entradas etiquetadas con “revista trama y texturas”

martes, febrero 5, 2013 categorizado bajo asociación de revistas culturales de españa (arce)

la revista texturas está disponible en digital

En el Quiosco Cultural de la Asociación de Revistas Culturales de España (ARCE) pueden comprarse en formato digital los números 1 al 18 de la revista Texturas, que desde 2006 es publicada por Trama editorial.

 

 

 

 

La venta en digital a un precio asequible de los primeros 18 números de la revista Texturas es una buena noticia tanto para los profesionales del sector del libro como para las personas que están interesadas en él, sobre todo para quienes por distintas razones no pueden o no quieren acceder a ella en papel. Quienes se encuentren fuera de España —sobre todo en Latinoamérica— y estén interesados en todo lo relacionado con la edición, el libro y la lectura ya no tienen excusa para no leer Texturas porque se han eliminado las barreras tanto geográficas como económicas que dificultan el acceso a esta revista mediante el sistema de distribución propio de las publicaciones en papel.

miércoles, abril 25, 2012 categorizado bajo destacados, edición, industria editorial, industria editorial española

lectura imprescindible: efímeros instantes. todos los post del blog paradigma libro

El pasado 21 de marzo Manuel Gil anunció en una entrada de Antinomias libro la aparición de Efímeros instantes. Todos los post del blog Paradigma Libro. El libro fue publicado bajo licencia Creative Commons en una edición no venal en papel así como en versión digital, que puede descargarse gratuitamente en ePub y en PDF.

 

 

 

 

Creo que Paradigma Libro es el mejor blog sobre el sector editorial que se ha hecho hasta ahora en español. En su momento la lectura de Paradigma Libro me resultó de gran ayuda para comprender no sólo algunas situaciones coyunturales que entonces estaban teniendo lugar en el sector editorial, sino también algunos aspectos estructurales de éste. Por otro lado, las entradas de Paradigma Libro no se limitaban solamente a tomar una instantánea de una situación en un momento puntual sino que además ofrecían claves para dar cuenta de su evolución. Si El nuevo paradigma del sector del libro fue un trabajo de largo aliento altamente reflexivo y analítico, cada entrada de Paradigma Libro era una reacción mucho más inmediata pero no por ellos menos aguda, lúcida, elaborada y profunda frente a los acontecimientos del día a día que iban marcando la actualidad del sector. También tengo que decir que veinte minutos de conversación con Francisco Javier Jiménez y/o Manuel Gil fácilmente pueden resultar más provechosos que muchas de las horas que habitualmente dedico a la lectura de distintos tipos de contenidos especializados sobre el sector editorial que se encuentran en libros, revistas y blogs.

 

Debido a lo anterior ahora que el blog ya no está en línea la iniciativa de publicar Efímeros instantes. Todos los post del blog Paradigma Libro me parece un acierto total en la medida en que rescata una serie de contenidos que en su momento aportaron un valor clave para entender lo que estaba sucediendo en el sector y a los que ya no era posible acceder porque desde hace más de un año no se encontraban disponibles. Dicho esto, como lector de Paradigma Libro aprovecho para agradecerle a Jorge Portland por sacar adelante esta iniciativa y para felicitarlo por el resultado de su trabajo.

 

Del prólogo de Manuel Gil a este volumen quisiera rescatar el siguiente fragmento que resume el espíritu del blog Paradigma Libro:

 

‘Desde su inicio el blog nació con una voluntad de crítica radical y un planteamiento a contracorriente del pensamiento único que el sector tenía instaurado y establecido. Irreverente, duro, radical, políticamente incorrecto, el blog se convirtió en seguida en referente entre los blogs del sector’.

 

 

 

 

Como todo proyecto, Paradigma Libro cumplió su ciclo. Gracias a la publicación de Efímeros instantes. Todos los post del blog Paradigma Libro el trabajo que los paradigmáticos hicieron en este espacio durante casi dos años es un legado vivo que está al alcance de todos y no un recuerdo que se va desdibujando con el paso del tiempo. Hojeando Efímeros instantes. Todos los post del blog Paradigma Libro he podido constatar que muchos de los planteamientos que los paradigmáticos hicieron en sus textos siguen vigentes hoy en día a pesar del paso del tiempo, lo cual confirma que el valor de este volumen se deriva no sólo de lo que dichos textos dicen con respecto al sector en el momento de su publicación sino también del hecho de que su lectura continúe siendo necesaria, pertinente y a menudo reveladora. Creo que Efímeros instantes. Todos los post del blog Paradigma Libro es y durante un tiempo seguirá siendo una lectura obligada para cualquier persona que quiera comprender las condiciones que han llevado al sector del libro a su estado actual, el rumbo que éste está tomando y los posibles resultados de muchas de las cosas que vienen sucediendo en él.

 

Antes de terminar quisiera llamar la atención sobre el enorme aporte del trabajo que Francisco Javier Jiménez y Manuel Gil hicieron a través de los textos que escribieron a cuatro manos para la revista TexturasEl nuevo paradigma del sector del libro y el blog Paradigma Libro.

el libro en español en el mercado estadounidense visto por patricia arancibia, de barnes & noble

En el número 16 de la revista Texturas apareció una entrevista a Patricia Arancibia, quien actualmente es la Directora de contenidos digitales internacionales de Barnes & Noble. En esta entrevista realizada por Joana Costa y Adrián Puentes se ponen sobre la mesa distintos temas importantísimos: las particularidades del segmento latino del mercado editorial estadounidense; los intereses de los lectores latinos en Estados Unidos; los tipos de libros en español que mejor se venden en el mercado estadounidense —tanto en papel como en digital—; las dificultades para que el libro en español circule más allá de las fronteras de su país de origen; la presencia del libro tanto latinoamericano como español en el mercado estadounidense; las posibilidades que abre lo digital para el mejoramiento de la circulación del libro en español, para la diversificación de la oferta y para la creación de un mercado global al cual puedan acceder incluso los pequeños editores; la importancia de la promoción en el ámbito online y la manera como una buena gestión de los metadatos le permite al usuario encontrar fácilmente los libros en las plataformas de e-commerce.

 

 

 

A continuación reproduzco algunos de los fragmentos de la entrevista que más me llamaron la atención, en los cuales Patricia toca una amplia variedad de temas críticos con respecto al mercado del libro en español.

 

– Sobre la presencia del libro en español en el mercado estadounidense, los factores que han dificultado su llegada allí y las posibilidades que abre lo digital para facilitar su penetración:

 

‘Sí, fui por todas partes. Sigo yendo. Por todo el mundo. El español era obviamente una prioridad porque este es un mercado bilingüe, prácticamente. Además vos seguías trayendo libros en español impresos. Traías muy pocos en relación a lo que quisieras, porque los editores se ponen en un riesgo: la importación suma costos. Si la moneda, como en el caso del euro, es más cara, no sólo el libro viene ya de por sí a un precio que es caro para este mercado, sino que además suma costos con la aduana y el transporte. Un cargamento de libros se puede quedar en la aduana seis meses. Llegaban siempre tarde, llegaban pocos, entonces los editores tenían que decidir: no podías traer todo tu catálogo, solo una parte reducida que estabas seguro que iba a vender en este mercado. Y si se te acababa el stock tenías que traer otro. O sea, siempre fue bastante complicado. Este es un mercado gigante pero hay libros que pueden vender super bien afuera y acá no funcionar. Hay libros que podrían funcionar en el long tail pero quizás no te conviene traerlos, porque no tienes lugar y tendrías que sacar otro título. Lo que trae el digital es la posibilidad de ampliar el número de títulos; el stock es infinito. El número de títulos que podés tener en español en los Estados Unidos es por lo menos cuatro veces más de lo que nunca tuviste en papel. En este formato nunca hubo disponibles para ordenar en los Estados Unidos más de ocho mil o nueve mil títulos en español. En España o América Latina, un país medio tiene cien mil títulos vivos. En cambio, en digital ahora nosotros tenemos más de cuarenta mil en español que vienen de todos lados. Más de lo que existe en español en cualquier otra parte. Creo que toda España tiene tres mil o cuatro mil libros (de verdad, no pdf). En Argentina hay como cinco tiendas de ebooks, en Chile hay tres, en México otras cinco. Una de las cosas que yo hice fue abogar para que las editoriales se consiguieran los derechos digitales. Hay que ir rápido y negociar con tus autores, pero eso lleva tiempo. Y ya no hay tiempo. A su vez, empezar ese proceso e invertir todo el dinero y el tiempo si no vas a ver ningún rédito por cinco años es durísimo’.

 

– Sobre la manera como lo digital facilita el intercambio y puede contribuir a hacer posible la creación de un mercado global en español:

 

‘También hay que pensar que ahora se publica en español acá, y que la distribución del libro en español en el mundo es rara: es muy difícil encontrar un libro latinoamericano en España, a no ser que lo publique un editor español. Y es muy difícil encontrar un libro español en América Latina. Y si lo encontrás, es impagable. En todo caso, tampoco es verdad que todo va a ser internacional con los libros digitales. Hubo un momento en que en España se vendían biografías de Aznar a morir, pero acá no las compraba nadie. En Argentina se publican libros de política que no se pueden pagar, pero acá los libros de política argentina no le interesan ni al académico que estudia historia de Argentina. Entonces tú puedes decir: mirá que interesante, a mí me interesa esto y esta gente está del otro lado de la cordillera haciendo lo mismo, está en el Caribe haciendo lo mismo. Me parece que en eso sí hay una oportunidad de intercambio: el no estar tan limitados por la distribución, por ser tantos países, por ser veinticinco países, por tener océanos, riachos o montañas en medio. El digital te resuelve muchos problemas. Ahora se puede ser un editor pequeño y pensar global’.

 

‘(…) Hoy hay quinientos millones de personas en el mundo que hablan español, es el tercer idioma del mundo y es el segundo del mundo occidental. Eso es una masa crítica bastante fuerte. Vos me preguntás si creo que podemos llegar a ser un idioma importante, pero si le preguntas a cualquier persona que no hable español te va a decir que ya lo es. Hace mucho que estamos todos conectados a Internet. Hay gente en Ushuaia leyendo El País en este momento.

 

El digital te trae eso: la inmediatez, la posibilidad de publicar libros globalmente. Todavía no lo está haciendo casi nadie, aunque se están preparando. Eso sí me parece que es super importante. Es una oportunidad genial. Es una oportunidad que puede ayudar incluso con la internacionalización del libro físico. Me parece que hay una oportunidad de fomentar más el comercio de títulos entre distintos países, y que no sea que el único escritor chileno que conocemos es Bolaño después de Neruda. Que haya un intercambio real, que un escritor no tenga que ganarse un Nobel o morirse para que en otros países sepan que existe’.

 

 

 

 

– Sobre los distintos circuitos que conforman el mercado del libro en español en Estados Unidos:

 

‘Lo que sí es muy importante aquí es ver las diferencias entre tres mercados: bibliotecas, retail y académico. Las bibliotecas tienen una población particular, con necesidades particulares. Siempre se habla de lo que la gente quiere, y los bibliotecarios saben muy bien lo que la gente quiere en sus comunidades. En cambio, en el mercado comercial estás hablando de gente que entra a una librería o a un website a comprar libros; es completamente distinto. Después está el mercado académico, y dentro de éste hay para niños, para secundarios y universidades, y esos tres son muy poderosos pero muy distintos entre sí.

 

El mercado comercial, que es el que a mí me ocupa, es muy diferente a los otros. Como lo es en inglés, pero yo te diría que quizás todavía más. Lo que más vendemos en español es la ficción, lejos’.

 

– Sobre los tipos de libros en español que mejor funcionan en el mercado estadounidense:

 

‘De todo. La ficción latinoamericana mucho más que la española. O sea, los autores latinoamericanos, los más grandes, son tan fuertes acá como en sus países. Yo me acuerdo que en un momento se decía que no había que traer La sombra del viento porque era muy literario. Yo dije: de ninguna manera, vamos a traer ese libro. También decían que no había que traer el diccionario de la RAE porque «los latinos de Estados Unidos no saben lo que es la Real Academia». Yo dije: de ninguna manera. Hay que traer ese diccionario. Y estuvo durante muchos años entre nuestros libros más vendidos, entre otras cosas porque las bibliotecas lo querían y no estaba en ningún lado’.

 

‘(…) Bueno, lo que veo, por ejemplo, es que el romance vende a morir. Y como he dicho antes, lo que vende mucho es el misterio y el thriller. Ahora es una barbaridad lo que vende La reina del sur de Arturo Pérez-Reverte. Es un tema latinoamericano, y la política latinoamericana vende bien. Un periodista latinoamericano escribe algo sobre su país y es muy difícil que venda. Pero cualquier cosa sobre narcotráfico va a vender, no importa lo que sea. Ya sea en Colombia o en México. Porque la gente también está preocupada acá, porque hay violencia, porque su familia es de allá. Todo esto está en los medios todo el tiempo y vende’.

 

– Sobre la importancia y el alcance del marketing en el ámbito online:

 

Random House Mondadori, por ejemplo, hace mucha promoción fuera de España y también hace mucha promoción online. Si vos abrís El País desde acá, la parte comercial del periódico sabe que estás en los Estados Unidos; hay estrategias de marketing que se podrían usar perfectamente con libros (…)

 

(…) Las editoriales que están acá, como Santillana, Random y Penguin, se han movido bien para trabajar la prensa en español. Pero no toda la gente tiene llegada a la prensa en español. Segundo, la prensa en español en Estados Unidos es regional, es casi por ciudad. Vos ponés algo en el New York Times y le llega a todo el mundo; pones algo en La Opinión y llega a Los Ángeles. A mí me da la impresión de que Random House Mondadori maneja muy bien el marketing online; es algo bien sabido en la industria. Porque, aunque lo hacen desde España, lo hacen para toda América Latina. Lo deberían estar haciendo más editores’.

 

***

 

Dado que hoy en día en Estados Unidos ‘hay más gente que habla español que en España’, creo que todo editor hispanohablante independientemente de dónde se encuentre, de su tamaño y de la orientación de su catálogo debería leer con cuidado esta entrevista y tomar nota de lo que se dice en ella con el propósito bien sea de entrar al mercado estadounidense o bien de fortalecer su presencia en él —ver en el informe de Comercio Exterior del Libro 2010 la evolución de las exportaciones de la industria editorial española hacia ese país—. Las respuestas de Patricia a las acertadas preguntas que le plantean Joana Costa y Adrián Puentes en esta entrevista ponen en evidencia la manera como su experiencia sobre el terreno le ha permitido desarrollar un amplio y profundo conocimiento tanto de la estructura como de la dinámica de funcionamiento del mercado editorial estadounidense, latinoamericano y español.

 

 

 

 

A quien le interese profundizar en este tema le recomiendo echarle un ojo a la presentación de Patricia en la conferencia TOC 2011, cuyo título es “Why Sell eBooks in Spanish in the U.S and How to Make it Happen in 8 Months”, en la que explica las razones que llevaron a Barnes & Noble a montar la plataforma Nook Books en español y algunos detalles relacionados con el funcionamiento de ésta desde su lanzamiento en noviembre de 2010.

 

 

 

 

Quienes no tengan acceso al número 16 de Texturas y quieran leer la entrevista completa, pueden descargarla apretando aquí gracias a la generosidad tanto del equipo de Trama editorial como de Joana Costa y Adrián Puentes.

entrevista a enrique dans en la revista texturas / “los lectores quieren acceder a los contenidos en cualquier momento, dispositivo y formato”

El número 16 de la revista Texturas que está circulando desde hace un par de semanas incluye la entrevista que le hice en junio de 2011 a Enrique Dans —a la cual me referí hace unos meses—. Dans habla en esta entrevista acerca de la disrupción tecnológica, del impacto que ésta está teniendo en la industria de los contenidos, de las distintas estrategias y líneas de acción que el sector editorial podría adoptar para gestionar su reconversión hacia lo digital, de la manera como la llegada a España de los nuevos actores de la distribución de contenidos digitales puede transformar tanto la estructura como la dinámica de la cadena de valor del libro, de la necesidad de construir entornos abiertos, convergentes e integrados, de los cambios que están teniendo lugar en las prácticas lectoras gracias a las funciones sociales de ciertas tecnologías, de las necesidades y expectativas de los lectores de hoy en día, de la circulación de los contenidos, de la capacidad de generación de atención y de la monetización de ésta.

 

 

 

 

Uno de los aspectos que me parecen más significativos de esta entrevista es el énfasis que Dans pone en la experiencia del usuario, para el cual en este momento es crítico poder acceder a los contenidos en cualquier formato, dispositivo, momento y lugar según sus necesidades puntuales —es decir, de una manera sencilla, eficiente y flexible—.

 

 

 

A continuación reproduzco algunos fragmentos de la entrevista que creo que vale la pena destacar:

 

‘[Los usuarios] Queremos información con capacidad de profundizar en ella o de hacer clic y ver por qué se dice algo, en qué se basan las fuentes para decirlo y por qué se opina una u otra cosa. Por tanto, exigimos profundidad en forma de hipervínculos y capacidades sociales en la información: es decir, que no sólo la asumamos sino que también podamos reenviarla, comentarla, votarla, promoverla, etc. En fin, un montón de funciones sociales sin las que ahora nos sentimos incómodos porque nos falta algo’.

 

(…)

 

‘La gente paga por aquello que le aporta valor. ¿Qué se puede hacer con un libro en Internet? Se pueden hacer un montón de cosas: una edición social de la obra, un libro que esté abierto a que la gente comente lo que va leyendo o permitirle al lector poner sus marcadores, sus ideas y sus vínculos. Lo que quieras. Se puede hacer que la experiencia de lectura mejore porque ya no estás limitado al formato habitual del libro’*.

 

(…)

 

‘El problema es que la industria editorial no sabe qué hacer. Es lo mismo que ocurre con la música. La industria de la música sabe vender CDs y si la pones a hacer otra cosa no sabe hacerlo o lo hace mal, se niega a hacerlo y lo desprecia porque no sabe vender. Al final lo que tenemos es un problema de auténtica adaptación. Actualmente nos estamos encontrando con empresas que no saben desvincularse del libro y que si pretenden vender otras cosas no saben hacerlo cuando en realidad lo que deben hacer hoy en día es clarísimo: en cuanto tengan un contenido, sacarlo en todos los formatos posibles’.

 

(…)

 

‘Lo que tenemos que plantearnos es que hay una diversidad enorme de dispositivos y que yo como usuario quiero que el contenido sea accesible desde todos —cada uno con su limitación de formato, de tamaño de pantalla, etc.— y con una continuidad. Kindle lo ha hecho muy bien. Yo compré un Kindle y ya lo tengo instalado en mi laptop, en mi ordenador de sobremesa, en mi iPad y en mi Blackberry. No me voy a poner a leer un libro en mi Blackberry pero me gusta tener la posibilidad de abrirlo y encontrarme con que la lectura está parada justo allí donde la dejé en cualquiera de mis otros dispositivos, en la misma referencia, y que lo que yo marqué está ahí porque me viene comodísimo en algunos momentos cuando quiero citar un libro o revisar algo que anoté. Cuando yo estoy leyendo un libro éste está en mi cabeza y quiero que esté presente en cualquiera de mis dispositivos. Entonces si se llega a inventar un dispositivo en forma de pantalla enrollable y semitransparente, quiero que mi libro también esté ahí y que no existan restricciones de ningún tipo para que sea así. Estamos hablando de contenidos digitales que por naturaleza son líquidos, de bits que se mueven por todas partes’.

 

(…)

 

‘Para empezar, en el diseño de esta estrategia [de reconversión] se tendría que pensar en el producto digital como el primer producto y eso es muy difícil para quien ha defendido toda su vida el libro físico y que aún cree que el libro digital es cosa de freaks o de minorías. La industria tiene que plantearse que su producto es digital porque se expresa, se vende, se usa y se consume en la red y que en caso de que alguien lo quiera puede imprimírselo pero teniendo en cuenta que el libro en papel es un subproducto. El libro impreso pasa a ser un subproducto y el libro digital es el producto principal que se consume en la red’.

 

(…)

 

‘Cuando en una industria irrumpe una innovación disruptiva, la mayoría de los que eran líderes en la época anterior adopta una postura defensiva y de intentar no hacer nada, de preservar su modelo de negocio, de protestar contra la innovación, de intentar ilegalizarla y cosas de ese tipo. La innovación siempre proviene de fuera, de los que no estaban antes. En Estados Unidos tienes modelos como los de The Huffington Post, Weblogs, Inc., Gawker Media y toda una serie de medios que han ido apareciendo y que han aprovechado muchísimo más las características del nuevo entorno debido a que no tienen las mismas condicionantes del escenario anterior, que es lo que permite que se adapten mucho mejor’.

 

(…)

 

‘Diría que quien produce contenidos debe tener claro que cuanto más circulen éstos mejor, sea en el régimen que sea: gratuito, de pago o restringido. A mí me va mejor cuanto más se mueve mi contenido. Yo soy consciente de que en cuanto publico un contenido en mi blog éste es reproducido automáticamente en una veintena de páginas web. La licencia bajo la cual publico mi blog permite hacerlo y gracias a eso a mí me va mejor. Si yo fuera un editor clásico, tendría que perseguir a esas páginas web y denunciarlas por aprovecharse de mi contenido. Pero no me interesa porque me va mejor así. Hacer este tipo de reflexión cuesta, lleva tiempo y exige una cierta experiencia pero vamos a acabar allí. Al final te tienes que acostumbrar a que tu contenido circule mejor porque te consigue una mayor capacidad de generación de atención. Y mientras más atención tengas, mejor porque puedes monetizarla. Lo que no podemos hacer es tener un contenido, renunciar a monetizar la atención y pretender cobrar simplemente por quien quiera comprarse el ejemplar de nuestra publicación como se hacía en el quiosco porque esto ya no funciona así’.

 

***

 

Las cosas que han sucedido entre mi conversación con Enrique Dans en junio de 2011 y la publicación de esta entrevista en el número 16 de la revista Texturas permiten hacerse una idea con respecto a la creciente aceleración del ritmo de las transformaciones que el sector editorial está sufriendo actualmente:

 

‘Esta entrevista tuvo lugar el miércoles 1 de junio de 2011 mientras se celebraba la Feria del Libro de Madrid, por lo que es bastante probable que entre su realización y su publicación se hayan registrado ciertos cambios en la situación de algunos de los aspectos abordados en ella —lo cual da cuenta de la velocidad a la que se están produciendo las transformaciones que la industria de los contenidos viene viviendo desde hace unos años—. Es indudable que el panorama de la industria editorial española no volverá a ser el mismo una vez desembarquen actores extranjeros provenientes del mundo tecnológico como Amazon, Google ebooks o Kobo, que ya anunciaron que este otoño empezarán a operar en España’.

 

 

 

 

Quienes quieran descargar la entrevista pueden hacerlo apretando aquí.

 

Aprovecho la ocasión para agradecerles no sólo a Margarita María Pérez Barón por la transcripción de esta entrevista, sino también a Manuel Gil y a Manuel Ortuño por sus comentarios y recomendaciones durante el proceso de edición de ésta.

 

* Aquí pueden echarle un ojo a la edición social de Todo va a cambiar, de Enrique Dans.

“la gente estará dispuesta a pagar si puede acceder a los contenidos en cualquier momento, dispositivo y formato”: adelanto de una entrevista a enrique dans

Hace unas semanas tuve la oportunidad de hacerle una entrevista a Enrique Dans acerca de la reconversión del sector editorial. Dans es un observador atento y un analista agudo tanto de la evolución y del estado actual de la economía digital como de las transformaciones que hoy en día está sufriendo la industria de los contenidos. El trabajo de Dans se centra en gran parte en dar cuenta de lo que está sucediendo en el ámbito de los medios de comunicación tradicionales, de las industrias cinematográfica, discográfica o editorial y de las empresas nativas digitales de servicios en línea.

 

Dans tiene unas posiciones muy claramente definidas y las expresa de una manera bastante categórica y sintética. Independientemente de que se esté a favor o en contra parcial o totalmente de sus posturas, Dans contribuye a través de sus intervenciones públicas a comprender la evolución, el estado actual, las tendencias y los posibles rumbos que podrían tomar en el futuro la economía digital y la industria de los contenidos.

 

Esta entrevista a Enrique Dans será publicada en el número 16 de la revista Texturas, que saldrá este otoño.

 

 

Durante esta entrevista le planteé a Dans una serie de preguntas acerca de distintos temas relacionados con la emergencia de lo digital y con la reconversión del sector editorial: la manera como Internet está contribuyendo a la transformación de nuestros hábitos de consumo de contenidos; la actitud actual de la industria editorial española frente a la emergencia de los contenidos digitales; las estrategias a las que debería recurrir la industria editorial para construir una oferta legal de contenidos digitales amplia, diversa y atractiva que motive a los consumidores a pagar por éstos; el tamaño de la oferta de contenidos digitales que el sector editorial está poniendo a disposición de los consumidores y su repercusión tanto en la penetración de éstos como en el crecimiento del mercado; la necesidad de que la industria editorial busque nuevas fuentes de ingresos en productos y servicios diferentes del libro pero afines y complementarios a éste; los componentes que debería tener un modelo de negocio para que la industria editorial encuentre su lugar en un entorno en el que los contenidos digitales ocupan un lugar central; el impacto que los sistemas de control como el Digital Rights Management —DRM—, los entornos cerrados y las restricciones geográficas pueden tener sobre el desarrollo y el crecimiento del mercado de los contenidos digitales; la evolución, los posibles nuevos desarrollos, el potencial de penetración en el mercado, el posicionamiento en éste y la acogida entre los consumidores de los distintos tipos de dispositivos de acceso a los contenidos digitales —ordenadores de sobremesa y/o portátiles, netbooks, smartphones, tablets, e-readers, etc.—; la manera como la eventual entrada de Amazon a España —que aparentemente tendrá lugar de aquí a unos meses— podría contribuir a dinamizar el mercado de los contenidos digitales en el sector del libro; los elementos que debería incorporar la industria editorial española en su estrategia de reconversión hacia lo digital para garantizar su supervivencia al largo plazo; la repercusión que tiene la entrada en el juego de la comercialización de contenidos de actores ajenos al sector editorial como operadoras de telecomunicaciones, proveedores de servicios en Internet o empresas de e-commerce; y, por último, el balance de la experiencia de algunas plataformas de comercialización de contenidos digitales como OrbytLibranda que han sido desarrolladas y puestas en marcha por grandes actores de la industria mediática y editorial española.

 

 

A continuación reproduzco algunos fragmentos de esta entrevista a Enrique Dans en la que se tocan un par de aspectos sobre los que me parece que vale la pena llamar la atención en la coyuntura actual*.

 

– Sobre algunos de los elementos que debería tener una estrategia de reconversión del sector editorial:

 

‘La estrategia a la que debe recurrir la industria editorial para construir una oferta legal de contenidos digitales amplia, diversa y atractiva que motive a los consumidores a pagar por éstos consiste en aportar valor. La gente paga por aquello que le aporta valor. ¿Qué se puede hacer con un libro en Internet? Se pueden hacer un montón de cosas: una edición social de la obra, un libro que esté abierto a que la gente comente lo que va leyendo o permitirle al lector poner sus marcadores, sus ideas y sus vínculos. Lo que quieras. Se puede hacer que la experiencia de lectura mejore porque ya no estás limitado al formato habitual del libro. La cuestión es que tenemos que aprender que cuando el cliente tiene la posibilidad de conseguir algo va a conseguirlo y que, por lo tanto, el hecho de que intentemos prohibírselo no va a contribuir a nada. Tenemos que adaptarnos. Y adaptarse quiere decir proporcionar una oferta que tenga un precio disuasorio como para que a alguien no le compense dedicarse a buscar por debajo de las piedras una edición que va a ser peor y que no va tener los formatos o las mejoras que nosotros le podemos poner (…)’.

‘(…) En el diseño de esta estrategia se tendría que pensar en el producto digital como el primer producto y eso es muy difícil para quien ha defendido toda su vida el libro físico y que aún cree que el libro digital es cosa de freaks o de minorías. La industria tiene que plantearse que su producto es digital porque se expresa, se vende, se usa y se consume en la red y que en caso de que alguien lo quiera puede imprimírselo pero teniendo en cuenta que el libro en papel es un subproducto. El libro impreso pasa a ser un subproducto y el libro digital es el producto principal que se consume en la red. Es posible que al principio el consumo en la red sea minoritario y que haya mucha gente que por cuestiones de carácter generacional siga prefiriendo leer libros en papel. Pero la industria ya tiene que haber avanzado su estrategia para cuando eso cambie porque ya sabe que va a cambiar. La industria editorial no puede pensar que la gente va a seguir leyendo en papel dentro de dos generaciones porque no es así. Tiene que plantearse un cambio de este tipo y a lo mejor muchas de sus estructuras ya no son válidas. A lo mejor toda la inversión que tiene en distribución pasa a tener una importancia estratégica muchísimo menor’.

 

– Sobre la manera como la entrada de Amazon a España podría contribuir a dinamizar el mercado de los contenidos digitales en el sector del libro:

 

‘Es indudable que el hecho de que entre un competidor potente que se sabe la lección como Amazon va a hacer que mucho otros actores que hasta ahora no tienen dinamismo se dinamicen. Es importante que haya una cierta actividad de gente y de empresas que quieren cambiar las cosas y que tienen tanto potencia como pulmón financiero para poder hacerlo. El hecho de que el mercado del libro digital se dinamice hoy en día depende de este tipo de actores potentes.

Amazon tiene un porcentaje importante del mercado y hay personas que actualmente nos dedicamos a pedir libros a Amazon UK o Amazon.com. Es por esto que en cuanto Amazon entre a España y haya una oferta razonable y buena de títulos en español yo estoy seguro de que va a ocupar un porcentaje muy interesante del mercado’.

 

En otoño podrán leer esta entrevista completa en el número 16 de la revista Texturas.

 

¿Veremos algún cambio importante en el panorama de aquí a entonces?

 

* Transcripción: Margarita María Pérez Barón