciones de damià gallardo, de laie cccb

Como siempre, interesantísimas las recomendaciones de Damià Gallardo (librería Laie del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona [CCCB]). Aquí van las que propone para regalar este Sant Jordi / Día del libro:

1. ¿Cuál(es) libro(s) recomienda para regalar el próximo 23 de abril?

– Jordi Puntí: Maletes perdudes, Editorial Empúries, 17,95 €, Barcelona 2010 (hi ha traducció a l’espanyol: Maletas perdidas, Ediciones Salamandra, 17,50 € Barcelona 2010).

– Jianping He (ed.): Small Studios Design, PageOne Publishing, 52€, Singapur 2009.

– Martin Parr: Playas, RM Editores, 25 €, Barcelona-México D.F. 2009

2. ¿Cuál(es) libro(s) regalará el próximo 23 de abril?

Lo siento, pero cualquier cosa que diga (incluso por omisión) puede ser una pista para los destinatarios y preferiría no responder.

3. ¿Cuál(es) libro(s) le gustaría que le regalaran el próximo 23 de abril?

– Aby Warburg: Atlas Mnemosyne, Akal, 38 €, Madrid 2010

– Raphaële Vidaling (ed.): Jeux t’aime: pop up pour adulte, Tana Editions, 44 €, París 2010.

***

Las recomendaciones serán publicadas en orden de llegada. Las siguientes en publicarse serán las de Ana S. Pareja y Enric Cucurella (Alpha Decay).

A quienes espontáneamente quieran enviarme sus recomendaciones por correo electrónico, los invito a hacerlas llegar con el asunto “sant jordi / día del libro: recomendaciones para [ el ojo fisgón ]” a la siguiente dirección: martingomez78[arroba]gmail[punto]com

Miércoles, Abril 22, 2009 categorizado bajo sant jordi, sant jordi 2009

sant jordi o día del libro 2009 [ 18 ] / las recomendaciones de damià gallardo, de la librería laie cccb


Éstas son las recomendaciones para este Sant Jordi / Día del libro de Damià Gallardo, de la librería Laie CCCB.

1. ¿Cuál(es) libro(s) recomienda para regalar el próximo 23 de abril?

La zona: Apunts d’un vigilant de camp, de Serguei Dovlàtov, publicado por LaBreu


Silenci? Publicado por la editorial Actar, sobre el programa de televisión del mismo nombre


Violencia, de Slavoj Zizek, publicado por Empúries en catalán y Paidós en español



2. ¿Cuál(es) libro(s) regalará el próximo 23 de abril?

Esto es confidencial. Podré decirlo el día 24.


3. ¿Cuál(es) libro(s) le gustaría que le regalaran el próximo 23 de abril?

Homenatge a Joan Prats, publicado por Polígrafa, o Prenez soin de vous, de Sophie Calle, publicado por Actes Sud, por ejemplo.